La más frecuente de las preguntas de empleo

El empleo de tus sueños se te puede escapar por esta pregunta: así debes responderla

Conseguir empleo depende en gran medida de las entrevistas de trabajo, momento crucial para que las empresas buceen más allá del currículum y descarten candidatos

Foto: Una buena entrevista de trabajo requiere documentarse previamente. (Corbis)
Una buena entrevista de trabajo requiere documentarse previamente. (Corbis)
Autor
Tiempo de lectura4 min

Buscar empleo puede convertirse en una gran odisea o en una aventura con final feliz, pero desde luego no será un camino de rosas en ningún caso. Así lo puede atestiguar cualquiera que haya sufrido nervios e incertidumbre en las temidas entrevistas de trabajo, que suponen el paso más decisivo en un proceso de selección, pues los responsables de Recursos Humanos no sólo las utilizan para explorar más allá del currículum, sino además para descartar a los candidatos que no congenian con la filosofía de la empresa.

¿Cómo lo consiguen? Desde hace tiempo, las grandes compañías utilizan técnicas psicológicas para desconcertar al entrevistado y cazar algún desliz que les diferencie de sus rivales por el puesto. Aunque hay quien lo considera poco ético, algunas de ellas superan incluso lo discursivo, pero lo más común es llevarlo a cabo en forma de cuestiones, aparentemente inocentes, pero en realidad cargadas de intencionalidad que pueden sepultar una buena oportunidad incluso para los más curtidos en el mercado laboral.

Una de las preguntas más frecuentes (y engañosas) es '¿por qué quieres trabajar aquí?', planteada habitualmente de formas menos agresivas

Una de las más frecuentes (y engañosas) es '¿por qué quieres trabajar aquí?', planteada frecuentemente de formas menos agresivas como '¿por qué estás interesado en nuestra empresa?' o '¿qué te interesa de este trabajo?', según explica a la revista económica 'Forbes' Ian Mathews, director ejecutivo de la consultora 5on4 Group, que ha trabajado como directivo para dos compañías diferentes situadas entre las 500 más valoradas de Estados Unidos. A su juicio, es la pregunta clave porque "ambas partes tratan de averiguar si quieren bailar".

De esta manera, el empleador está preguntando mucho más:

  1. ¿El candidato tiene las habilidades, antecedentes y comportamientos requeridos para el puesto concreto?
  2. ¿La empresa y la posición se ajustan bien a sus pretensiones a corto, medio y largo plazo?
  3. ¿Trabaja bien en equipo?
  4. ¿En qué actitudes se traduce su experiencia laboral?
  5. ¿Cuál es su capacidad para tomar decisiones?
  6. ¿Qué expectativas tiene y cómo las organiza?

Lo que el entrevistador pretende escuchar no son "razones superficiales como el salario, los beneficios laborales o la ubicación". "Cuando se selecciona entre múltiples candidatos talentosos, las compañías elegirán a alguien realmente interesado en la misión, la filosofía operativa y el punto de vista de la compañía". Por ejemplo, si un aspirante está acostumbrado a trabajar en un entorno altamente estructurado y la empresa a la que quiere ir no destaca por su organización, se frustrará; del mismo modo que si busca una empresa comprometida a nivel social y la nueva no se lo ofrece. El principal objetivo es que ambas piezas encajen.

Un empleador mira atento a una posible empleada. (iStock)
Un empleador mira atento a una posible empleada. (iStock)

Resalta aspectos concretos

Para contestar bien a este tipo de preguntas lo primero a tener en cuenta es que nada es más importante para alguien que sus propios intereses. "Hable con alguien sobre sí mismo y lo escucharán durante horas", insiste Mathews. Una vez captada la atención del empleador, llega el momento de desplegar las verdaderas armas: "En un entorno empresarial, hay algunas cosas más interesantes de las que hablar que sobre la compañía por la que estamos apostando; los entrevistadores son expertos en cultura, misión, desempeño y planes de la compañía".

Por ello, considera fundamental documentarse en profundidad previamente con los siguientes datos:

  • ¿Qué acogida reciben la empresa y sus líderes en los medios de comunicación?
  • ¿Qué opinan los analistas sobre el desempeño financiero de la empresa?
  • ¿La compañía apoya alguna causa o tiene planes de responsabilidad social?
  • ¿Qué tipo de opiniones de consumidores recibe la empresa?
  • ¿Qué piensan los empleados —antiguos y actuales— sobre la compañía?

Después de esta extenuante (pero valiosa) tarea, el entrevistado ya dispone de información suficiente para exponer las ventajas concretas de la firma respecto a otras de la competencia o a la empresa de donde proviene el candidato. Cada trabajo es un mundo, pero una respuesta ideal podría ser como la que Mathew dio en una de sus entrevistas más importantes: "Su empresa juega en un mercado rentable que crecerá en las próximas cuatro décadas. Su producto siempre será local, no puede ser subcontratado y requiere demasiado capital para que nuevos competidores irrumpan rápidamente. Dentro de su mercado, la vuestra es la compañía más rentable y jugar en un equipo ganador es fundamental para mí".

"Esta respuesta demostró que tomé las decisiones con criterio y al mismo tiempo hice sentir orgulloso al director ejecutivo de la compañía", aclara el empresario, cuya respuesta "fue honesta y estaba relacionada con un sentido de apego a la compañía". En este sentido, destaca que lo primero fue convencerse a sí mismo y "este resultó ser el mayor desafío". "Demuéstrales que eres el candidato perfecto y que quieres el trabajo por razones intrínsecas. Haga esto y no habrá límite en el salario que una empresa pagarpá porusted", zanja.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios