NO esperes a que sea demasiado tarde

Qué debes contar a tus hijos sobre el dinero, según un millonario

En cualquier familia llega un momento en el que la conversación sobre el dinero se convierte en una necesidad. Sin embargo, esta se suele posponer en el tiempo y se termina olvidando

Foto: Es uno de los mayores tabúes dentro de las familias. (iStock)
Es uno de los mayores tabúes dentro de las familias. (iStock)

Los comienzos de Marta Ortega no fueron muy distintos de los que sus compañeros de Arteixo, sede central de Inditex. Lo llaman la "experiencia en tienda”, con la que los trabajadores se empapan de la cultura de la empresa. Su periplo se prolongó durante un año e incluyó estancias doblando camisas en un Zara de Londres y en la sede de Bershka en Tordera, Barcelona. Hoy se ha convertido en un personaje habitual de la crónica social, el lujo y las vacaciones exclusivas, pero en aquel momento, allá por 2007, los medios alabaron el rumbo humilde trazado por su padre, Amancio Ortega, una de las mayores fortunas del mundo.

En un contexto en el que todo viene dado, donde el dinero llueve del cielo o, más bien, de la cartera familiar, es habitual que los padres teman que sus hijos caigan en la ostentación, la frivolidad y la pretensión de impunidad. Cuando uno es rico, la conversación que les roba el sueño a los progenitores no tiene nada que ver con el sexo, sino con la afluencia de billetes y sus consecuencias. Al respecto, una investigación publicada en 'Current Directions in Psychological Science' asegura que los hijos de las clases más pudientes son más susceptibles que el resto a la ansiedad, la depresión y el abuso de sustancias adictivas.

El tabú definitivo

No obstante, llega el momento en el que la conversación familiar sobre el dinero se convierte en una necesidad en cualquier estrato social. Todos los padres, con independencia de su nivel de vida, quieren que sus hijos conozcan el verdadero valor del dinero, y, sin embargo, dicha conversación se pospone en el tiempo y al final se termina olvidando. Marvin McIntyre, de la entidad financiera Morgan Stanley, lo llama "el tabú definitivo”.

Trato de inculcar a mis hijos el concepto de oportunidad y el deseo de ganar que yo tuve, como hicieron mis padres conmigo

La compañía de servicios financieros Wilmington Trust, subsidiaria del M&T Bank, ha realizado el mayor estudio al respecto hasta la fecha. Dos de cada tres de sus clientes, por lo general personas con un gran nivel adquisitivo, reconocieron sentirse incómodos al hablar de la herencia. Asimismo, tan solo el 10% de los encuestados señaló que le daba toda la información a sus futuros herederos. ¿La razón principal? Los padres no querían que la cifra en cuestión terminase siendo la motivación principal en la vida de sus hijos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Otros, no obstante, todavía no habían decidido cuánto dinero les iban a dejar, estaban esperando a que se hicieran mayores o desconfiaban de sus sucesores, pues creían que se perderían entre la abundancia. “Muchos padres no quieren tener este tipo de conversación. Hay mucho miedo”, confirma Bill LaFond, asesor de la compañía, en 'The Washington Post'. “¿Cuándo se lo dices y cómo evitas desmotivarlos?”, se pregunta.

Ese mismo miedo lo ratifica un estudio llevado a cabo por SEI Private Wealth Management, y recogido en 'The Wall Street Journal', que demuestra que tan solo un tercio de los padres adinerados le han hablado a sus hijos sobre la excepcionalidad de su riqueza y sus implicaciones antes de que cumpliesen los 21. Y de todos ellos tan solo un 16% lo hace antes de que alcancen los 16 años. Dicha empresa señala que “las familias más exitosas hablan temprano y con frecuencia sobre sus finanzas, hacen que sus hijos se sientan involucrados, empoderados y mejor preparados para el futuro”.

El valor del dinero

Hay quienes optan por un enfoque más intiutivo, que además no solo se puede aplicar al escenario de los acaudalados. “La riqueza no viene con una guía o un libro para 'dummies', señala Raúl Fernández, millonario desde los 29 y padre de tres hijos, el mayor de ellos de 15 años. “En estos momentos estoy tratando de inculcar a mis hijos el mismo concepto de oportunidad y el deseo de ganar que yo tuve cuando era joven, como hicieron mis padres conmigo”.

Lo más difícil de ser padre es que no quieres que tus hijos tengan unas expectativas de vida que no podrán proveerse por sí mismos

Por su parte, J.J. Smith, dueño de Valley Proteins, un exitoso negocio familiar, realiza el mismo ritual en cuanto sus hijos cumplen los 18: les lleva a ver a su abogado, que ha trabajado con la familia durante casi 30 años. “Es una especie de introducción a la vida adulta. Yo me quedo en el vestíbulo, pero les hago entender que convertirse en adulto es mucho más que votar y poder comprar alcohol. Tienen que comprender qué es la responsabilidad, la herencia, el matrimonio, tener hijos… Necesitan saber lidiar con todo ello”. Al respecto, añade que una de las cosas más difíciles de ser padre es que no quieres que tus hijos tengas unas expectativas de vida que no podrán proveerse por sí mismos.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Marvin McIntyre señala que es un problema común entre los 'baby boomers', que provienen de padres y madres que por lo general no eran muy explícitos (una tumba) sobre temas financieros. Por eso, aconseja hablarles cuanto antes sobre:

  • El valor del dinero. Si planeas dejar a tus hijos herencias considerables, es probable que no quieras que la echen a perder. Para evitarlo, habla con ellos sobre el trabajo que cuesta ahorrar y acumular riqueza. Ayúdales a entender que aunque la familia tenga dinero en este momento, puede que no siempre sea así.

  • Tus experiencias financieras, tanto sobre tus éxitos como tus fracasos. Que aprendan lecciones de ello. Discute con ellos sus prioridades.
  • Sus planes de futuro. ¿Van a ir a la universidad? ¿Se harán cargo de la empresa familiar? Averigua qué fortalezas y ambiciones tienen, y así ayudarles a planificar en consecuencia.
  • Tu herencia o sucesión. Por incómodo que pueda parecer, puede ser vital para establecer expectativas y tratar las preocupaciones sobre lo que planeas hacer con tu dinero. Prepárales para recibir (o no) y planear responsablemente su futuro.
Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios