El móvil y los preadolescentes

"¿Quieres lío? ¡Calla la puta boca!": los chats a los que se enganchan los preadolescentes

Los chicos tienen teléfono desde más temprano y los hilos de mensajes, en los que usan un lenguaje específico, han sustituido a la identidad grupal antigua creándoles ansiedad

Foto: Un hombre, mandando un mensaje por WhatsApp. (iStock)
Un hombre, mandando un mensaje por WhatsApp. (iStock)

“Callaos la puta boca” es la expresión que más usan. Tienen 13 años y están todo el día mirando el teléfono móvil. Lo que suena cada pocos segundos es el chat del curso de un instituto público de Madrid. Hay más de 100 niños y niñas. Lo están “petando”, o sea, que están llenando de mensajes el canal de comunicación al que están unidos de manera obsesiva. Y casi todas las conversaciones concluyen igual: “Callaos la puta boca”. Al día reciben y contestan más de 500 mensajes solo de ese hilo: pero además tienen que atender otra innumerable cantidad de conversaciones más privadas con los amigos o amigas con los que se tiene más “confi”.

“Me la suda”, “hostia ya” y “polla” son las otras expresiones que copan el 'ranking' de las más utilizadas en el chat. Si usted piensa que su hijo o hija de 12 o 13 años es ese niño que se quedaba embobado con los dibujos y nunca ponía en cuestión nada de lo que usted dijese, se engaña. El lenguaje que usan haría enrojecer a muchos adultos, y muchas veces los destinatarios de esos epítetos son los propios padres.

Lo primero que hacen al levantarse es mirar los mensajes y lo último antes de acostarse es lo mismo

Pero no solo de insultos se puebla ese chat 'indesmayable'. También se queda con los amigos o se cotillea sobre su situación sentimental. En muchas ocasiones aparecen referencias sexuales, a veces más ajustadas a la realidad y otras de haber oído campanas en algún vídeo pornográfico.

“Lo primero que hacen al levantarse es mirar los mensajes y lo último antes de acostarse es lo mismo”, indica Enrique Madrid, psicólogo especialista en conductas adictivas. “Les produce muchísima ansiedad”, insiste este terapeuta, que estudia los trastornos en niños del uso de las nuevas tecnologías. Cerca del 50% de los niños españoles entre 11 y 13 años tiene un teléfono. Y subiendo. “Es el equivalente a bajar a la calle de antaño, es su hilo de conexión con su mundo, pero el problema es que es un hilo de conexión constante”, reitera Madrid, que ha visto a niños "temblando" porque no se les dejaba usar el terminal.

¿Con cuántos te has liado?

Uno de los temas esenciales, “fundamental”, de los hilos de WhatsApp de los niños de los que no se pueden despegar ni para ir al baño es si uno es ‘boque’ o no lo es. ¿Que usted no sabe qué es esto? Nos lo explica en sus propias palabras Paula, una niña madrileña de 13 años participante del chat: “Boque' es una palabra muy usada por niños de 12 a 14 años. Ser ‘boque’ o boquerón significa que no te has liado y si no eres ‘boque’ significa que te has liado. Liarse también es una palabra muy usada por adolescentes. No se sabe exactamente qué es, pero suelen decir frases como ¿quieres lío? o ¿con cuántos te has liado?, cosas así. La pregunta más frecuente ahora entre nosotros es ¿eres ‘boque’?”.

Es una epidemia y está tan generalizada que no queremos ser conscientes de que es una bomba a punto de explotar

“Es la dependencia grupal de toda la vida que se desarrolla a esas edades, pero trasladada al móvil. La gran diferencia es que ahora esa dependencia es muy invasiva y permanente. Por eso es mucho más peligrosa”, opina la psicóloga forense Blanca Vázquez. “No son conscientes de que hay algunas diferencias muy importantes, y que una de ellas no pequeña es que queda constancia por escrito de lo que uno ha dicho”. Desde su grupo de trabajo se están estudiando las distintas formas de acoso que se pueden dar a través de las nuevas tecnologías.

“Es una epidemia y está tan generalizada que no queremos ser conscientes de que es una bomba a punto de explotar”, reitera Enrique Madrid, que cree que el comportamiento que los adolescentes muestran en estos foros y otros chats es “claramente de adicción”. “El cerebro no se termina de formar hasta pasados los 20 años, y precisamente las partes que más tardan en conformarse son las que tienen que ver con el autocontrol. Son como un camión sin frenos en una cuesta abajo”, concluye Madrid.

La psicóloga forense coincide con su colega en que es el momento de plantearse cómo educar a los niños en el uso de los móviles: “Eso tiene que llegar y vendrá, aunque muchas veces los padres sean casi peores que los niños y estén también todo el día enganchados a las redes sociales y al móvil”.

Mala 'people'

Y por si tienen curiosidad por conocer ese vocabulario que incansablemente se desgrana a través de miles de mensajes en los hilos adolescentes, otra de las palabras, además de todos los sinónimos imaginables para denominar los genitales masculinos, es ‘fail’, fallo en inglés, cuando se quieren meter con lo que ha dicho alguien o algo no les gusta. También cuando alguien no se comporta bien es “mala ‘people”. Al menos en algo se tendría que notar la implantación del inglés en los institutos públicos madrileños.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios