ponle remedio ya

¿Gripe o constipado? Así puedes averiguar qué sufres de verdad

Ambas afecciones son muy molestas y comparten varios síntomas. Tomar medidas para solucionarlo antes de que sea tarde está en tu mano

Foto: Foto: Corbis.
Foto: Corbis.

El invierno ya está aquí. Llevamos un par de semanas dentro de esta estación tan fría, molesta y con las bajas temperaturas, a no ser que tengas un sistema inmunitario como el de Superman, llegan los constipados y la temible gripe. Cada año están en boca de todos y es lógico, porque desde diciembre hasta marzo, la actividad de estas afecciones alcanzan sus puntos más álgidos.

Puede ser fácil combinar ambas enfermedades cuando nos escondemos debajo de un edredón sintiéndonos totalmente desgastados, pero, ¿cómo podemos realmente diferenciarlos? Si bien ambos comparten varios síntomas, existen formas claras de saber cuál padeces y esto puede ser vital a la hora de decidir qué tratamiento escoger.

Diferencias

¿Sabes que existen más de 200 virus diferentes que provocan los constipados? Por ejemplo, la gripe está causada por el de la influenza y tiene un periodo de incubación de 18 a 36 horas mientras que el resfriado de 48 a 72. Tanta variedad de gérmenes hace que sea fácil que nos contagiemos varias veces a lo largo del año, cambiando cómo se manifiestan y nos afectan en nuestra vida diaria.

El goteo nasal es una de las principales características del resfriado y puede estar acompañado de congestión. Por el contrario, cuando padecemos gripe, la nariz suele estar despejada. Con los estornudos pasa exactamente lo mismo: se producen a menudo en los constipados y ocasionalmente en el segundo caso. En cuanto al picor de ojos es un síntoma que suele asociarse más con un proceso alérgico, aunque podría aparecer raramente.

El año pasado en España fallecieron 991 personas por la gripe y sus complicaciones

La tos, acompañada de mucosidad y el dolor de garganta aparecen también con los constipados. Si no hay mocos y tienes una tos seca, dolores de cabeza muy intensos, dolores musculares instensos en piernas y espalda, todo eso son síntomas propios de la gripe.

La señal más importante, reveladora y con la que mayor cuidado hay que tener es con la fiebre. Mientras que en los resfriados no suelen aparecer y si ocurre no es muy alta, cuando el virus de la influenza ataca tu cuerpo, la temperatura se eleva muchísimo, por lo que debes estar alerta por si hay riesgo de infección. Además, estar durante 4 o 5 días con este síntoma es normal, significa que tus defensas están luchando contra los virus.

Cuando te acatarras aparece poco a poco, pero si estás griposo los síntomas aparecerán de repente. Si bien es poco probable que un simple resfriado acabe en neumonía, infecciones bacterianas u hospitalización, hay mayores posibilidades para las personas con gripe, según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Mejor prevenir

Estarás de acuerdo que todos son un asco; pero afortunadamente, un resfriado es relativamente fácil de superar y muchos tratamientos ni siquiera requieren que salgas de casa o que tomes medicamentos. El Servicio Nacional de Salud de Reino Unido recomienda que descanses y duermas suficiente, que no cojas frío y que te mantengas hidratado. Además, recomienda que tomes suplementos de vitamina C, comas ajo o tomes zinc para que te recuperes rápidamente. Si esos métodos ayudan a restaurar tu sistema inmune y evitan la propagación de la infección.

En España, la camapaña de vacunación comenzó el pasado octubre. Sus responsables tienen aún en la cabeza los sombríos precedentes del año pasado, una temporada en la que 991 personas en nuestro país fallecieron por la enfermedad y sus complicaciones. Casi todos formaban parte de algún grupo de riesgo, pero un 49% de ellos no estaba ni siquiera vacunado.

Los síntomas de la influenza aparecen de repente y los resfriados poco a poco

Una gripe mal curada puede pasar factura. Así que no le restes importancia y empieza a cuidarte desde los primeros síntomas. Si actúas ante los primeros signos de malestar, será mucho más leve. No se trata de cortarla, sino de reforzar tus defensas para que el combate sea rápido y el virus no haga estragos en tu organismo. Come poco, bebe mucho líquido (evita el café o las bebidas carbonatadas), ponte paños de agua fría para que la fiebre baje, no te pongas mucha ropa ni pongas la calefacción más alta. Si tienes un humificador, ponlo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios