MÁS VALE PREVENIR

Las 10 formas infalibles para deshacerte de tu halitosis para siempre

Hay algunos remedios que puedes utilizar para acabar con este mal que tanto te avergüenza y que es más común de lo que piensas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Seguro que conoces a alguien a quien le huele mal el aliento. Estás a kilómetros de esta persona, pero inevitablemente sale de su boca un hedor horroroso que es imposible de no notar. Nadie se atreve a decir nada, aunque todos lo comentan. Quizá seas tú y ninguno de tus amigos se ha atrevido a comunicártelo.

Se conoce como halitosis y es una de las afecciones que más reparo y vergüenza provoca en los pacientes porque se caracteriza por la aparición de un olor fuerte y desagradable que sale de la boca. Una situación que, aunque parezca ajena, afecta a una de cada dos personas. En el 75% de las ocasiones, el mal aliento es consecuencia de un problema en la cavidad bucal como, por ejemplo, una mala higiene, el tabaco, algunos medicamentos que contribuyen a la sequedad de la boca, la existencia de heridas quirúrgicas tras una cirugía bucal o el consumo de ciertos alimentos.

Dietas como la Paleo o la Atkins pueden también causar este problema, pero los expertos coinciden en que una limpieza deficiente es el mayor de los culpables. Si no limpias adecuadamente y de forma regular tus dientes y lengua, las bacterias se comerán las proteínas y las partículas de los alimentos, lo que liberará gases conocidos como compuestos volátiles de azufre.

¿Qué puedes hacer?

Si quieres evitarlo y eres propenso a tener mal aliento, lo primero que debes hacer es dejar de ingerir ajo, brócoli, cebolla, lácteos, café, zumo de piña, rábano, alcohol, legumbres o zumo de tomate. Y por supuesto tener la boca limpia siempre que puedas. Si esta afección es persistente, los expertos afirman que es probable que sea un síntoma de salud más grave.

Corregir la postura a la hora de dormir, practicar yoga, dejar de fumar o lavar regularmente los aparatos bucales son las mejores soluciones

Alrededor del 10% de las personas con esta condición pueden tener neumonía o bronquitis, debido a un problema con la cavidad nasal, los senos nasales, la garganta o las amígdalas. Algunos pueden sufrir enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), diabetes o afecciones hepáticas o renales. Un crecimiento excesivo de la levadura en la boca, conocida como candidiasis oral o bucal también puede ser los causantes. Por lo general, se trata con medicamentos antifúngicos, pero hay algunas formas fáciles de eliminar el mal aliento.

Este gesto, tan común, no es en absoluto fiable de cómo huele nuestro aliento (iStock)
Este gesto, tan común, no es en absoluto fiable de cómo huele nuestro aliento (iStock)

Si no estás bebiendo suficiente agua, tu flujo salival disminuye, lo que puede hacer que la respiración esté más concentrada. Siempre lleva un poco de agua contigo y asegúrate de ingerirla a lo largo de todo el día. Si te aburre esta solución, prueba un enjuague de aloe vera: es un antibacteriano muy bueno que combate la placa dental y estimula la producción de saliva. No te lo tragues, puede actuar como laxante.

El bicarbonato de sodio es un refrescante que neutraliza la acidez y elimina los gérmenes. Añade media cuchara a un vaso de agua y enjuaga la boca durante treinta segundos. Además, puedes prepararte un té verde o negro, sus polifenoles previenen el desarrollo del mar olor. También puedes tomar frutas y verduras ricas en fibra (como las manzanas) porque ayudan a limpiar los dientes.

Cambia de hábitos

Si tu boca huele a cenicero, ya sabes lo que debes hacer: dejar de fumar. El tabaco aumenta las bacterias en la boca y no solo causan mal aliento sino también enfermedades en las encías (incluido el cáncer de boca o lengua).

En el 75% de las ocasiones, el mal aliento es consecuencia de un problema en la cavidad bucal como, por ejemplo, una mala higiene o el tabaco

Roncar o dormir con la boca abierta disminuye la producción de saliva y aumenta el mal olor. Trata de corregir la postura cuando estés en la cama. El aliento severo de la mañana también puede ser un signo de apnea del sueño, por lo que es posible que quieras consultar con tu médico. Si usas protectores bucales u otros dispositivos dentales por la noche, lávalos regularmente.

Además, practicar yoga es muy bueno. No tienes que comprometerte a ir a diario, pero sí respirar correctamente hace que se liberen toxinas de las áreas nasales y respiratorias. Por probar no pierdes nada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios