TU SALUD PUEDE ESTAR EN RIESGO

Cambios en tu piel que no debes pasar por alto (podrían ser algo grave)

Evitar y prevenir algunas enfermedades depende totalmente de nosotros. Es probable que acudas al médico si tienes un lunar feo, pero también deberías hacerlo si notas estos signos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Seguro que si tienes ronchones en la piel, de repente te salen muchos granos que antes no estaban o aparece una mancha de un color extraño, vayas al dermatólogo de cabeza, sin pensarlo. Sin embargo, no todas las afecciones tienen síntomas tan obvios y fáciles de detectar.

Hay señales que no parecen tan alarmantes y que podrían ser el signo de algo bastante más grave. Si no quieres llevarte una sorpresa muy desagradable, te contamos seis cosas a las que deberías poner atención y por las que tendrías que acudir a un especialista.

La piel es el órgano más extenso. Juega un papel vital a la hora de regular la temperatura corporal y actúa como barrera para proteger el organismo frente a las infecciones. Su capacidad para actuar como escudo de una manera efectiva depende de que se mantenga un nivel de hidratación óptimo. Sin embargo, determinadas partes son propensas a la deshidratación. Cuídala mucho.

Grano persistente o sangrante

Si lleva más de dos semanas ahí o cuando lo aprietas no deja de sangrar (sobre todo en personas mayores), es una posible señal de cáncer. No te alarmes, solo es una posibilidad. También vigila manchas rojizas o costras duras en la piel que no desaparecen. "Podría ser un carcinoma basocelular (basalioma) o un carcinoma de células escamosas (espinalioma)", afirma Giuseppe Monfrecola, director de la Escuela de Especialización en Dermatología y Venereología de la Universidad Federico II de Nápoles y miembro del consejo de la Sociedad Italiana de Dermatología SIDeMaST.

¿Siempre has tenido pelo en las cejas y ahora se te cae? Es posible que sufras un problema más grave que no sabías: acude a tu médico

Son formas menos agresivas y letales de melanoma, pero mucho más frecuentes. Aparecen sobre todo en las zonas más expuestas a la luz solar: cara, brazos y piernas. En caso de sospecha, el dermatólogo lo extraerá para realizar el examen histológico con el fin de realizar un diagnóstico más concreto.

Labios agrietados

Es posible que los tengas así después de un viaje a la nieve, una quemadura del sol o por algún alimento que hayas tomado. Sin embargo, si tienes manchitas rojizas y escamosas, especialmente en el labio inferior, que persisten con el tiempo y no mejoran en un par de meses de tratamiento con un buen bálsamo, es mejor buscar el consejo de un médico. Podría ser una queilitis actínica, una alteración potencialmente maligna causada muy a menudo por la exposición excesiva al sol o por quemaduras.

Es más común en personas con la dermis clara. Hay que estar pendientes de la evolución por si aparecen placas y costras irregulares. Hay más riesgo de que lo sufran los hombres porque ellas generalmente son más cuidadosas. Si tienes dudas el dermatólogo te ayudará. En casos persistentes realizará una biopsia para el examen histológico.

Sequedad

Generalmente la piel seca es muy inofensiva y con fácil remedio. Una buena crema bastará para solucionar el problema. Pero si tu epidermis sigue permaneciendo áspera y deshidratada, tienes picazón y no importa cuanta loción te eches porque no sientes ningún tipo de alivio o si tus problemas de piel están acompañados de otros síntomas extraños que no puedes explicar, lo más inteligente es consultar a tu médico para intentar solucionar el problema.

Ni la crema te funciona. (iStock)
Ni la crema te funciona. (iStock)

Hay varios nieveles de sequedad: desde una forma moderada que no causa apenas incomodidad a estar rugosa, escamada y produciendo picazón. Puede provocar que la piel se contraiga y se vuelva frágil, lo que puede desembocar finalmente en grietas de la piel. Esto resulta particularmente común en zonas donde se realiza necesariamente un pliegue, como las plantas de los pies. Hay bastante riesgo de que pueda ser diabetes, tiroides hipoactiva, problemas renales o cáncer de piel.

Pliegues

Si los tienes en el cuello, ingle o axilas, acude a tu médico. Mira si son gruesos o aterciopelados, de color más oscuro porque podría ser un síntoma de una enfermedad conocida como acantosis nigricans. La presencia excesiva de insulina en la sangre puede dar lugar a una manifestación cutánea caracterizada por áreas hiperpigmentadas, poco delimitadas, que suelen aparecer a nivel de los pliegues de la piel.

La piel es el órgano más extenso. Juega un papel vital a la hora de regular la temperatura corporal y actúa como barrera para proteger el organismo

"Esta enfermedad no es contagiosa ni peligrosa", asegura el experto, pero señala que es un problema que requiere atención. Se asocia comúnmente con la obesidad, la hiperinsulinemia y el síndrome de ovario poliquístico. "No hay un tratamiento específico para esta alteración, pero el manejo terapéutico de la condición generalmente puede restaurar la pigmentación normal de las áreas afectadas", añade.

Cejas poco pobladas

Si siempre has tenido unas cejas con pelo y, de repente, empiezas a perderlo, es aconsejable que acudas a un médico. La caída de vello está asociada a la disminución de defensas del cuerpo, problemas de piel, desequilibrios hormonales... Es importante identificar el problema lo antes posible para poder poner solución. Los golpes y quemaduras en esta zona también pueden provocarlo.

El estrés y la ansiedad, la ingesta de determinados medicamentos también pueden ser los culpables. Si estás sometido a una gran presión puedes sufrir pérdidas de cabello y no solo en esta zona. Tómate las cosas de otra manera y aleja los problemas de tu vida.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios