compatible con la dieta

¿Sales este 'finde'? ¿Vas a beber? Haz esto

Sigue estos cuatro consejos para reducir los efectos colaterales del alcohol al mínimo, sin olvidarse de que lo más importante es disfrutar de la noche

Foto: ¿Cerveza o copa? Que la noche decida. (iStock)
¿Cerveza o copa? Que la noche decida. (iStock)

Esta noche, por fin, habéis quedado para salir de fiesta. Tras semanas de infatigables mensajes de Whatsapp, malentendidos y gente que cancela en el último momento, ya no hay nada que se interponga entre una buena juerga con tus amigos y tú. Unas cervezas, risas y tal vez caigan una o dos copas. En definitiva, que la noche decida. Entonces, recuerdas que te habías comprometido a adelgazar y que no quieres tirar todo ese esfuerzo por la borda. Un día es un día, pero más vale que sigas estos consejos para antes, durante y después de la ingesta. Ni siquiera notarás la diferencia: vas a pasarlo igual de bien y, además, los daños colaterales del alcohol se reducirán al mínimo.

Come antes y no después de salir

¿Alguna vez te ha pasado? (iStock)
¿Alguna vez te ha pasado? (iStock)

La forma de beber influye y mucho: si se toma en ayunas, llega antes al torrente sanguíneo y precipita sus efectos, que pueden llegar a su punto álgido entre media hora y dos horas después del consumo. En cambio, cuando se bebe después de haber comido, los efectos secundarios del alcohol se minimizan. Por si fuera poco, cuando dejamos no nos alimentamos bien antes y durante esa noche de fiesta lo más probable es que lo primero que hagamos al llegar a casa sea asaltar la nevera. Aunque sea a altas horas de la madrugada, sientes un impulso irrefrenable de acabar con todas las sobras de tu frigorífico.

La mejor forma de hidratarse durante la noche es tomar un vaso de agua entre cada bebida alcohólica y otro antes de irse a dormir

En este sentido, un estudio de la Universidad de Indiana, publicado en la revista 'Obesity' asegura que beber mucho alcohol puede provocar que el cerebro sea más sensible a ciertos estímulos alimenticios, como el olor. De esta forma, estos antojos nocturnos se vuelven irresistibles y terminamos comiendo en exceso. Por eso, trata de minimizar el efecto alimentándote antes y no después de salir de marcha.

Cuidado con el número de bebidas

Uno puede perder la cuenta de las cervezas que llevas cuando tu equipo va ganando. (iStock)
Uno puede perder la cuenta de las cervezas que llevas cuando tu equipo va ganando. (iStock)

Es fácil dejarse llevar cuando uno está en un bar pasándoselo bien con los amigos. Uno empieza con una simple cañita y termina como si no hubiera un mañana: una y otra y otra… así hasta perder la cuenta. Cuando se le presenta un paciente con una situación parecida, la nutricionista Carolyn Brown suele recomendar el autocontrol (estar al tanto de cuánto se bebe y cuánto afecta esto al cuerpo de cada uno) y no superar la decena de bebidas alcohólicas por semana. No solo porque su consumo esté relacionado con el aumento de peso (sobre todo si se hace de forma habitual y se junta con el sedentarismo y una predisposición genética), sino también porque es el factor de riesgo modificable que más enfermedades genera. No obstante, y aunque tengamos la percepción de que en España se bebe demasiado, el consumo sigue estando por debajo de la media europea.

Mantente hidratado

El alcohol es un diurético y como tal te hace perder más líquido del que consumos. Muchos de los efectos molestos que se sienten tras una noche de fiesta están relacionados con esta deshidratación. La mejor manera de evitar la resaca es… beber menos alcohol. Sí, qué desilusión. No obstante, y aunque sea menos efectivo, también puedes tomar un vaso de agua entre cada bebida alcohólica y otros antes de irse a dormir. Lo recomienda la nutricionista Brown, con el fin de que la resaca no te acompañe en la mañana del domingo.

Evita las bebidas azucaradas

El enemigo público número uno. (iStock)
El enemigo público número uno. (iStock)

La mayoría de las bebidas alcohólicas contienen un bajo contenido de azúcar, pero la cosa cambia cuando le añadimos el refresco (aunque sea 'light'). Si la guerra contra el tabaco se considera prácticamente ganada, ahora es el turno de las azucaradas. La combinación con el alcohol es, en definitiva, como añadirle “más leña al fuego” y constituye un factor de riesgo principal de diversas enfermedades crónicas, como la diabetes, las cardiopatías y ciertos tipos de cáncer. Para que nos hagamos una idea, cada lata de refresco que usamos para hacer el cóctel contiene 30 gramos de azúcar, más o menos el equivalente a seis cucharaditas de té. La OMS asegura que su consumo es un hecho indicativo de una dieta de poca calidad, ya que las calorías aportadas tienen poco valor nutricional y no proporcionan la misma sensación de saciedad que un alimento sólido.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios