apunta

La dieta South Beach, como la Keto pero más fácil de seguir

Si nunca te has atrevido a probar el plan de la cetogénesis porque te parece demasiado restrictivo tenemos una buena noticia para ti...

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Seguro que a estas alturas estás harto de oír hablar de la dieta keto o cetogénica, pero por si acabas de volver a la tierra después de que te abdujeran los alienígenas, allá va: la cetosis es un estado del organismo que se produce cuando la mayor parte de los alimentos que ingerimos están compuestos por grasas. El hígado deja de utilizar la glucosa como fuente de energía y la sustituye por estas grasas, por lo que este estado, cuyos síntomas son similares a los que provoca el ayuno, es un proceso que buscan muchos deportistas para afinar su cuerpo.

Entonces, ¿qué podemos comer si queremos adscribirnos a este plan? El experto Carlos Azuaje lo explica a El Confidencial: "La dieta cetogénica se originó en los años 20 en el ámbito médico para tratar casos de epilepsia. Hoy en día, por supuesto, sus fines son otros, por lo que ha sufrido algunas modificaciones. Por regla general, este plan no debe superar los 50 gramos de carbohidratos al día, aunque eso no significa que todas las dietas bajas en carbohidratos sean la keto. Y la razón es que superar esos 50-100 g de carbohidratos/día hace que el cuerpo salga del estado de cetosis y entre en estado de glucólisis", señala. "Los alimentos que más se toman son frutas y vegetales (rúcula, apio, pepino, espinaca, coliflor...), grasas (aceite de oliva, mantequillas, bacon, salchichas...), proteínas y bebidas que van desde el té a los refrescos dietéticos, pasando por los caldos".

La dieta cetogénica se originó en los años 20 para tratar casos de epilepsia y consistía en una ingesta muy alta de grasas. A día de hoy se ha modificado

Sin embargo, es una dieta que a veces cuesta seguir. En realidad, en su mayoría, son mucho más restringentes y no permiten que se tomen más de 20 gramos de carbohidratos al día. Además, como señala Azuaje, entre sus "efectos secundarios" pueden encontrarse los calambres musculares, la fatiga, la somnolencia o la irritabilidad. Es por ello que algunas personas se están adscribiendo a un nuevo plan: la dieta de South Beach, informa 'Prevention'. Este plan se divide en fase 1 y fase 2.

Fuente: Carlos Azuaje.
Fuente: Carlos Azuaje.

En la fase 1 puedes tomar frutas, vegetales con almidón y granos integrales para ayudar a tu cuerpo a "reiniciar" y cambiar a un estado de quema de grasa, es decir, de cetosis. Durante esta primera fase puedes consumir hasta 40 gramos de carbohidratos netos por día (mientras que, como explicábamos antes, la mayoría de las dietas ceto implican consumir menos de 20 o 30 gramos de carbohidratos netos por día). Después de siete días en la fase 1, puedes pasar a la fase 2 del plan, en la que has de continuar comiendo proteínas magras, grasas saludables y verduras sin almidón. La principal diferencia es que aumentarás tu ingesta neta de carbohidratos a no más de 50 gramos diarios.

¿Cuáles son las diferencias?

Además de la diferencia entre el consumo de carbohidratos que hemos mencionado antes hay que mencionar también el tipo de grasa que puedes consumir. Las dietas keto tradicionales permiten todo tipo de grasas, incluidas las saturadas como la mantequilla, la manteca de cerdo y los cortes grasos de carne. Por otro lado, el plan de dieta de South Beach recomienda encarecidamente comer solo grasas saludables, como las grasas que provienen del aceite de oliva virgen extra, aguacates y nueces, así como fuentes de proteínas magras.

Si tienes curiosidad por probar la dieta keto o una versión de una dieta baja en carbohidratos, el plan de dieta de South Beach puede ser una buena opción para explorar si te consideras amateur. Dado que la cetosis no es el punto fundamental de este plan y como no es tan restrictiva puede ser más fácil de seguir que la dieta keto (sin embargo, es importante tener en cuenta que ambas dietas restringen la ingesta de vegetales con almidón, granos, panes y la mayoría de las frutas, por lo que puede ser un poco difícil de seguir a largo plazo).

¿Qué comer?

Aquí hay ejemplos para las dos fases. En la 1 puedes tomar desde tacos como los que puedes ver en esta cuenta de Instagram que propone platos para la dieta, hasta pimientos rellenos o incluso, si te sientes creativo y con ganas de cocinar, calzone casera con coliflor.

La fase 2 es un poco más flexible. Tortilla de salmón ahumado, ensalada de verduras mixta con bistec, pudin de chocolate y aguacate... son múltiples las combinaciones y no tienes por qué pasar hambre. Si quieres inspirarte puedes seguir esta cuenta (southbeachdiet) en donde podrás encontrar muchos platos con los que empezar o acabar el día de la mejor forma. Y si te apuntas y realmente quieres comenzar la dieta, con precaución. Consulta con tu médico pues hay investigaciones limitadas con respecto a los efectos a largo plazo para la salud de una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios