NO ES IMPOSIBLE

Los cinco mejores consejos para perder peso en invierno

La pereza nos invade a todos en estas fechas y las ganas de quedarse en casa aumentan. Afortunadamente, puedes conseguir tus propósitos físicos sin moverte del hogar

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Estas semanas que en breve sentarán alrededor de la mesa a toda tu familia prometen una serie de excesos con la comida de los que te arrepentirás el mes que viene. Y claro, eso sumado a los propósitos del Año Nuevo. Según un estudio realizado por el Grupo NC Salud, en el que participaron 200.000 personas de toda España, los españoles podrían ganar entre 2 y 5 kilos estas fiestas, siendo más notable el aumento entre los hombres (4,3 kilos de media) al de las mujeres (1,8).

Navidad es sinónimo de recogimiento familiar pero también de sentir hambre y pereza todo el tiempo. Si la temperatura del exterior es muy baja, salir a dar una caminata o incluso ir al gimnasio resultará una proeza solo al alcance de unos pocos con mucha fuerza de voluntad. Mejor el sofá y los mazapanes. En invierno, solemos dejar las actividades al aire libre para otro momento, sudamos menos y comemos más. Seamos realistas: perder peso se vuelve más difícil. A continuación, veremos una serie de consejos dietéticos para que le sepas plantar cara a un incipiente problema de obesidad y consigas todo aquello que te propones.

Elige productos frescos

Esencial. La pereza invernal no solo aparece a la hora de ir al gimnasio, también cuando haces la compra. Sopas ya hechas con aceite de palma, pizzas o pasta precocinada, fritos congelados... todo ello conseguirá que tu salud cardiovascular se resienta, al igual que tu aspecto físico. Cualquier producto envasado te llenará de sodio, conservantes y azúcares por doquier, entre otras muchas cosas.

El té, además de rehidratar el cuerpo, ayuda a conseguir una sensación saciante

El invierno es el mejor momento del año para salir al mercado y adquirir los productos frescos que venden. Lo mejor, como siempre, abastacerse de todo lo necesario y ser prevenido, no sea que te lo quiten. No esperes al último momento para hacer tus compras, ya que el género se acaba y al final puedes terminar pagando más por alimentos de una calidad inferior. Además, piensa que la Navidad es una oportunidad perfecta para, si eres padre o madre, introducir a tus hijos en la cocina, aunque al final, como ya sabes, acabes ocupándote tú de todo. Igualmente, puedes pedir ayuda a tus familiares y pasar un buen rato juntos haciendo la cena. No hace falta que sea una fecha señalada como Nochebuena o Nochevieja para realizar esta actividad en común.

Bebe té

Por lo general, sentimos menos sed durante los días fríos, lo que puede derivar en una deshidratación sin que nos demos cuenta. Y ya sabemos que un cuerpo deshidratado tiene un sistema metabólico débil. Bebe agua tibia o tés de hierbas calientes, no solo para rehidratar el cuerpo, sino también para conseguir una sensación saciante. Por ejemplo, el té verde, el negro o la manzanilla son conocidos por saciar el apetito y además impiden los atracones.

Una sopa baja en calorías

Siempre antes de ir a por el plato. Además de que en invierno siempre apetece llevarse un caldo calentito al estómago, diversos estudios han demostrado que tomar una sopa bien caliente justo antes de una comida o una cena evita los atracones. Precisamente porque invade el tubo digestivo, al igual que sucede si bebes mucha agua antes de llevarte el tenedor a la boca. Castellana, de pescado o de cocido. Eches lo que les eches, seguro que están sabrosísimas.

¡Qué aproveche! (iStock)
¡Qué aproveche! (iStock)

Ingiere proteínas

La proteína ayuda a mantenerte lleno por más tiempo, por lo que evita a toda costa llenarte de productos azucarados o con grasa, especialmente durante el invierno. Además, también ayuda a estabilizar los niveles de glucosa en sangre. Puedes ingerir tus carnes favoritas tan solo con un poco de sal y a la plancha, como si de la dieta keto se tratase. No engordarás y además disfrutarás mucho comiéndolas.

Participar en actividades físicas

El ejercicio físico no siempre pasa por salir a la calle. Si hace mucho frío y por nada del mundo quieres salir, puedes realizar yoga, flexiones o pilates. Lo único que necesitas es una manta cómoda donde conectar con tu cuerpo y veinte minutos de tu ajetreado tiempo. Este tipo de ejercicios son muy buenos no solamente para tu forma física, sino también para la mental, con lo que también te ayudarán a mantenerte desconectado de todos los quehaceres navideños, ya sean compras o preparativos para el gran banquete de Nochebuena.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios