SALUD MENTAL

Los cuatro sencillos pasos que debes seguir para calmar la ansiedad

Se trata de una de las enfermedades más comunes de nuestra época. A continuación, te mostramos cómo frenarla en caso de sentirla a menudo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

En la televisión, en el transporte público y en las conversaciones con familia y amigos. La ansiedad sigue siendo uno de los trastornos psicológicos más comunes en nuestro país. El 57% de la población reconoce haber tenido varios episodios a lo largo de su vida y el 35% confiesa haber localizado a un desencadenante, como puede ser el paro o los problemas económicos.

En un mundo cada vez más hiperconectado y exigente, es muy difícil llegar a sentirte plenamente tranquilo sin que te asalte esta fastidiosa sensación. Nadie está a salvo y puede aparecer en cualquier momento de tu vida. Además, puede convertirse en otras patologías cuyos efectos son mucho peores, como la agorafobia. Recientemente, el famoso cantante Robbie Williams confesó en una entrevista para el rotativo británico 'The Sun' haberse pasado seis años postrado en el sofá debido a este problema. "Mi carrera había sido estratosférica hasta este punto y necesitaba algo de tiempo para recobrar el equilibrio", alegó. "Mi cuerpo y mi mente me decían que no debía ir a ningún lado y que no podía hacer nada. Me pedían que esperase, así que literalmente me senté en el sofá y esperé".

Haz una pausa para respirar y ser consciente de que estás a salvo y que va a cesar

Jade Goulding, periodista de la revista 'Mighty', ha sufrido durante toda su vida ansiedad. De ahí, que haya tenido que llevar un estilo de vida saludable con ejercicio, meditación, alimentación saludable y nada de alcohol. Pero aún siente pánico a que un día cualquiera vuelva a aparecer. "Mi corazón se acelera, mi boca se seca y comienzo a tartamudear", admite. "Pero ya no estoy preocupada. Sucede muy a menudo. Todavía no sé por qué mi cuerpo responde de esta forma, ya que no tengo problemas, vivo con la gente a la que quiero y gozo de una estabilidad económica".

"Hay muchos síntomas de ansiedad sobre los que simplemente no tienes el control", afirma Goulding. "Para mí la más molesta es que la voz te tiemble". Gracias a la ayuda de un profesional de salud mental, logró conocer de cerca la raíz de su problema y actuar en consecuencia. Por ello, ha desarrollado una serie de pasos que ha decidido compartir con sus lectores para que, como ella, logren minimizar o erradicar esta enfermedad.

Reconocerlo

Lo más esencial. "En esos momentos, puedo notar cómo aparece en mi cabeza una especie de respuesta nerviosa", explica. "Entonces, me gustaría poder desechar la sensación, pero por desgracia el caos mental no se va. Por ello, lo mejor que puedes hacer es aceptarlo de la mejor forma posible y reconocer que está ahí".

Un respiro

"Haz una pausa para respirar", aconseja Goulding. "Sé consciente de que estás a salvo y que vas a gestionarlo. En este instante siento como si mi sistema límbico (la parte emocional del cerebro) se volviese loco sin razón y siento terror ante lo que pueda ocurrir a continuación". Por ello, como asegura, lo mejor es dejar la tarea que estás realizando y tomarte un descanso para enfrentarte a ello.

Una frase de socorro

En situaciones así, la periodista aconseja repetir mentalmente una frase que te produzca alivio hasta que de verdad te la creas. "Oh genial, aquí estoy, estoy bien ahora mismo, tan solo necesito relajarme", es un ejemplo que podría servir bastante bien. "Esto ya ha pasado, no estás en peligro". Es de vital importancia intentar generar pensamientos positivos para frenar la ansiedad. Y aunque al principio parezca un poco raro e imposible, si repites dichos enunciados varias veces para ti mismo, seguramente pase el fatídico episodio y apenas te des cuenta.

Ponte de pie y recto

"Así puedo respirar más profundo, tengo más confianza en mí misma y consigo enfocar mi atención de lo mental a lo físico", aconseja Goulding. "Entiendo que no es nada fácil, pero caminar con el cuerpo recto cuando la ansiedad se manifiesta es una de las cosas que me sirve. Por supuesto, no la elimina, pero sí consigue apaciguarla. Si ocurren cosas más graves o aparecen situaciones de estrés, necesito un poco de tiempo para mí y para mis cuidados, y a veces, hasta medicamentos".

Lo mejor que puedes hacer, si de verdad estás preocupado o crees que la ansiedad pone en jaque tu vida cotidiana, es acudir a un profesional y prestarle toda la atención del mundo. Muchas veces todo depende de la fase vital que estés pasando, así que no te agobies ni creas que es para siempre.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios