EN SUELO SELENITA

¿Qué pasaba con las botas de Armstrong cuando pisó la Luna? Una curiosa teoría

Una imagen del Museo Nacional del Aire y del Espacio del Smithsonian muestra el traje de Armstrong. La huella no coincide para nada con la suela de las botas. ¿A qué se debe?

Foto: La famosa huella de Amstrong, sobre el Mar de la Tranquilidad. (iStock)
La famosa huella de Amstrong, sobre el Mar de la Tranquilidad. (iStock)

21 de julio de 1969. Las cuatro menos cuatro minutos, hora española. Tres nombres que pasarían a la historia y estarían en boca de todos los españoles del momento, exaltados ante uno de los mayores hitos de la historia: Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin y Michael Collins. La misión del Apolo 11 es un vasto campo de teorías de la conspiración y misterio cuyas dudas tal vez nunca se disipen.

"Voy a salir del módulo lunar, ahora... Este es un pequeño paso para un hombre. Un salto gigantesco para la humanidad". Armstrong, decidido y emocionado, pronuncia estas palabras nada más pisar suelo lunar en el Mar de la Tranquilidad. Mientras, las imágenes en vivo son seguidas en televisión por millones de espectadores y retransmitidas desde las instalaciones del Observatorio Parkes, en Australia. Después, llega el turno de Aldrin. Juntos, recorren el terreno durante más de dos horas recogiendo 22 kilos de muestras de suelo y rocas lunares e instalando instrumental científico para detección de sismos, partículas solares y un reflector láser.

Lo que han hecho nos enorgullece y rezamos para que vuelvan sanos y salvos a la Tierra

Los astronautas se percatan de la baja gravedad y comienzan a realizar sus tareas. El comandante instala una cámara de televisión sobre un trípode a veinte metros del módulo lunar. Más tarde, ambos despliegan una bandera estadounidense, no sin cierta dificultad a la hora de clavarla, e inician una conversación telefónica con el presidente de los Estados Unidos, que en esos momentos era Richard Nixon. "Desde ahora el cielo forma parte del mundo de los hombres", pronuncia el presidente. "En este momento único en la historia del mundo, todos los pueblos de la Tierra forman uno solo. Lo que han hecho nos enorgullece y rezamos para que vuelvan sanos y salvos a la Tierrra". Y así fue. Tres días más tarde, el 24 de julio, volvieron a casa, en un perfecto amerizaje en las aguas del Océano Pacífico, poniendo fin a la misión.

Desde ese momento, podría decirse que la humanidad ya nunca volvería a ser la misma. En total, ha habido 6 misiones espaciales que llegaron a la superficie selenita y 12 personas han caminado por ella. El último de ellos, Eugene Cernan, lo hizo en diciembre de 1972. El Apolo 11, sin embargo, fue la primera misión sobre la que se han escrito ríos de tinta y que ha dado pie a cientos de conspiraciones. Hasta se ha llegado a afirmar que fue un montaje cinematográfico organizado por el gobierno de los Estados Unidos para ganar la carrera espacial contra la Unión Soviética en el que contrataron al director Stanley Kubrick para engañar a todo el mundo. La idea no es descabellada; su película '2001: A Space Odyssey', estrenada un año antes del alunizaje de Armstrong, marcó un antes y un después en el cine de ciencia ficción por su gran realismo.

Pero ahora ha emergido un nuevo detalle que había pasado por alto. La duda nace de la forma de la huella lunar dejada por la suela de la bota del uniforme de astronauta de Neil Armstrong, que supuestamente usó para dar el primer paso. Varios usuarios de Internet han comparado una foto del traje espacial del Apolo 11 que usó Armstrong, tomada en 2015 por el astrónomo Phil Plait en el Museo Nacional del Aire y del Espacio del Smithsonian, con la famosa fotografía de la huella. Esta es la imagen:

Foto: Museo Nacional del Aire y del Espacio Smithsonian, NASA
Foto: Museo Nacional del Aire y del Espacio Smithsonian, NASA

El dibujo de la huella del traje no coincide en absoluto con la huella plasmada en la superficie selenita. Entonces, ¿al fin se ha comprobado que el aterrizaje en la Luna fue un montaje y que el Apolo 11 resultó ser un engaño perpetrado por el gobierno de Estados Unidos? Tal vez fuera más divertido y apasionante decir que sí, pero no; hay una explicación.

Mientras Armstrong y los demás miembros de la tripulación llevaban el traje Apollo/Skyklab 47L que se muestra en la imagen de arriba, tenían más equipo. En concreto, sus botas llevaban un revestimiento protector denominado "chanclos" que los dos astronautas llevaban como prevención contra posibles rasgaduras y para defenderse del polvo lunar. Más allá de eso, la huella que aparece en la famosa fotografía no es ni siquiera de Armstrong, sino de Aldrin, según la NASA.

El hecho más emocionante para mí fue aterrizar

Si todavía permaneces en el frío escepticismo, quizás dentro de unos años se podrá comprobar si estas huellas las dejaron los astronautas de la misión Apolo 11. "Las primeras huellas en la Luna estarán allí durante un millón de años. No hay viento que las difumine o las vaya a borrar", asegura la agencia espacial estadounidense. Una última pregunta: ¿Por qué estos "chanclos" no están en el museo como el resto del equipo de Armstrong? El caso es que la tripulación dejó en la superficie lunar cerca de 100 objetos utilizados durante el viaje como medida desesperada para ahorrar peso de cara a la vuelta, según informan desde 'Bored Panda'.

Pero más allá de los pasos, para Armstrong el mayor logro consistió en saber aterrizar el módulo lunar. "La parte más emocionante parra mí, como piloto, fue aterrizar sobre la Luna", declaró en la revista 'The New Space Race' en agosto de 2007. "El hecho de aterrizar fue, con diferencia, la parte más difícil, el mayor desafío de la misión. Caminar sobre la superficie lunar se nos antojaba muy interesante, pero era algo que considerábamos razonablemente seguro y predecible. Por eso, obtuvimos mayor sensación de euforia al aterrizar que cuando salimos a caminar".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios