la mentalidad de crecimiento

El verdadero secreto del éxito académico

Un cambio en el modo de pensar en las aulas podría conducir a mejores rendimientos académicos, según los últimos estudios

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Constancia y esfuerzo? ¿Un maestro calificado que, además, consiga atraer la atención de su público? ¿Un plan de estudios bien diseñado? Por supuesto todos estos factores son fundamentales a la hora de conseguir éxito académico, notas altas y la esperanza de un futuro laboral repleto de posibilidades, pero hay otro enfoque que puede marcar la diferencia, según el nuevo National Study of Learning Mindsets: inculcar una mentalidad que favorezca el desarrollo intelectual, informa 'We Forum'.

El National Study of Learning Mindsets (Estudio Nacional de Mentalidades de Aprendizaje) fue diseñado en Estados Unidos para comprender qué tipo de estudiantes, en qué tipo de aulas y qué tipo de colegios tienen más probabilidades de beneficiarse de un programa en línea diseñado para alumnos de secundaria. Se trata de una muestra representativa a nivel nacional y sus datos se publicaron en la revista 'Nature' este mismo año.

En concreto la muestra analizó a 12.000 estudiantes de noveno grado (entre 14 y 15 años, es decir, nuestro tercero de la ESO) de 65 institutos públicos del país. Los investigadores descubrieron que se pueden fomentar las habilidades intelectuales, esto quiere decir que no se basan únicamente en la genética sino que se puede desarrollar. Si esto es cierto, significaría que un cambio en la mentalidad podría conducir al éxito, no solo en el instituto sino en la vida laboral, y, por supuesto, son grandes noticias en Estados Unidos donde un 20% de los estudiantes no terminan el instituto o lo hacen tras haber repetido. Mejor aún en España, donde la tasa de abandono escolar es cada vez mayor, y un 80% superior a la media europea.

Hay que centrarse menos en las supuestas capacidades de los alumnos y más en la cultura y el clima que respiran en las aulas

Los investigadores aseguraron que terminar el instituto y hacerlo a tiempo es fundamental porque "no hacerlo puede conducir a una serie de problemas relacionados con mayor riesgo de pobreza, mala salud, exclusión social o incluso muerte prematura". El autor principal del estudio, David Yeager, que es además profesor asociado de psicología en la Universidad de Texas en Austin dejó constancia de que su investigación "consolida un hallazgo sorprendente de estudios anteriores que han mostrado que la intervención puede afectar las calificaciones de los adolescentes, preparándolos para mayores logros". El estudio apoya, por tanto, que hay que centrarse menos en las supuestas capacidades de los alumnos y más en la cultura y el clima que respiran en las aulas. "Tenemos que preparar a los profesores para apoyar a estos estudiantes, de manera que puedan crecer y aprender", explicó.

Este modo de sugestión también demostró que los estudiantes que tienen mayor rendimiento y sacan mejores notas "no obtienen mejores calificaciones después de haber implantado el programa, pero es más probable que acepten nuevos retos, elijan clases más difíciles y estas los preparen para conseguir el éxito a largo plazo", explicó Yeager en 'UT News'. "La motivación no solo ocurre en la cabeza del estudiante, dependen de los recursos y las oportunidades de aprendizaje presentes en el entorno, incluidos los cursos que puedan suponer un desafío para su intelecto y que se encuentren disponibles para ellos. Una intervención mental es como una semilla, crece en los suelos fértiles".

No es cosa de magia

A pesar de todo, la implantación del programa supuso mejoras para todos los estudiantes, independientemente de su rendimiento. Los que sacaban peores notas mejoraron sus calificaciones en 0,1 puntos en materias básicas como matemáticas, inglés o ciencias, y se disminuyeron los suspensos en un 5%. Además, también aumentó en un 3% la cantidad de alumnos que decidieron estudiar Álgebra en décimo curso (cuarto de la ESO), entre los que tenían tanto altos como bajos rendimientos.

La motivación de los estudiantes depende de los recursos y las oportunidades de aprendizaje presentes en el entorno

No obstante, el autor quiso resaltar también que este programa, aunque funciona y puede implementarse con bajos costes, no es una solución mágica a todos los problemas. "Su efectividad depende de las circunstancias particulares de cada colegio", explica. "Pero estamos muy satisfechos con el resultado. En aquellos institutos con rendimiento general medio o bajo en los que se ha puesto en marcha este programa, los estudiantes menos avanzados mejoraron sus calificaciones en 0,15 puntos en todas las materias básicas", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios