el asunto es serio

Siete alimentos que nunca deberías comer (y los tomas a menudo)

Hay ciertas comidas que debes evitar tanto sea posible siempre que tengas opción, debido a que su consumo está estrechamente relacionado con serios problemas de salud

Foto:

La falta de información ocasiona que incluyamos alimentos nada recomendables en nuestra dieta. Pensamos que son buenos, o no tan malos, y los ingerimos asiduamente, con el peligro para la salud que ello conlleva. "Esto no significa que vayas a enfermar, contraer cáncer o morir si ingieres un alimento peligroso una vez", detalla Nneka Leiba, subdirectora de investigación del Environmental Working Group (EWG), que cataloga los estudios sobre posibles toxinas encontradas en alimentos específicos y clasifica su seguridad en una enorme base de datos. "Pero hay ciertas comidas que debes evitar tanto como sea posible siempre que tengas opción".

Los 'malos' son los aditivos de los alimentos altamente procesados. "Realmente no sabemos cuáles podrían ser las consecuencias a largo plazo de comer estos pseudoalimentos científicos", dice Rachel Harvest, dietista, a 'Delish'. Como en todo, mejor prevenir que curar. A continuación te mostramos los diez alimentos más peligrosos para tu salud y cuyo consumo está estrechamente relacionado con diversas enfermedades.

1) Queso americano

"La realidad es que el queso americano no es 'queso' en absoluto", asegura Beth Warren, dietista y autor de 'Living a Real Life With Real Food'. Dependiendo de la marca, "es una creación de fábrica; un alimento que se le parece pero hecho de una mezcla de grasas de leche, sólidos, algunas proteínas de suero lácteo, emulsionantes y colorantes alimenticios". Es rico en sodio, y tan alto en grasa que una loncha normal se asemeja más a la carne alta en grasa que a cualquier cosa considerada láctea, puntualiza Warren.

2) Carnes procesadas

Este tipo de carne es cancerígena para los humanos, mientras que la roja "probablemente" también lo sea, según un estudio difundido en 2015 por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés).

Un grupo de trabajo de 22 expertos de 10 países convocados por el Programa de Monografías de la IARC -agencia que depende de la Organización Mundial de la Salud (OMS)- consideró que hay "evidencia suficiente" de que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal. Mientras, clasificó el consumo de carne roja como "probablemente carcinógeno" para los humanos, basado en "evidencia limitada" de que este tipo de alimento puede causar cáncer colorrectal, pero también de páncreas y de próstata. Según la agencia, existe una "fuerte evidencia mecanicista" que sostiene un efecto carcinógeno de la carne roja.

Realmente no sabemos cuáles podrían ser las consecuencias a largo plazo de comer estos alimentos creados en un laboratorio

Los expertos concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%, en un comunicado difundido por la IARC (con sede en la ciudad francesa de Lyon), recoge Efe.

El grupo de trabajo de la IARC consideró más de 800 estudios que investigaron asociaciones para más de una docena de tipos de cáncer con el consumo de carne en muchos países y poblaciones con dietas diversas. Especifica en el comunicado que con carne roja se refiere a "todos los tipos de carne muscular de mamíferos, tales como la carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra".

3) Margarina

Debido a que la margarina está hecha a partir de aceites vegetales y tiene menos colesterol y grasa saturada que la mantequilla normal, se la considera la opción más saludable, tal y como refuerzan algunos estudios. No obstante, ahora otros expertos advierten de que es alta en sal y contiene grasas trans que pueden obstruir las arterias. "La grasa trans, como la grasa saturada, aumenta los niveles de colesterol en la sangre y el riesgo de enfermedades del corazón", explica Melissa Rifkin, dietista registrada en Montefiore Medical Center en Nueva York.

Además, contienen un colorante alimenticio etiquetado como E-110, que también esta presente en alimentos como mermeladas de albaricoque, galletas, productos de pastelería o Doritos Tex-Mex.

El E-110 se fabrica a partir de hidrocarburos aromáticos de petróleo y estaba presente también en el estudio de 'The Lancet' que lo relaciona con la hiperactividad. Su uso alimentario está prohibido en Noruega. También lo estaba en Finlandia pero, al igual que la tartracina, dado que la AESA aprobó su uso, las políticas locales sobre el colorante dejaron de tener efecto.

4) Refrescos con o sin azúcar

Para averiguar cuál es el efecto que causan tanto las bebidas azucaradas como las endulzadas artificialmente en nuestro organismo, los investigadores, de la Universidad de Karolinska y liderados por Josefin E. Löfvenborhg, han seleccionado a 2.800 adultos del estudio ESTRID (el estudio epidemiológico sueco de los factores de riesgo para la diabetes de tipo 2 y LADA) y comprobaron sus hábitos de consumo. Aquellos que consumían 400 mililitros al día (el equivalente a una lata y media, ya que su capacidad suele ser de 33 centilitros) tenían casi dos veces y medias de posibilidades de sufrir LADA. No digamos ya los que tomaban 10 veces la ración mínima (de 20 centilitros, es decir, un litro), que tenían 10 posibilidades más de sufrir esta enfermedad.

Los expertos concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%

La diabetes autoinmune latente es un tipo progresivo de esta enfermedad que suele aparecer en los adultos de entre 20 y 40 años. Por lo general, se clasifica dentro de la diabetes de tipo 2, pero según un texto publicado en 'Annals of the New York Academy of Sciences', entre el 6% y el 50% de las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 podrían tener LADA. Hay que tener en cuenta que se trata de un análisis retrospectivo de unos datos ya obtenidos, por lo que los autores reconocen que no han podido diseñar casos de control más eficientes. Sin embargo, es uno de los estudios con un mayor y más complejo espectro poblacional de los que han analizado estas clases de diabetes.

5) Caramelos sin azúcar

Los dulces que se anuncian específicamente como "sin azúcar" tienden a contener edulcorantes artificiales, y "el sistema digestivo no hace un gran trabajo para deshacer los sucedáneos y alcoholes del azúcar y los alcoholes de azúcar", dice Harvest. Cuando comemos demasiados, podríamos tener dolores de estómago serios.

6) Algunas manzanas

Aunque un estudio reciente encontró que los productos cultivados convencionalmente no son nutricionalmente inferiores a aquellos procedentes de granjas orgánicas, no hay duda de que los pesticidas utilizados para producir productos regulares pueden dañar el cerebro y el sistema nervioso, modificar las hormonas e irritar la piel, ojos y los pulmones, de acuerdo a los datos reunidos por el EWG. Los pesticidas tienden a quedarse en algunas frutas y verduras, incluso después de lavarlos y pelarlos.

No obstante, advierten los expertos, cuando tus únicas opciones son una manzana convencional o una bolsa de papas fritas, es mejor elegir la fruta, por muchos pesticidas que contenga.

7) Palomitas de microondas

Las bolsas de palomitas de maíz de microondas están revestidas con un químico llamado ácido perfluorooctano sulfónico (PFOS), el cual se ha demostrado que afecta a la fertilidad, el riesgo de cáncer y el funcionamiento renal. Debido a que las bolsas de palomitas de microondas no están etiquetadas como "tóxicas", es mejor evitarlas por completo.

Además, agunas marcas añaden grasas trans insalubres a sus productos, y "sabores artificiales o naturales" en sus etiquetas, por lo que no hay manera de saber exactamente qué contiene, advierte Warren.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios