Cómo desarrollar tu felicidad

Las seis decisiones más importantes que toda persona tiene que tomar en su vida

El neurocientífico Moran Cerf propone limitar el número de elecciones al mínimo con tal de evitarnos esa angustia fomentada por el dilema constante

Foto: Elegir a veces causa fatiga. (iStock)
Elegir a veces causa fatiga. (iStock)

La vida es una constante sucesión de decisiones. Desde qué comer en el desayuno hasta casarse o permanecer soltero. Algunas, en teoría, son más importantes que otras, se toman con mayor o menor meditación, haciendo caso o no a nuestros prejuicios y emociones. Sea como fuere, somos conscientes de lo que tenemos entre manos, de que cada elección determina el rumbo de nuestra vida y eso nos causa ansiedad y, por ende, fatiga.

Precisamente el neurocientífico Moran Cerf, profesor en la Northwestern University de Illinois, ha estudiado los mecanismos neuronales que subyacen en todo este proceso. Su investigación concluye que la manera más convincente de desarrollar nuestra felicidad tiene poco que ver con los bienes materiales, nuestras experiencias o incluso nuestra filosofía personal. Todo se reduce, señala, a una serie de decisiones que hay que tomar en algunos momentos clave de nuestra vida.

Si quieres convertirte en una persona más divertida o en forma, deberías rodearte de gente con sentido del humor o que vayan al gimnasio

El problema es que, según comenta en 'Business Insider', el proceso está plagado de sesgos que nublan nuestro juicio: “La gente recuerda malas experiencias como buenas y viceversa, y dejan que sus emociones conviertan una elección racional en una que no lo es”. En definitiva, propone limitar el número de decisiones al mínimo con tal de evitarnos esa angustia fomentada por la elección constante. En este sentido, el neurocientífico ha reducido las cuestiones importantes a seis:

1. Elige bien a tus amigos

Rodéate de aquellos que te hagan sentir bien. (iStock)
Rodéate de aquellos que te hagan sentir bien. (iStock)

La decisión más importante que podemos tomar en nuestras vidas es elegir con quién pasamos el tiempo y, a su vez, el método que más y mejor garantiza nuestro bienestar. Dado que la toma de decisiones suele ser defectuosa y agotadora, argumenta, elegir un círculo social estable aumenta las posibilidades de llegar a ese estado llamado felicidad.

La toma de decisiones está plagada de sesgos que nublan nuestro juicio. La gente deja que sus emociones intervengan

Su investigación concluye que las ondas cerebrales de las personas se sincronizan cuando están en presencia de otro: “Cuanto más estudiamos el compromiso, vemos una y otra vez que la gente alinea su mente con el resto: sus gestos, el olor de la habitación, el nivel de ruido y muchos otros factores. Esto significa que las personas con la que te relacionas realmente tiene un impacto en tu compromiso con la realidad que va más allá de lo que puedes explicar. Y uno de los efectos es que te vuelves parecido a ellos”. De esta manera, afirma, si quieres convertirte en una persona más divertida o en forma, deberías rodearte de gente con sentido del humor o que vayan al gimnasio.

2. Más privilegiado de lo que crees

Sé consciente de tu suerte. (iStock)
Sé consciente de tu suerte. (iStock)

La gente es, por lo general, mucho más afortunada de lo que piensa, sobre todo en los países industrializados. Cada semestre, el profesor de la Northwestern anima a sus alumnos a hacer revista de las veces que tomaron un riesgo y acabó saliendo bien. Por ejemplo, anotan cada vez que aceleran en una autopista y su resultado. Es decir, si recibieron o no una multa, y la proporción suele salir a su favor. “A menudo, las personas se sorprenden al ver lo afortunada que es. La mayoría de nosotros tiene suerte en la vida”, señala Cerf.

3. No te obsesiones con los números

Que la cifra no se convierta en tu única meta. (iStock)
Que la cifra no se convierta en tu única meta. (iStock)

A muchas personas les gusta pensar que la información es la clave para desbloquear todo su potencial. Sin embargo, asegura, todos estos datos (como los pasos dados durante el día) no cambian necesariamente los hábitos de la gente. Su consejo es dejar de basar las decisiones cotidianas sobre, por ejemplo, la dieta o el ejercicio en un número que hay que alcanzar: “Fácilmente se convierten en un objetivo en sí mismo en vez de una herramienta para calcular el progreso”. ¿Cómo llevar a cabo esto en tu día a día? Cerf solo mira el número que le señala su báscula una vez por semana. De esta forma, se obsesiona menos con las cifras y más con la tendencia general de lo que verdad importa: la pérdida de peso.

4. Decide cómo administrarte

Evita el desajuste financiero en casa. (iStock)
Evita el desajuste financiero en casa. (iStock)

Y, hablando de números, no podía faltar el dinero. Al neurocientífico le interesa cómo puede haber gente que, sabiendo cuánto cobra, se haya gastado más de lo que recibe. Seguramente, señala, algo tiene que ver la diferencia de tiempos. Es decir, uno puede cobrar a final de mes, pero va cuatro o cinco veces a la compra y además hace tres comidas al día.

Para encontrar el amor, lo mejor es atenerse a métodos externos a uno mismo como la vieja sabiduría de confiar en los amigos

Este desajuste provoca un menor control de las finanzas personales. Por eso, asegura que decidir cómo administrarte de antemano reduce el número de pequeñas y estresantes decisiones a lo largo del mes.

5. Cómo elegir bien a tu pareja

A lo mejor hay que empezar a probar otros métodos... (iStock)
A lo mejor hay que empezar a probar otros métodos... (iStock)

Como Cerf considera que la toma de decisiones humana es, por lo general, defectuosa, no le sorprende que la gente tenga problemas para encontrar una pareja compatible. Para encontrar el amor, lo mejor es atenerse, recomienda el profesor, a la vieja sabiduría de confiar en los amigos como casamenteros. Te conocen mejor que nadie y siempre querrán lo mejor para ti. De la misma forma, y aunque parezca contradictorio, utilizar otros métodos externos a nosotros mismos como aplicaciones de citas también ayuda al proceso.

6. Decide hacer cosas buenas por los demás

Uno también puede ayudar a los demás por razones egoístas. (iStock)
Uno también puede ayudar a los demás por razones egoístas. (iStock)

Incluso si tomas decisiones buenas para ti, el estudio de Cerf ha concluido que probablemente obtengas mayor felicidad al ayudar a los demás. Es una cuestión de prioridades. No solo es un dicho manido, sino que emplear tu dinero en otras personas o tu tiempo en alguna causa te hará sentir una mayor satisfacción.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios