Alimentación: La sopa quemagrasas: el caldo milagroso que te hará perder 8 kilos en una semana
dieta exprés

La sopa quemagrasas: el caldo milagroso que te hará perder 8 kilos en una semana

Una sopa de verduras y mucha fuerza de voluntad es todo lo que necesitas para que tu cuerpo elimine grasas, toxinas e hidratos de carbono de tu organismo en solo siete días

Foto: Una sopa de verduras que te hará perder peso y notar resultados rápidos. (iStock)
Una sopa de verduras que te hará perder peso y notar resultados rápidos. (iStock)

Muchas veces, las dietas no salen tal y como esperamos. Esos pantalones que antaño te quedaban de forma espléndida ya no te cierran, te miras al espejo y percibes una prominente elevación en tu abdomen que pide a gritos medidas implacables para atajar las grasas acumuladas de una vez por todas. Hoy te ofrecemos una dieta revolucionaria que te hará perder hasta ocho kilos en una semana.

No se trata exactamente de una dieta al uso, solo dura siete días y bajo ningún concepto puedes ampliar su duración. El reto consiste en una simple sopa de verduras, comúnmente llamada sopa quemagrasas. Dicho caldo fue patentado por un conjunto de especialistas del Sacred Heart Memorial Hospital, en Estados Unidos, para hacer adelgazar a pacientes que debían ser operados del corazón urgentemente y que, para ello, necesitaban perder peso de forma inmediata. Solo se recomienda bajo circunstancias excepcionales en las que quieras ir al grano para ver resultados cuanto antes.

Su secreto radica en que es una sopa hipocalórica con muy bajas cantidades de sustancias grasas e hidratos de carbono

Por ello, te pedimos que seas consciente de que no es una dieta convencional y que solo debes llevarla a cabo en caso de poseer una gran fuerza de voluntad y una necesidad imperiosa de adelgazar. También deberás consultar a tu nutricionista antes de hacerla, ya que es de vital importancia someterte a una analítica para comprobar que tienes todos los niveles de vitaminas y minerales bien equilibrados.

La receta de la sopa consiste en una serie de verduras frescas, baratas y localizables en cualquier supermercado que, como en una sopa convencional, son hervidas al vapor. Su secreto radica en que es una sopa hipocalórica con muy bajas cantidades de sustancias grasas e hidratos de carbono. Su nombre proviene del hecho de que cuanta más cantidad de sopa bebas, más peso estarás perdiendo, ya que se compone de 'frigorías' mediante las que, al ser metabolizadas, el cuerpo quema más calorías que las que la sopa aporta. También se encarga de limpiar el cuerpo de impurezas y los que ya la han probado aseguran sentirse mucho más ligeros.

Tomates, repollo, cebollas...

Los ingredientes que componen esta sopa son verduras y hortalizas tan comunes que no nos resultará nada complicado encontrarlas en cualquier mercado de barrio o supermercado. Como no es nada difícil ni caro hacerse con ellas, lo verdaderamente complejo será adaptarte a comer lo mismo durante siete días, por lo que la parte más importante recaerá sobre ti y en conseguir armarte de una gran fuerza de voluntad para cumplir el objetivo.

El brócoli es uno de los alimentos más benificiosos de la dieta. (iStock)
El brócoli es uno de los alimentos más benificiosos de la dieta. (iStock)

En primer lugar, los típicos tomates de ensalada, que contienen mucho potasio, cloro y fósforo, solo poseen 19 calorías por 100 gramos y están riquísimos. Son diuréticos y tienen un alto contenido en minerales, por lo que revitalizarán tus tejidos y órganos, insuflándoles nueva vida.

En segundo lugar añadiremos cebollas grandes, conocidas por su cualidad depurativa en el organismo. Al igual que los tomates, comparten el fósforo y potasio, y también contienen azufre y, cómo no, mucha agua. Están recomendadas especialmente para la eliminación de líquidos y ácido úrico, por si te has cebado a marisco en las últimas fechas. Solo contienen 20 calorías por cada 100 gramos.

¿Cuándo y cómo? A la hora que quieras y cuanto quieras, no importa las veces que repitas


Un buen repollo o col. Rico en potasio, azufre, calcio y sales minerales ácidas, combate los problemas de estreñimiento y mejora la salud de la piel. Son 40 calorías por 100 gramos.

Unos cuantos tallos de apio. Con un alto poder diurético, el apio ayuda a luchar contra los altos niveles de ácido úrico en el cuerpo, al igual que las cebollas. Posee solamente 19 calorías por cada 100 gramos.

No podían faltar los pimientos, tanto verdes como rojos. Poseen importantes propiedades antioxidantes y mucha vitamina C. Además, también te ayudarán a sentirte lleno gracias a que imprimen una sensación de saciedad en el cuerpo y ayudan al estreñimiento. Solo 10 calorías por cada 100 gramos.

Por último, los ingredientes más elementales, ya que harán que tu sopa coja el sabor que merece: la sal y la pimienta. También puedes añadirle diferentes especias para conseguir un sabor más profundo, como orégano, cúrcuma o albahaca.

Cuándo y cómo tomarla

Las verduras y mucha fuerza de voluntad harán que perder los ocho kilos sea una realidad. (iStock)
Las verduras y mucha fuerza de voluntad harán que perder los ocho kilos sea una realidad. (iStock)

Para llevar a cabo esta dieta tan dura y estricta, es importante no saltarse los pasos a seguir. Los primeros días serán los más difíciles, ya que tu hambre se disparará y lo único que puedes hacer es ingerir esta sopa. ¿Cuándo y cómo? A la hora que quieras y cuanto quieras, no importa las veces que repitas.

El primer día solo tomaremos la sopa combinada con alguna fruta baja en azúcar. Los expertos recomiendan acompañarla de fruta con propiedades diuréticas y bajas en grasa, como el melón o la sandía. También podemos exprimir una naranja y hacer zumo, siempre que sea natural y casero, nada de zumos envasados. Hay que evitar los plátanos.

El segundo y el tercer día serán los que más te costarán. El hambre sigue en aumento y el cuerpo percibe que no ha recibido los hidratos a los que está acostumbrado. Tus tripas comenzarán a rugir, pero aguanta y acompaña tu sopa con verduras cocinadas al gusto: al vapor, asadas o a la plancha. Se recomiendan las hortalizas de hoja verde, ricas en nutrientes. Esta vez no podrás comer nada de fruta, ni siquiera en zumo. El tercer día comeremos lo mismo que el segundo, pero en este caso le añadiremos alguna fruta o zumo natural.

El quinto día podremos tomar un poco de carne (de vacuno o pollo) que contrarrestaremos con mucha agua ante la entrada de ácido úrico


Tras estos tres primeros días, seguramente sientas cómo tu organismo habrá rebajado unos pocos kilos. Como siempre, depende de cada persona, pero seas hombre o mujer, ya habrás notado la pérdida de peso.

El cuarto día repondremos el azúcar en nuestro cuerpo con entre tres y seis plátanos antes o después del caldo. Además, te mantendrán lejos de la tentación de comer dulces y hacer que tu objetivo se vaya al garete. También puedes beber leche desnatada y, obviamente, mucha agua.

Ya ha llegado el quinto día y por fin podemos comer un poco de carne. Añadiremos a la sopa, que se debe de tomar mínimo una vez al día, hasta medio kilo de pollo sin piel o carne magra de vacuno. Es de vital importancia beber mucha agua para contrarrestar la entrada del ácido úrico con las carnes.

El sexto día recuperaremos proteínas con carne magra de vacuno o pollo, como en el quinto. Eso sí, nunca frita: al horno o a la plancha.

El último día lo dedicaremos a limpiar nuestro intestino. Ningún alimento mejor para ello que el arroz (siempre integral) y leche desnatada con salvado, avena o cereales integrales. Terminaremos los restos de nuestra sopa, y la dieta y su consiguiente sacrificio por fin habrán terminado.

Recomendaciones a tener en cuenta

El alga espirulina facilitará la entrada de nutrientes en tu organismo. (iStock)
El alga espirulina facilitará la entrada de nutrientes en tu organismo. (iStock)

Como bien decíamos, cada persona es un mundo y dependiendo de su metabolismo, esta dieta puede ser recomendable o no. Por ejemplo, aquellos afectados de diabetes o insuficiencia renal deberán abstenerse de realizarla.

Para facilitar la entrada de nutrientes y no sentirnos mareados o bajos de fuerza, podemos ingerir alga espirulina, solo si no sufrimos problemas de tiroides.

Otro punto clave es evitar el esfuerzo físico y el ejercicio, ya que nos podemos sentir muy débiles o cansados. En todo caso, un paseo no le hace mal a nadie, así que una marcha continua y relajada nos servirá como perfecta sustitución del entrenamiento físico.

Y, como decíamos al inicio del artículo, consulta siempre a tu médico o nutricionista antes de someterte a una dieta tan estricta. No prosigas con ella y, una vez acabe la semana, vuelve a una alimentación sana y equilibrada, además de no descuidar tu sesión diaria de deporte. Solo de esta forma lograrás mantener el peso reducido tras la dieta y que tus objetivos se cumplan y persistan en el tiempo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios