te costará creer algunas

Las comidas que hoy gustan a todo el mundo y que eran lo peor hace 100 años

Hay alimentos actuales que consideramos manjares deliciosos y que, sin embargo, nuestros antepasados habrían desechado sin dudarlo. ¿Por qué?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¡Cómo hemos cambiado! La mítica frase que tarareamos mientras leemos es toda una realidad. En los miles y miles de años que lleva el hombre pisando el planeta nos ha dado tiempo a inventar el fuego, el WhatsApp, la rueda o a no pensar que cuando nos hacen una fotografía nos están arrebatando el alma. Aunque parezca increíble, no solo hemos pasado de ser nómadas a sedentarios, sino que nos hemos acostumbrado a mirar continuamente pantallas o a vestirnos con otras ropas. También nuestro gusto, en cuanto a alimentos se refiere, ha variado.

Nada mejor que ir a un restaurante a probar un buen vino y platos de degustación, ¿no? Pues aunque no lo creas, hay muchas comidas que hoy nos parecen deliciosas y no hace tanto eran detestados por la sociedad. He aquí algunos alimentos que, si alguna vez viajas hacia atrás en el tiempo, no has de probar bajo ninguna circunstancia, para poder mimetizarte en el ambiente y sentirte como en casa.

Tomates

La eterna pregunta: ¿el tomate es una fruta o un vegetal? La experta en alimentación, Charlotte Hilton Andersen, explica que estos rojos manjares una vez fueron temidos y eran llamados "manzanas venenosas". ¿Por qué? Por un trágico error: se comían en platos de plomo, por lo que, como es lógico, los comensales acababan enfermando sin saber que no era culpa de los tomates sino del recipiente.

A día de hoy nuestra visión es bien distinta y ya no comemos en platos de plomo (respiremos con alivio). Además, este alimento tiene licopeno, un poderoso antioxidante, por lo que son el ingrediente ideal para pizzas, ensaladas o cualquier otra combinación posible.

Langosta

El manjar por antonomasia ¿no? Pues quizá tu percepción cambie cuando descubras que la langosta, plato de lujo hoy, era considerada en otro tiempo una comida a desechar, que se daba a los prisioneros. Ojalá los castigos actuales consistieran en eso.

Muchas comidas que a día de hoy parecen delicias eran temidas o desechadas en el pasado

A día de hoy, de nuevo, la langosta ha pasado de ser odiada a querida profundamente, y además contiene muchas proteínas, por lo que deducimos que los presos de antaño podían presumir de estar bastante cuidados, por lo menos los días que comían langosta.

Patatas

Tiene historia. Cuando se introdujo por primera vez en Europa la realeza se negó a probarla, según cuenta Andersen. Después la aceptaron, pero finalmente fue relegada a alimento para pobres y serían los campesinos los que se la apropiarían. A día de hoy es uno de los cultivos más importantes del mundo y se puede comer de muchas maneras diferentes, desde el puré a otras combinaciones menos sanas. Con cáscara incluida son una buena fuente de fibra y potasio.

Chocolate

¿Hay alguien en el mundo al que no le guste el chocolate? Quizá nuestros antepasados. Tiene explicación. Cuando llegó aquí, desde el Nuevo Mundo, lo hizo en forma de una bebida tan amarga que poco tiene que ver con lo que nosotros conocemos con ese nombre. La versión dulce llegaría más tarde.

En 1820, se inventaron nuevas máquinas que separaban los sólidos del cacao y la mantequilla y así apareció el chocolate en polvo. Se ha demostrado que el negro reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Caviar

Pues sí, el alimento que asociamos a la corte rusa y a los Romanov, como si no hubieran comido otra cosa en su vida, era también considerado en otro tiempo un alimento para los pobres. Su escasez es, quizá, lo que a día de hoy lo ha hecho estandarte del lujo, pero antes era su exceso lo que hacía que se considerase una comida desechable. Los primeros registros escritos sobre el consumo de caviar datan de la época de Batu Khan (nieto de Ghengis Khan) hacia 1240. Cuando llegó a Estados Unidos llegó a producirse tanto que se servía en los bares para fomentar el consumo de cerveza.

Ostras

O las odias o las amas, pero desde luego no dejan indiferente. Alrededor de 1900, las ostras eran tan abundantes que sus conchas se usaban para pavimentar Pearl Street en la ciudad de Nueva York (lo que explica el nombre). La gente las comía diariamente como una fuente barata de proteínas, pero, igual que sucedió con el esturión y el caviar, el hecho de que comenzaran a escasear fue lo que les dio ese toque de producto de lujo. Son ricas en zinc, por eso las leyendas dicen que son un buen afrodisíaco.

Quinoa

Se ha puesto recientemente de moda y los que la consumen parecen estar obligados a llevar camisetas en las que ponga: "Soy hipster y vegano". Lo cierto es que la quinoa ha sido cultivada durante siglos en los Andes. Fue "descubierta" en la década de 1970 y se vendió como alimento saludable, pero en realidad no ha tenido éxito hasta hace poco. Ironías de la vida: ahora es tan popular que los peruanos que lo cultivan no pueden darse el lujo de comerlo.

Es un alimento que contiene todos los aminoácidos necesarios, y con la popularidad de las dietas vegetarianas y veganas, sin duda su demanda ha aumentado.

Pan integral o de centeno

Actualmente se considera una opción sana y se añade en muchas dietas. En otra época se consideraba la opción B, es decir, la de los pobres. Aquellos que no podían pagar el pan de trigo. Hoy sabemos que es alto en fibra y puede ayudar a perder peso. Cómo hemos cambiado.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios