LA OPERACIÓN CUESTA 15.000 LIBRAS

Una transgénero gana 4 millones a la lotería y lo primero que hará es operarse la nariz

También se ha dejado 55.000 euros en arreglarse los dientes y rellenarse los de labios y mejillas con bótox

Foto: Melissa Ede, antes de operarse la nariz que ella misma compara con el Concorde (Foto: Facebook)
Melissa Ede, antes de operarse la nariz que ella misma compara con el Concorde (Foto: Facebook)

Melissa Ede es una conocida transgénero británica que se convirtió en ganadora de la lotería en 2018. Sus fotografías con un cheque gigante anunciando que había ganado cuatro millones de libras, unos cuatro millones y medio de euros, dieron la vuelta al país y son pocos los que no conocen a este personaje en el Reino Unido.

La vida de Melissa no había sido fácil: había nacido en el cuerpo de hombre, pero se había considerado desde siempre una mujer. Como ella misma explica en su perfil de Facebook, “hace diez años hice la transición después de muchos años de infelicidad. El 4 de enero de 2011 finalmente me sometí a una cirugía de reasignación de género. Ahora, a través de mi experiencia, quiero ayudar a otros a tener éxito en sus vidas”.

El objetivo de Melissa es ayudar a los demás: “Espero mostrarles a todos que si tienen un sueño, realmente lo pueden hacer realidad”. Así, se convirtió en un rostro habitual para los británicos en programas de televisión y tertulias, intentando mostrar siempre la realidad de unas personas que son rechazadas sistemáticamente por la sociedad.

La lotería cambió su vida

En 2018, Melissa anunciaba que había ganado 4 millones de libras a la lotería. Su primera decisión fue la de hacerse algunos retoques en la cara, dado que tenía la boca en mal estado, lo que afectaba a toda su cara. Así, se gastó más de 55.000 euros en arreglarse los dientes y rellenarse los labios y mejillas con bótox para lucir estupenda.

Llegó a cambiarse 23 piezas dentales, sustituyéndolas por para poder reír a gusto, pero eso no fue suficiente. Melissa siempre había tenido un problema con su nariz, pero no se podía permitir gastarse las 15.000 libras, unos 17.000 euros que costaba la operación. Por eso, cuando le tocó la lotería, sabía que era una de las cosas que primero iba a hacer.

Como la misma Melissa reconoce a Metro, es su "siguiente fase de rejuvenecimiento" para ser "aún más femenina". Tiene 58 años y no tiene miedo de meterse en un quirófano, sobre todo después de pasarse 9 horas en la consulta del dentista: "Casi me siento como una mujer nueva. Me siento más segura con los retoques en la cara, pero quiero ser aún más femenina”.

Pasó 9 horas en la consulta del dentista quitándose 23 piezas de la boca y colocándose implantes

No quiere que quede nada de Leslie Laurence Ede, el taxista que trabajó durante muchos años tras el volante, y que ahora ha dejado paso a Melissa. El cambio entre las imágenes anteriores a sus primeros arreglos y las actuales son evidentes: "Hay un cambio en mi aspecto ya. Parecía mayor de lo que realmente era cuando anuncié que había ganado la lotería en 2018. Pero ahora creo que podría pasar por tener treinta y tantos".

Sólo piensa en su nariz

Melissa, o Mel como la llaman sus amigos, tiene todas sus esperanzas depositadas en su próxima operación, fijada para el mes de agosto, y se toma sus cambios físicos con mucho humor: "Tengo una nariz como el Concorde de grande y puntiaguda; los esquiadores pagarían una buena cantidad de dinero por bajar esta pendiente".

La transformación de Melissa tras retocarse la boca ha sido impresionante (Foto: Facebook)
La transformación de Melissa tras retocarse la boca ha sido impresionante (Foto: Facebook)

Junto a la operación de nariz se someterá también a una cirugía estética, ante lo que está más que expectante: "Me dijeron que tengo unos pómulos increíbles y que mi barbilla no es para nada masculina. Pero una vez que me haga el lifting, verás más mi barbilla”. Tiene claro cuál es su objetivo: "Quiero ser más hermosa de lo que soy. Aunque la mayoría de la gente diga que era una tarea imposible".

Pero los cambios le están afectando muy positivamente: “Antes, me miraban porque era transgénero. Solían insultarme y la gente me decía que mis dientes parecían lápidas. Ahora recibo mucho más cariño: me miran porque soy Melissa Ede". Un gran paso para una mujer que ha estado marcada durante años por vivir en el cuerpo de un hombre.

Sin embargo, el hecho de haber ganado 4 millones de libras a la lotería no ha hecho que Melissa cambie su vida: "Soy la peor millonaria del mundo. Sigo comprando en Primark y uso un tinte de supermercado para mi pelo”. Puede que lo sea, pero su sonrisa allá donde va la precede diciendo de ella que es una superviviente y una mujer que merece mucho la pena.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios