"DESDE QUE TIENE PAREJA, YA NO SALE"

Cosas que ya no hacen: a qué dedican su tiempo solteros y casados

A todos nos ha pasado. De repente, un amigo se casa, y cambia sus hábitos: es más difícil verse, no sale hasta tan tarde. ¿Es tan habitual como parece?

Foto: Los datos desmienten que los solteros tengan menos relaciones o sean más solitarios. Más bien al revés. (Corbis)
Los datos desmienten que los solteros tengan menos relaciones o sean más solitarios. Más bien al revés. (Corbis)

Es algo que a todos nos ha pasado y que cualquiera puede identificar: de repente, un amigo cualquiera se casa y/o arrejunta, y entonces cambia sus hábitos, es más difícil verse, ya no sale hasta tan tarde y cuadrar horarios para compartir cañas se convierte en un encaje de bolillos de lo más complejo. Lo fácil es echarle la culpa a la novia del amigo (o al novio de la amiga) y decir la frase típica de: “Desde que Menganito está con Fulanita, ya no sale nunca…”. Sin embargo, si lo pensamos unos instantes, es muy probable que las amigas de Fulanita estén diciendo lo mismo, pero a la inversa. La solución al problema suele hallarse en el hecho de que la novia de nuestro amigo (o viceversa) no tiene culpa de nada y, simplemente, la vida en pareja es diferente a la vida de soltero.

Esa diferencia no es insalvable, ni mucho menos, y solteros y casados conviven y son amigos desde que el mundo es mundo. Pero es cierto que los ritmos son distintos, las responsabilidades varían y no es lo mismo pensar y responder sólo por uno mismo que hacerlo por dos.

Los casados emplean en torno a 2 horas y 4 minutos al día al hogar, mientras que los solteros solamente una hora y 24 minutosA la hora de hacer estas observaciones resultan interesantes las encuestas que hace desde 2003 la American Time Use Survey (ATUS), en las que se mide la cantidad de tiempo que las personas emplean en diferentes actividades (trabajo remunerado, cuidado de los niños, socializar, voluntariado…). Como señala la psicóloga clínica Bella DePaulo, las encuestas se realizan a americanos mayores de quince años, divididos en dos grupos, los casados y los solteros. Los datos son, por supuesto, esquemáticos, en parte debido a esta división. Valga como ejemplo una observación de DePaulo, que recalca que en el grupo de los solteros hay viudos, divorciados y también gente que ha estado siempre soltera, y cabe suponer que las situaciones de esos tres grupos distan entre sí. En cualquier caso, los datos pueden servir para reflexionar en torno a las diferencias entre la gente que vive en pareja y la que vive sola.

Cosas a las que los casados destinan más tiempo que los solteros

  1. Labores del hogar: limpieza, trabajo en el jardín, cocina, mantenimiento del coche… Los casados emplean en torno a 2 horas y 4 minutos al día para estos menesteres, mientras que los solteros solamente una hora y 24 minutos.
  2. Comprar: comida, gasolina, elementos para el hogar… En este caso la diferencia no es grande, aunque existe: los casados destinan a ello 47 minutos, frente a los 40 que destinan los solteros.
  3. Comer y beber: en soledad o acompañados, en casa o en un restaurante, los casados emplean una hora y 20 minutos al día en comer y beber, mientras que los solteros simplemente una hora y 9 minutos.
  4. Trabajar: en casa o en la oficina, incluyendo viajes laborales y comidas por trabajo. Los números son bajos, quizás porque se incluyen los fines de semana, y porque los jóvenes y mayores, que no trabajan, hacen descender la media: frente a las casi 4 horas de los casados hallamos tres horas y 7 minutos destinadas al trabajo por parte de los solteros.
  5. Actividades religiosas y cívicas: ir a misa, rezar, ir a reuniones del vecindario o la comunidad… A estos menesteres los casados dedican 23 minutos diarios, mientras que los solteros sólo 16.

Cosas a las que los casados destinan la misma cantidad de tiempo que los solteros

  1. Preocuparse y ayudar a gente que no está bajo la responsabilidad de uno: casados y solteros emplean en torno a 11 minutos diarios.

Cosas a las que los solteros destinan más tiempo que los casados

  1. Actividades educativas: recibir clases, hacer investigaciones, deberes, lecturas… Los solteros dedican casi una hora al día a este tipo de ocupaciones, mientras que los casados apenas 5 minutos.
  2. Cuidado personal: dormir, cuidar de la salud, arreglarse… Frente a las casi diez horas de los solteros tenemos unas nueve horas y cuarto por parte de los casados.
  3. Estar en contacto con otra gente, aunque no en persona: es decir, mandar correos electrónicos, llamar, escribir mensajes… Los solteros emplean unos 12 minutos al día y los casados sólo 7.
  4. Socializar, hacer deporte, ocio: hacer ejercicio, ver la tele, encontrarse cara a cara con los amigos, escuchar música, leer, pensar, jugar a videojuegos… Son casi 6 horas las que los solteros emplean en estas actividades, frente a las casi 5 de los solteros.

Algunas consideraciones

Si bien los datos no son incontestables, sí sirven para hacer algunas observaciones. Señala DePaulo, por ejemplo, que los números echan por tierra una vez más el mito de que las personas solteras están más aisladas o son más solitarias. Al contrario, los solteros emplean más tiempo en contacto con otra gente, sea en persona o no. También dedican más tiempo a aprender, hacer deporte y socializar.

Son análisis que, si bien no son erróneos, no sorprenden en el siglo XXI, en que el concepto de “solterón” está de capa caída y cualquiera que viva solo tiene innumerables modos de ocupar su tiempo. Hay, además, una omisión importante en el caso de los casados, y es que los hijos (en caso de que los haya) no son tenidos en cuenta en la encuesta. ¿Pasar tiempo con ellos no es, acaso, hacer deporte, aprender y socializar, todo en uno? Las vidas de casados y solteros distan tanto desde las propias bases que es casi imposible ponerlas en comparación esquemáticamente y obtener del análisis un juicio fiable.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios