actividades reparadoras

Los grandes beneficios para tu salud de ir con frecuencia a la sauna

Estos cubículos calientes son centenarios lugares de reposo. Pero seguramente nadie te ha contado la cantidad de beneficios que tienen para tu estado físico

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

"A menudo, mis visitantes confunden la pequeña cabaña que hay en la esquina de nuestro jardin con un cobertizo. Están casi en lo cierto. Soy un visitante habitual de ese pequeño edificio de madera. Voy allí completamente desnudo y no hay mucho más que un banco de madera para sentarse". ¿De qué se trata? Evidentemente, de una sauna. El periodista Edward Lucas lo tiene claro: es su momento favorito del día. Todo comenzó desde que adquirió este amor por los sudores entre maderas cuando vivía y trabajaba en Europa del Este.

"Viviendo con mi joven familia en Moscú una década después, frecuentábamos los famosos baños Sanduny en la capital rusa. En medio del mármol, los vitrales, los pilares de alabastro y el bronce pulido, aparecían hombres intimidantes con tatuajes mezclados con banqueros de aspecto débil y niños correteando a su alrededor", recuerda en un artículo escrito para 'The Daily Mail'. Las saunas se han utilizado desde hace cientos de años. Hoy en día, están asociadas a los momentos de tranquilidad o para eliminar el estrés. Pero también con la vida saludable. ¿Cuáles son los secretos de este peculiar lugar y los principales beneficios para la salud de los que presume?

Tonifica los músculos

Mejor que doscientos abdominales antes de salir a correr. Las saunas bajan la presencia de grasa en el cuerpo, reducen la celulitis, alivian el dolor y la fatiga articular. Pasar tiempo en ella también ayuda a perder peso al aumentar la intensidad de la función metabólica del organismo. Si creías que solo por sentarte y sudar ya quemas calorías, estabas en lo cierto.

Mejora la circulación

Si tienes problemas cardiovasculares, ingresar en una terapia de sauna puede ser una de tus mejores opciones para frenar cualquier tipo de riesgo. El ritmo cardíaco aumenta y los vasos sanguíneos se ensanchan, de ahí el aumento de la circulación. Esto puede llevar a reducir el dolor muscular, mejorar el movimiento de las articulaciones y aliviar el dolor de enfermedades como la artritis. El calor también puede promover la relajación, lo que conseguirá que sientas una agradable y placentera sensación de bienestar.

No solo elimina los patógenos tóxicos del exterior, también ayuda a eliminar los que llevamos dentro

Del mismo modo, estos centros hacen que los vasos sanguíneos sean más flexibles y así conseguir la oxigenación completa de los tejidos del cuerpo. Así, favorece la distribución óptima de nutrientes, con efectos beneficiosos para el pelo, la piel o las uñas. También ayuda a paliar varias dolencias respiratorias, como la congestión de pecho o la bronquitis, pues drena de forma natural los senos paranasales.

Elimina patógenos

¿A qué se debe este uso centenario de la sauna? En un mundo sin antibióticos ni conocimientos sobre esterilización, las saunas prometían ser un refugio natural contra las bacterias. Incluso en Rusia y Finlandia muchas mujeres daban a luz dentro de ellas. Pero no solo elimina los patógenos del entorno, también ayuda a luchar contra los que ya llevamos dentro. De hecho, elevar la temperatura corporal no deja de ser una de las defensas naturales del cuerpo. La fiebre, al fin y al cabo, no es un efecto colateral de la enfermedad, sino su cura. La sauna será una excelente elección en el caso de tener un resfriado, producidos por infecciones leves.

Sinónimo de confort. (iStock)
Sinónimo de confort. (iStock)

Elimina el estrés o la depresión

Estar expuesto a altas temperaturas encerrado en una de ellas es fantástico para reducir el estrés diario y experimentar mayores cotas de relajación. Es más o menos similar a llegar a casa y darte un baño de espuma con una buena copa de vino. Si el cielo existe, bien podría ser así. Las saunas son encierros voluntarios pensados para mejorar la salud mental de las personas, un liviano exilio de calor en medio de la rutina.

Ayuda a vivir más

Todos los beneficios mencionados tienen un mismo resultado: una vida más sana y larga. Así lo asegura un estudio realizado en más de 2.000 personas que demuestra que a mayor frecuencia del uso, menor mortalidad. En este sentido, si acudes regularmente a las saunas podrás morir de muchas cosas, pero lo que está claro es que será tarde y no por una enfermedad coronoraria, ya que como antes indicamos, reduce la tensión y mejora las funciones del corazón.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios