Un móvil y una turista muerta hace 8 años: ¿qué hay tras el último hilo viral de Twitter?
  1. Alma, Corazón, Vida
¿suplantación de identidad?

Un móvil y una turista muerta hace 8 años: ¿qué hay tras el último hilo viral de Twitter?

Nela García se presenta en su biografía de la red social como "programadora por el día, 'gamer' por la noche" y uno de sus hilos de Twitter ha comenzado a rodar por las redes

placeholder Foto: Nela García ha publicado en su perfil un inquietante hilo. (Twitter)
Nela García ha publicado en su perfil un inquietante hilo. (Twitter)

"A ver, tengo que contar esto porque estoy FLIPANDO". Así empiezan muchos de los hilos de Twitter que recientemente se han puesto de moda para contar, en mucho más de 280 caracteres, historias que no caben en un solo tuit. Muchos recordarán el crimen resuelto por Modesto García a propósito del primer certamen de literatura organizado por Twitter a principios de verano; aquella historia de un joven cuya muerte se había maquillado para parecer un suicidio que firmaba, después de casi media hora de interesante lectura, con el hashtag #FeriadelHilo. Otros tendrán en mente a Manuel Bartual, fenómeno en las redes sociales el pasado verano que le otorgaron al escritor más de 300.000 seguidores, muchas intrigas y alguna que otra dura crítica. Son muchos los relatos interesantes que se han ido escribiendo en esta red, que ha pasado de ser una vía de 'microblogging' a una readaptación de la forma de comunicar.

Y entre ellos, está el de Nela García, que se presenta en su perfil de Twitter como hija de su madre, "programadora por el día" y "'gamer' por la noche". Nela (@nelagarnela) ha elegido este 20 de agosto para contar su propia historia. Después de ese 'flipando' escrito con mayúsculas, inicia su historia: "El otro día me encontré este móvil por la calle. Al principio pensé que era de la chica de la foto, pero acabo de descubrir que eso es imposible porque murió hace ocho años en Estados Unidos. Y es que esto no es lo más extraño de todo". Aquí empieza todo. Una historia que cuenta con más de 76.000 'likes' , más de 37.000 'retuits' y muchos comentarios en los que se acusa a la autora de haber inventado la historia. Eso sí, una historia que todavía no tiene final.

El móvil, explica Nela, lo encontró la "semana pasada" de madrugada, cuando regresaba a casa. "Estaba tirado en un parque cerca de la plaza de Legazpi", añade, en el distrito madrileño de Arganzuela. "Una cosa que me pareció rarísima era que no tenía código de bloqueo", continúa, por lo que pudo acceder con mucha facilidad al contenido del aparato. "Pensé en buscar algún número al que avisar, pero atención: en la agenda no tenía ningún contacto. Luego miré las 'apps' y había poquísimas. Ni siquiera WhatsApp". ¿Un 'smartphone' de una chica joven, sin aplicaciones, sin contactos... y sin vía de mensajería instantánea gratuita? Extraño. No obstante, la tuitera prosigue con su historia, ya que sí tenía "perfiles en Instagram y Facebook". "Y ahí pude ver a quién pertenecía supuestamente el móvil: una tal Marta Gutiérrez, de Madrid".

"Había muy pocas fotos suyas, casi todo eran fotos de edificios o paisajes, sin textos ni comentarios. Tampoco seguía a nadie ni tenía seguidores"


La tuitera, asombrada por la impersonalidad de los perfiles —"había muy pocas fotos suyas, casi todo eran fotos de edificios o paisajes, sin textos ni comentarios. Tampoco seguía a nadie ni tenía ningún seguidor"—, sigue investigando hasta que encontró su correo electrónico. "Le escribí. No recibí respuesta, así que publiqué este post en su muro. Como ya me imaginaba, nadie contestó", explica, añadiendo una imagen en la que se puede ver un comentario redactado desde el propio perfil de la supuesta dueña del teléfono explicando cómo se había hecho con el teléfono. Ante la ausencia de respuesta, comienza su investigación.

"Que ya en modo 'hacker' puse fotos de su Facebook en Google Imágenes, para ver si encontraba otro perfil de esta chica, porque al buscar por su nombre me aparecían demasiados resultados. Así llegué a este blog pero atención al perfil de la autora". En este punto, @nelagarnela llega a un blog de viajes de título 'Mi viaje a España 2008, en inglés, en el que si bien aparece la misma imagen de perfil que las cuentas de redes sociales del teléfono extraviado, lo hace con un nombre diferente. "¡Hola! Soy Beatrice Williams. Por favor, únete a este maravilloso viaje a España. Estaré de visita por Madrid, Barcelona, Sevilla y otras ciudades del norte de España con mis amigas de la universidad Susan y Esther. Compartiré mis mejores experiencias para mi familia y amigos, pero si estás leyendo esto y eres un extraño, ¡también eres bienvenido!", se puede leer. Marta Gutiérrez había pasado a ser Beatrice Williams.

placeholder

En la página web solo aparecen algunas fotos: "Exactamente las mismas que hay en el Facebook de Marta Gutiérrez", asegura la tuitera. "Parece que la tal Marta, sea quien sea, estaba usando las fotos de esta chica", concluye Nela García. Al buscar un correo electrónico en el perfil del blog de Beatrice Williams, Nela García encuentra al fin un sitio al que dirigirse, y ahí escribe para "avisarle de que había alguien suplantando su identidad". Una vez más, no obtiene respuesta... hasta unas horas después. "Y es aquí cuando he flipado muchísimo. Beatrice Williams murió hace ocho años": a sus palabras acompaña una imagen, una captura de pantalla del correo electrónico enviado por un supuesto Markus Williams, "padre de Beatrice".

"Siento comunicarte que mi hija Beatrice murió hace ocho años en un trágico accidente de tráfico aquí, en Minnesota. Desde entonces redireccioné su correo electrónico al mío, por eso he recibido este mensaje", responde el padre. "Me preocupa el hecho de que alguien esté utilizando las fotografías de mi hija para suplantar su identidad. Ya he denunciado estas cuentas, pero por favor, hazlo tú también". Pero la historia continúa.

Llamadas extrañas

"Antes de revisar todas las 'apps' miré el registro de llamadas, y ahí sí que había un número al que la supuesta Marta Gutiérrez había llamado muchas veces". El número en cuestión, sin registro aparente, era 722172245, al que la propia tuitera trata de llamar. "FLIPA lo que pasa cuando llamas", escribe, añadiendo un breve vídeo en el que se puede escuchar qué es lo que suena al llamar: "Prueba número seis. Consigue las doce piezas y envíanos la clave".

Desde El Confidencial hemos tratado de llamar a este mismo teléfono y si bien el mensaje suena con la misma voz, no es el mismo. En esta ocasión lo que se escucha es: "Tu teléfono no está autorizado. Por tu propia seguridad, no vuelvas a llamar a este número. Gracias". "Y otra cosa muy loca es que había mensajes de texto recibidos desde ese mismo teléfono con secuencias de números y letras", agrega.

Nela García continúa explicando las diferentes hipótesis que ha barajado: un estafador que había usado las imágenes de Beatrice sin saber que estaba muerta... o que todo estuviera relacionado con "algún tipo de juego de internet". "Hace poco estuve leyendo sobre juegos virales que llevaban a la gente a hacer cosas muy locas. Por lo que leí, detrás de estos juegos suele haber estafas o robo de datos o cosas así", señala. Pero nada la convence e insiste en que lo que más le obsesiona es que el teléfono en cuestión no tuviera un patrón o un código PIN de bloqueo. "Igual me estoy montando una peli, pero quizás la persona que tenía este móvil no lo ha perdido sino que se ha deshecho de él a propósito". La historia, más o menos, termina aquí.

¿'Invent'... o nuevo caso repetido?

Entre las respuestas que recibe la tuitera, muchas tienen clara una cosa: todo es un 'invent'. La propia Nela García pide colaboración para encontrar alguna explicación y algunos de los usuarios aportan sus ideas: las secuencias de números son coordenadas de diferentes puntos de Madrid, las doce piezas hacen referencia a los mensajes que tienen las secuencias —un tuitero apunta incluso a que "de camino a la duodécima coordenada perdió el móvil"—; los números que aparecen en muchas de sus fotos de Instagram pueden ser relevantes para la historia... Pero hay un tuitero que ha ido un poco más allá.

Jose Alonso (@JoseAlonso) ha hecho un ejercicio relativamente sencillo para buscar el origen de Beatrice Williams. En el perfil del blog de la supuesta Beatrice Williams aparece, como en todos los perfiles, un número de identificación. Sin ir muy lejos, copiando directamente el número de identificación (02191864666736594602) y pegándolo en el buscador de Google se obtiene un único resultado: un perfil de usuario de nombre Manuel Bartual. Algunos tuiteros apuntan a un acuerdo publicitario entre el escritor y la marca del teléfono en cuestión. Lo que sí está claro es que el año pasado, Bartual comenzó su famoso hilo un 21 de agosto por la tarde, en plenas vacaciones. En esta ocasión, el hilo arranca casi el víspera del día en que se cumple un año de aquel.

La última foto

Eso sí, hasta que el hilo no llegue a su fin no se descubrirá si es un nuevo relato de no ficción de Bartual o se trata de una campaña de publicidad, y esto parece que ocurrirá la noche del martes, 21 de agosto. En las últimas publicaciones de la tuitera, ésta ha explicado que, como bien le habían dicho varios usuarios de las redes sociales, los códigos en los mensajes del teléfono son coordenadas de diferentes puntos de Madrid, que coinciden con los puntos desde los que se tomaron las imágenes que aparecen en el perfil de Instagram de la ficticia Marta Gutiérrez. La conclusión es que hay que sacar una determinada foto, en un punto concreto a una hora fijada previamente. Una vez sacada la última imagen, de todas ellas se extrae una clave.

"La mierda es que yo no puedo ir porque tengo que pasar la noche con mi madre y vive lejos de esa zona", asegura Nela García. Para cerrar el círculo, ha pedido a los usuarios que puedan que se acerquen al punto en cuestión, que ella misma ha calculado con las coordenadas. La hora de encuentro: las 23:47. "De verdad, gracias a todos los que estáis diciendo que vais a ir esta noche. Por favor, tened mucho cuidado". Ahora solo queda esperar.

Virales Redes Sociales Twitter Internet
El redactor recomienda