no hay que legitimar la pseudociencia

El misterio del manuscrito Voynich: lo que se ha descubierto

Sigue siendo el pergamino más fascinante del mundo, y aún nadie ha sabido descifrar su significado. El problema, apuntan los expertos, es que no se da una cobertura adecuada

Foto: El (por ahora) indescifrable manuscrito.
El (por ahora) indescifrable manuscrito.

Es probablemente el manuscrito más fascinante del mundo. Lo hemos tratado en muchas ocasiones pues, periódicamente, aparece alguien que dice haber descubierto el enigma que esconde. ¡Eureka! Pero entonces un montón de historiadores diversos no se ponen de acuerdo con la nueva teoría, y esta se queda en el olvido. Los expertos continúan desconcertados ante este trozo de pergamino anónimo escrito entre 1404 y 1438.

Hace un mes escaso un académico de la Universidad de Bristol decía haber tenido éxito descifrando sus códigos, asegurando que estaba escrito en un latín ancestral, predecesor de las lenguas mediterráneas y que se hablaba en el medievo (aunque rara vez se ponía por escrito). ¿Antes? El profesor Nicholas Gibbs, en 'The New York Times', también aseguraba haber comprendido al fin lo que pone en ese idioma desconocido que se ha bautizado como voynichés. Desde Leonardo Da Vinci a los aztecas, todos han sido nombrados como posibles partícipes en su composición. Otros más incrédulos no están convencidos de que haya un verdadero código que descifrar.

¿Un engaño o real?

Su significado comenzó como un verdadero rompecabezas. Los descifradores siguen sin explicaciones. Por razones técnicas actualmente no hay manera de saber si el texto es el código más difícil de descifrar de la humanidad o una falsificación inteligente diseñada para frustrar a todos aquellos atrapados por su hechizo. Según explica el profesor Gordon Rugg en 'The Conversation': "Se había asumido que el patrón de repetición de palabras era demasiado complejo para que el libro fuera un engaño de siglos, pero en 2004 demostré que este razonamiento era erróneo".

Nadie, antes de él (que pasó meses estudiando el manuscrito sin parar) había explorado la idea de que pudiera ser falso. Como decía Philip Neal, uno de los principales voynicólogos del mundo: "Se ha argumentado que la estructura fonética estaba más allá de los poderes de un falsificador del siglo XVI, por lo que el texto debe estar en un idioma real o un tipo de cifrado desconocido".

Rugg, sin embargo, tiene otra idea al respecto: "Todos los lenguajes reales tienen regularidades en el orden de las palabras. Puedes decir 'yo bebo café' pero 'café yo bebo' no tiene sentido. Sin embargo, las palabras en el manuscrito no tienen ninguna regularidad en su orden. Esa sola razón es suficiente para eliminar todos los idiomas conocidos de ser candidatos potenciales". En otros estudios, el profesor ha mencionado algunas cualidades peculiares del texto, como la falta de correcciones en forma de tachados, los saltos de línea o las distribuciones de sílabas.

El pergamino de más de 200 páginas consta de seis secciones: herbario, astronómica, biológica, cosmológica, farmacéutica y recetas

Pero, más allá de cualquier otra evidencia ¿de qué se cree que versa exactamente el manuscrito? O las 240 páginas que son en su totalidad. Consta de seis secciones: herbario, astronómica, biológica, cosmológica, farmacéutica y recetas. Las ilustraciones en realidad no aclaran los contenidos del texto pero han ayudado a dar nombre a estos capítulos. Fue escrito de izquierda a derecha y sin signos de puntuación. Las ideas son, como hemos señalado, varias. Algunos aseguran que en la sección biológica aparecen mujeres bañándose en un 'mikvah', o baño utilizado por los judios ortodoxos en Europa, otros que en realidad habla de la reina María de Castilla, reina de Aragón, pues fue escrito para ella, e incluso unos últimos apuntan a que trata de energía nuclear y alquimia. Nada concluyente hasta la fecha.

Lo cierto es que el libro con las ilustraciones más extrañas del mundo fue descubierto por Wilfrid Voynich, revolucionario antizarista y vendedor de libros, en 1912, pero no ha sido hasta hace relativamente poco cuando ha adquirido verdadera relevancia.

"Cada vez que alguien dice haberlo resuelto recibe cobertura internacional, pero casi todos ellos argumentan que el texto es un lenguaje no identificado, una teoría con errores que desde hacia tiempo se ha descartado. La fascinación está comenzando a socavar el rigor científico y es solo un ejemplo de un problema más amplio de cómo los medios de comunicación y el público interactúan con la investigación", explica Rugg.

Argumenta también que existe una barrera entre "ellos y nosotros", es decir, entre el público y los expertos, que parece insalvable. El manuscrito es solo un sospechoso habitual en el radar de los medios de comunicación enganchados a las respuestas fáciles pero inadecuadas a misterios antiguos no resueltos. El creciente apetito por las historias de pseudociencia incrementa la división entre público y científicos.

La pseudociencia nunca será erradicada si hay una demanda por leerla. Existe una barrera entre los expertos y el gran público

"Ese muro entre investigación y destinatarios debe ser eliminado y es un problema más complejo que el decir que simplemente los medios de comunicación no deben aceptar escribir malas noticias. Si tardan en redactar acerca de una historia, otro competidor lo hará por ellos".

Es una labor de toda la sociedad. "La psuedociencia nunca será completamente erradicada, no por lo menos mientras exista demanda por leerla. Los medios de comunicación y las revistas seguirán tentados de publicarla.. Por lo tanto, los gobiernos y las organizaciones deben reunir a los investigadores y al público para generar una visión más amplia y compartida de lo que constituye una buena investigación y, nosotros, como sociedad, debemos pensar a fondo en qué podemos ayudar para asegurarnos de que la ciencia sea entendida y valorada. Sería la manera de crear un mundo mejor y, por supuesto, una victoria para los expertos en el manuscrito Voynich".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios