ojo, que los cigarros siguen siendo malos

Las causas del cáncer de pulmón que no tienen nada que ver con fumar

Hay una serie de actos cotidianos que también son perjudiciales para la salud, te los contamos porque siempre es mejor prevenir que curar

Foto: Foto: iStock
Foto: iStock

Dicen que los rastros de nicotina permanecen en nuestro cuerpo hasta 10 días después de dar una calada. Cuando leemos en las cajetillas (tratando de no mirar la foto del pulmón, los dientes o la boca destrozados por los efectos) que el tabaco contiene alquitrán, no nos sorprendemos. A día de hoy, ni al más inocente le puede pillar desprevenido el hecho de que fumar es perjudicial para la salud. Oímos a los más ancianos recordar con cierta nostalgia que antes se podía fumar en los cines y en el metro pero como se nos ocurra encender esta tarde un cigarro en el parque se nos cae el pelo. Sabemos lo que hay.

Y, sin embargo, con esa contradicción típica del ser humano, seguimos fumando. España se encuentra entre los países con más adictos al tabaco del mundo, aunque este año su cifra ha caído por primera vez en treinta años. Cuando un fumador "de los de toda la vida" enferma de cáncer de pulmón podrá entristecernos, pero desde luego sorprendernos, como que no.

Sin embargo hay otras causas que pueden producirnos cáncer de pulmón sin haber fumado un solo cigarro en toda nuestra vida. De hecho puedes ser el epítome de la buena salud, haciendo ejercicio, comiendo sano, etcétera... y también contraer cáncer (vale, las posibilidades son bajas, pero están ahí). Según el Centro por el Control y la Prevención de Enfermedades, mueren unas 7.300 personas al año por cáncer de pulmón contraído por causas que no tienen nada que ver con fumar.

¿Cuáles son esas causas?

Exposición a gas radon

El gas radón es el que viene del suelo y puede entrar en tu casa. Aunque no lo parezca, causa unas 2.000 muertes al año. Sus efectos son tan nocivos que hasta tiene un día de "celebración" en Europa: el 7 de noviembre. Se trata de un gas incoloro, insípido e inodoro pero altamente radiactivo, que tiene la capacidad de adherirse al aire, por lo que puede entrar en nuestros pulmones, provocar mutaciones en el ADN y producirnos cáncer de pulmón. Solo es nocivo en lugares cerrados, por lo que la forma más sencilla de eliminarlo es aireando las viviendas durante 10 minutos diarios. En Estados Unidos, por ejemplo, es obligatorio presentar las mediciones de este mortífero compañero antes de vender una casa.

El amianto

Utilizado desde el siglo XIX en Norteamerica, su uso aumentó considerablemente durante la Segunda Guerra Mundial y, desde entonces, se emplea en muchísimas industrias (como aislante, como combustible)... como sucede con el gas radón, al inhalar las fibras de amianto (lo que puede suceder tras sacudir los productos que las contienen) es posible que se alojen en los pulmones, se acumulen y causen inflamación o cicatrices, lo que lleva a serios problemas de salud. No solo cáncer de pulmón, también de laringe o incluso ovarios.

Otros carcinógenos

Otras sustancias que pueden encontrarse en los lugares en los que trabajamos y que también producen cáncer son:

  • Arsénico
  • Diésel
  • Cromo
  • Níquel
  • Berilio
  • Cadmio
  • Alquitrán y hollín

Podríamos deducir que practicamente toda la tabla periódica.

Unas 7.300 personas mueren al año por cáncer de pulmón sin haber fumado nunca

Lo que se recomienda es que si por obligación tienes que trabajar con estos productos, limites la exposición a los mismos el mayor tiempo posible.

Polución

Como no podía ser de otra manera, la polución es un factor de riesgo determinante a la hora de contraer cáncer de pulmón. Como dato curioso, de las 10 ciudades más contaminadas del mundo, nueve están en India. Aunque no entremos dentro del top 10 no estamos exentos de peligro. El Centro Internacional de Investigaciones por el Cáncer estima que 223.000 personas alrededor del mundo murieron en 2010 por cáncer de pulmón causado por la polución.

Shanghái vista desde las alturas. (Wikipedia).
Shanghái vista desde las alturas. (Wikipedia).

Contraer VIH

La gente infectada con el virus de la inmunodeficiencia humana puede tener más del doble de riesgo de contraer cáncer de pulmón que los que no están infectados, según el Instituto Nacional del Cáncer. Aunque no está muy claro si esto se debe a que también se encuentran mayores tasas de tabaquismo en las personas infectadas. Algunos investigadores señalan que el debilitamento del sistema inmunitario puede jugar un papel importante en todo esto.

La familia

Tener un familiar (padres o hermanos) que ha sufrido cáncer de pulmón aumenta por dos el riesgo de padecerlo, más si tu familiar fue diagnosticado siendo joven. Por ello es importante la prevención y hacer chequeos anuales con el fin de comprobar que todo está en orden y funciona adecuadamente.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios