seis en menos de dos años

Lo que les está pasando a las actrices en la industria del porno

Han sido varias las muertes de estrellas sexuales en los últimos años. Sus malas condiciones laborales o el acoso al que se ven sometidas podrían tener mucho que ver con esto

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Qué está pasando? El pasado día 18, California amanecía con una triste noticia: la actriz porno Jessica Jaymes, que había participado en un total de más de 200 películas para adultos, aparecía muerta en su casa de California. Tenían 43 años y los servicios médicos encontraron varios medicamentos en el domicilio para los que la estrella tenía receta. Todavía se desconocen las causas del fallecimiento, aunque 'TMZ' ha publicado que la actriz, que tenía ataques epilépticos, sufrió una parada cardíaca.

Una noticia triste que probablemente no trascendería mucho más si no fuera por la cantidad de muertes que los medios registran de estrellas del porno, jóvenes y aparentemente sanas. En general, se suele creer que la decadencia y que el hecho de que muchas de ellas caigan en desgracia tiene algo que ver. El pasado año, 'New York Post' relataba en un artículo la dramática coincidencia de que, de las diez estrellas sexuales más famosas del mundo, cuatro no forman ya parte de la industria, trabajan en ocasiones especiales o directamente están muertas.

Seis actrices

¿Casualidad? Podrás pensar, con razón, que gente fallece todos los días pero, simplemente, no tiene el reconocimiento suficiente como para salir en las noticias. Hay parte de verdad en ello, pero no deja de ser llamativo que a principios del año 2018 los titulares de todo el mundo se preguntaran qué estaba pasando: en menos de dos meses aparecieron cinco actrices porno muertas en Estados Unidos y Canadá. Aunque no se encontró ningún vínculo entre los fatales desenlaces de August Ames, Shyla Stylez, Olivia Nova, Yuri Luv y Olivia Lua.

El caso de la primera fue sonado. Con tan solo 23 años, August Ames decidió quitarse la vida, en diciembre de 2017. Al parecer, sufría problemas mentales y no podía soportar las críticas vertidas en redes sociales hacia su persona. Murió poco después de tuitear que no quería actuar con un actor porno que también había grabado películas de temática gay. "No tengo nada por lo que pedir perdón, ¿Disculparme por tomar medidas extra para asegurarme de que mi cuerpo permanece sano? Que os den por atacarme cuando ninguna de mis intenciones es maliciosa. Amo a la comunidad gay. Pero yo decido a quién tengo dentro de mi cuerpo", señalaba.

En cuanto al resto de muertes, los motivos fueron muy diversos. Olivia Lua, 23 años, por suicidio; Olivia Nova, 20, por infección urinaria; Yuri Luv, 31, por sobredosis; Shyla Stylez, 35, mientras dormía y sin que hayan transcendido más datos al respecto y ahora Jessica James, sin que sepamos tampoco el motivo por el momento. Aun así, algunas de ellas se confesaban en redes sociales sobre su soledad poco antes de fallecer: "Tengo que celebrar las navidades sola y estoy triste", explicaba Nova en twitter, Yuri Luv se quejaba de algo parecido en la misma red social, asegurando que necesitaba que alguien la abrazara.

Es una carrera muy corta y a veces las chicas no pueden aguantar con el estigma de dedicarse al porno

Tras sus fallecimientos, muchas otras estrellas porno se sinceraron. "Ser actriz porno es mucho más difícil de lo que puedas imaginarte y me gustaría que se respetara más a las chicas y a su trabajo", explicó Shy Love, amiga de Luv. La actriz Odette Delacroix confesó sufrir acoso online: "No ha habido un solo día en mi carrera en el que no haya tenido que soportar estos comentarios", también admitió que llevaba 15 años con depresión.

Los motivos son, según los expertos, muchos y muy variados. Las redes sociales y las críticas o el acoso, como hemos podido ver, son frecuentes, en un ambiente muy competitivo, con envidias y enemistades y en donde a partir de los 30 años comienza el declive. "Es una carrera muy corta", explicó Skin Diamond en una entrevista "como mucho duras uno o dos años y a veces el estigma es demasiado grande para que las chicas lo carguen a cuestas". Además, ese tabú que sigue siendo el dedicarse a la industria pornográfica en muchas ocasiones les coarta a la hora de pedir ayuda profesional. Como regla general, las empresas no ofrecen seguros médicos a sus empleados.

Se trata sin duda de otro de los males de nuestra época, en un mundo donde se fomenta por un lado la pornografía pero por otro se condena la prostitución, donde la soledad acucia a cada estrato social del mismo y en el que ni las drogas, el alcohol, los 'likes' o el dinero pueden luchar contra la sensación que una vez que te atrapa ya no te da un respiro: el vacío absoluto.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios