según una entrenadora experta

Por qué nunca deberías utilizar la elíptica (y otros errores que comeres en el gimnasio)

Ejercitarte en esta máquina es justo la peor elección que puedes hacer, pues cometes una serie de errores que anulan por completo la eficacia de tu entrenamiento

Foto: Agárrate bien. (iStock)
Agárrate bien. (iStock)

Al fin te has decidido a ir al gimnasio. Pero con la intención no basta: has de hacerlo bien. Todos los días estás ahí dale que te pego en las máquinas, sobre todo en la elíptica. Y, amigo, es justo la peor elección que puedes hacer. Lo dice Heather Milton, una entrenadora del famoso centro Langone Health de Nueva York.

La experta asegura en un vídeo que numerosas personas eligen este aparato porque es el más cómodo y, creen, de los más completos. Pero no es así. Y el problema es la distracción. "Muchas personas tienden a utilizar la elíptica y comenzar a leer o a ver la televisión. Esto es hace olvidar el verdadero propósito del ejercicio. Y observamos que cuando esto sucede, la intensidad real del ejercicio se reduce", asegura.

Milton afirma que esta máquina es un buen entrenamiento si estamos buscando hacer algo cuyo impacto sea menor que nuestro ritmo cardiaco. Pero no si queremos aprovechar el tiempo y ejercitarnos al cien por cien.

Muchas personas tienden a leer o a ver la televisión mientras utilizan la elíptica. Esto les hace olvidar el verdadero propósito del ejercicio

La teoría de esta entrenadora contradice lo recomendado por la mayoría de guías de fitness, que señalan la elíptica como uno de los aparatos más completos que podemos encontrar en los gimnasios. Y puede serlo, siempre y cuando la hagamos 'a full'. Lo mismo ocurre con las bicicletas estáticas.

Es habitual ver en los centros de entrenamiento a decenas de personas dando pedales a ritmo de tortuga y charlando con su compañero de al lado o leyendo una revista. Para eso, amigo, mejor quédate en casa.

El truco

Si eres fan de la elíptica, como nosotros, no es necesario que la destierres de tu entrenamiento en el gym. Como recomienda Milton en el vídeo, "trata siempre de hacer el ejercicio con una elevada intensidad, poniendo resistencia a la máquina". Si no sientes que tus piernas están consiguiendo ese empuje y trabajo adicional, si ni siquiera sudas, es que no estás ejercitándote con la intensidad adecuada.

A esta entrenadora no le gusta la elíptica. Es una opinión personal que fundamenta en que prefiere aparatos más dinámicos, con mayor amplitud de movimiento. No obstante, recomienda utilizarla siempre y cuando elijamos aquellas que permiten mover los brazos. "De esta manera, activaremos el núcleo para mantenernos firmes durante el entrenamiento". También podemos usarla sin brazos pero siempre y cuando la resistencia en las piernas sea elevada.

Otros errores que cometes en el gym

No solo es la elíptica. Basta entrar en un gimnasio para encontrarse a numerosas personas haciéndolo mal. Son principiantes, y no tienen a un entrenador que les señale sus errores. Pero, por suerte, estamos nosotros para indicarte los fallos que cometes en el gym. Corrigiéndolos, sacarás mucho más partido al tiempo empleado, sin necesidad de horas extras para rebajar esos kilitos o ponerte cachas.

1) Te inclinas sobre las máquinas

Si literalmente te pones a descansar sobre el manillar mientras pedaleas en la bicicleta estática, tu cuerpo trabaja peor, quemás menos calorías y te puedes hacer daño. Todo ello debido a que los músculos y las articulaciones de tus hombros y cuello soportan durante este ejercicio más peso del normal.

En el caso de la bicicleta elíptica, debemos utilizar de forma correcta los brazos y no dejar que los remos se muevan solo por inercia

Michele Olson, profesora de Fisiología del Ejercicio de la Universidad de Alabama, asegura en 'Time' que “cuando te inclinas sobre la máquina, estás transfiriendo cerca del 30% del peso de tu cuerpo sobre los brazos, los hombros y el cuello”. En el caso de la bicicleta elíptica hay que utilizar bien los brazos y no dejar que los remos se muevan solo por inercia.

2) No calientas

A todos nos da pereza estirar. Tenemos unos minutos libres después del trabajo para ponernos en forma y pasamos por alto, deliberadamente, los estiramientos? Y eso es justo una de las principales causas de lesiones. Grábatelo a fuego: hay que calentar siempre. Y si has de elegir, es preferible que hagas menos ejercicio y que no dediques menos minutos a que el motor arranque de forma conveniente.

3) No respiras bien

Las respiraciones profundas permiten acumular más oxígeno para que los músculos funcionen de manera eficiente. Llevar bien el ritmo de inspiraciones y espiraciones se convierte en un factor fundamental para optimizar el rendimiento. Si no eres capaz de “alimentar” convenientemente tus músculos con oxígeno no podrás ejercitarte adecuadamente. Ventilar de forma descoordinada es la causa principal para que aparezca flato. Para evitarlo, se recomienda echar el aire (es decir, el momento en el que el diafragama está más relajado) cuando alguno de los pies toca el suelo.

4) Pierdes el tiempo

Como hemos visto en el caso de la elíptica, pasar más tiempo en el gimnasio no significa resultados mejores. “Mucha gente debería estar fuera del local tras una hora, incluyendo calentamiento, enfriamiento y ejercicio”, señala el especialista en fitness Jason Ferruggia, quien recomienda reducir las transiciones entre ejercicios para optimizar mejor los minutos disponibles.

5) No tienes plan

Entrar en el gimnasio sin un programa definido es como ir al supermercado sin una lista de la compra: al final acabarás de acá para allá, perdiendo el tiempo. Antes de ir, escribe tu programa (por ejemplo en el móvil), y evita distracciones durante el entrenamiento. Si eres un completo novato, lo mejor es que definas antes tu plan con un monitor o un entrenador personal que te guíe, al menos, al principio.

¡Dale duro!

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios