EL MUNDO LABORAL QUE VIENE

Si tienes entre 35 y 49 años, no trabajas en el empleo que te mereces

¿Sientes que estás en un sitio en el que se te exige mucho menos para lo que te formaste o bien en otro totalmente diferente al que esperabas? Esta es la razón

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Los trabajadores de 35 a 49 años de edad actualmente son los que más sobrecualificados están. Así lo refleja un estudio reciente publicado por la Oficina de Estadística Nacional británica (ONS), el cual sostiene que el 18,9% de los adultos con o sin empleo se sienten demasiado formados para el trabajo que realizan o al que aspiran. Esto supone una cifra récord desde que el organismo tiene registros, en el año 2006. También sirve para contradecir la tónica general que sitúa a los millenials como la franja de edad más cualificada. El informe apunta a que con los años venideros el porcentaje irá a más, y serán precisamente los millenials los que se sientan más sobrecualificados respecto a su siguiente generación, los Z.

Los diferentes expertos en Recursos Humanos y talento, así como sociólogos, quienes redactaron el estudio, creen que este porcentaje tan alto respecto a los anteriores se debe a la tendencia creciente de este grupo de edad a “aceptar desafíos en una carrera diferente a la que se prepararon inicialmente”, junto con la presión al alza de desarrollar una carrera universitaria paralela “por si acaso”. En cierto sentido, puede ser el resultado de las alarmas de paro masivo y automatización de los trabajos que de aquí a unos años han emitido diferentes instituciones como la OCDE, las cuales ponderan que para 2030 se habrán perdido del 20 al 40% de los empleos ahora existentes.

La mayoría de las personas ya no ven como algo negativo tener que cambiar de ámbito profesional, sino más bien como un reto

Los datos de la oficina británica contrastan con los ofrecidos por Eurostat en lo referente a España: las tasas de sobrecualificación superan ampliamente a todo el conjunto de la Unión Europea, sobre todo en el sector del transporte y almacenamiento. El 70,5% de los trabajadores con estudios ocupa puestos que no requieren esta formación, como por ejemplo, un periodista trabajando de almacenista. Si lo vemos desde otro prisma, la realidad es aún más deprimente: solo un 30% de los españoles trabajan para lo que han estudiado, es decir, solo un tercio cumple sus expectativas profesionales o formativas.

Otro de los sectores profesionales con más sobrecualificación es el de la construcción, en el que un 57,4% de los empleados con estudios trabaja, por ejemplo, de peón de obra. Unos datos que chocan si atendemos a la media europea, que está en el 29,5%. Todo ello produce un desequilibrio entre la oferta de trabajo y la demanda muy peligroso para la economía nacional, ya que el dinero invertido por miles de familias en educación se va al traste ante la necesidad de contar con un salario en base al trabajo que sea, lo que no solo depara frustración para las personas que se ven en esta situación, sino también una fuga del talento hacia otras zonas geográficas.

Volviendo al informe británico, los trabajadores de mediana edad ven la necesidad de una reinvención en sus oficios ante la alta demanda de trabajo que se espera que vaya a ver en las próximas décadas y, sobre todo, por la formación continua que se propone desde los círculos económicos y empresariales. “Se ha vuelto muy común que las personas se desafíen a sí mismas en otras carreras profesionales diferentes y se les alentará para que lo hagan”, observa Lou Goodman, director de una importante firma de contratación, en 'The Telegraph'. “La causa son los cambios en las habilidades requeridas y la escasez de mano de obra”.

Tenemos un gran número de personas que se encuentran en puestos que podrían haber obtenido sin acumular deudas universitarias

“La mayoría de las personas ya no ven como algo negativo tener que cambiar de ámbito profesional, sino más bien como un reto y una oportunidad para revitalizar su vida laboral”, puntualiza el experto. “Además, el aumento de la educación en adultos podría ser uno de los factores que explican el por qué este grupo de edad se siente sobrecualificado”. La ONS también avisó de que un tercio (el 31%) de los graduados disponía de mucha más formación de la que se requería para el trabajo que actualmente desempeñaban.

Christopher Snowdon, jefe de economía del Instituto de Asuntos Económicos, cree que son los “cambios propiciados en los oficios profesionales de la mediana edad” la causa directa de esta sobrecualificación adulta. “Casi dos décadas después de que Tony Blair decidiera que el 50% de los jóvenes debía ir a la universidad, nos encontramos un gran número de graduados en trabajos no cualificados”, arguye en el medio británico. “Nunca hubo ninguna razón para pensar que la economía británica necesitaba que la mitad de la población se metiera a hacer una carrera. El resultado es que tenemos un gran número de personas que se encuentran en puestos de trabajo que podrían haber obtenido sin acumular deudas universitarias. Los políticos vendieron la moto de que si estudiabas obtendrías un trabajo de acuerdo a tu nivel, y no fue así”. Más o menos lo que sucede en España, sobre todo en carreras relacionadas con el ámbito de las ciencias sociales como la abogacía o el periodismo.

“El cambio de carrera en la mediana edad no es tan raro como parecía”, añade Chris Adcock, director de una importante empresa de Recursos Humanos. “Con la velocidad a la que se mueve la industria, muchos candidatos no pueden dejar de mirar hacia el futuro. Y muchos empleadores valoran este desafío que asumen y las habilidades nuevas que vayan a adquirir. El tiempo en el que había un trabajo para toda la vida ha terminado. Factores como la satisfacción laboral y la seguridad financiera son muy valorados. Cada vez hay más personas que toman la decisión de optar por la variedad formativa y acepta retos laborales”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios