no entres en otro que no sea este

Olvídate del resto: el único inodoro que debes usar en un baño público

Cada vez que utilizamos el baño de un bar, centro comercial o cine estamos pendientes de que nada nos toque la piel pero, ¿cuál de los puestos es mejor utilizar?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Recuerdas el personaje de 'American Pie' al que llaman "culo fino", ese que solo podía hacer sus necesidades en casa? ¿Eres un poco así? ¿No puedes utilizar baños públicos para hacer aguas mayores? ¿Y si no queda más remedio?

Cuando te enfrentas a este 'problema', ¿qué puesto eligirás? Por lo general, te meterás en cualquiera que parezca razonablemente limpio y cruzarás los dedos, ¿verdad? Pero vamos a resolver este grave dilema. Poco sabías, la ciencia puede ayudarte a elegir cuál de los inodoros es el menos sucio, estadísticamente hablando.

Preferencia de centralidad

La investigación sugiere que debes evitar los puestos intermedios, si es posible. ¿Por qué? Cuando a varios sujetos se les da una lista de opciones iguales, la mayoría tiende a elegir la del medio, un pequeño hábito que los psicólogos llaman "preferencia de centralidad".

Si bien esta puede aplicarse a una variedad de opciones, también a los baños públicos. Un artículo de 1995 publicado en la revista 'Psychological Science' examinó los hábitos de cientos de personas en la costa de California. Después de asociarse con un custodio local, el psicólogo Nicholas Christenfeld hizo un seguimiento de la frecuencia con la que se cambiaba el papel higiénico en cada uno de los cuatro puestos durante 10 semanas.

Tranquilo, si lo que te preocupa son los virus que puedas coger, la piel actúa como una barrera natural contra ellos

Mientras que el 60% de los rollos terminados provinieron de los puestos intermedios, solo el 40% fue de los de los extremos. Eso indica que muchas más personas usaron los puestos en el medio de lo que la probabilidad aleatoria podría anticipar. Aún así, solo porque menos personas usen los puestos finales, eso no significa necesariamente que tengan menos gérmenes y sean mejores. Pueden tender a ser más sucios o que la frecuencia con la que los limpian sea menor.

Sentarse o no

Lo más importante que tienes que saber cuando vayas a hacer tus necesidades es que tu trasero mantiene a los microbios alejados de manera natural. Bueno, él como tal no, pero su piel sí –asumiendo que no tiene heridas abiertas–; es increíblemente impermeable incluso a los microbios más espantosos. "La probabilidad de que alguien contraiga una enfermedad al sentarse en un escusado es muy baja", explica.

Presta atención también a esto: normalmente un baño público no tiene más gérmenes que la mayoría de las otras superficies que tocas. "Es incorrecto decir que son más sucios que otros lugares", dice Adalj Amesh Adalja, médico de enfermedades infecciosas en el Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud. A menos que tengas problemas con tu sistema inmunológico desde antes, exiten las mismas probabilidades de pillar un virus aquí que un escritorio de oficina o de la mano de tu amigo que se haya apoyado en cualquier superficie contaminada. El experto señala que hay más bacterias en un trozo de césped (donde te encanta sentarte) o en un vaso de agua del mar que en un baño público.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios