es inofensivo

Qué debes hacer si te da un calambre en la pierna: el vídeo viral

Son inofensivos pero duelen mucho. Te contamos cómo evitar que tengas uno y cuáles son las causas que producen estas molestias

Foto: Imagen de la pierna de Ángel. (Youtube)
Imagen de la pierna de Ángel. (Youtube)

No, no nos encontramos frente a la nueva entrega de la saga 'Alien' de Ridley Scott, ni es el gemelo de Michael Fassbender: se trata de Ángel Bermúdez, un estadounidense que ha sufrido un calambre en la pierna que se ha hecho viral. Subió el vídeo a Facebook para mostrar el inusual movimiento de la contracción muscular. El hombre, que acababa de salir de gimnasio cuando lo tuvo, se retuerce de dolor en el vídeo mientras enseña cómo se mueve de forma extraña. Parece que el músculo de la pierna tuviera un alien en su interior.

"Después del entrenamiento, empiezo a relajarme y pasa esto. Maldito calambre. Mira esta mierda. Sí, fue doloroso", comenta en el vídeo. La publicación tiene más de 17 millones de reproducciones y ha sido compartida más de 198 mil veces. Además, los comentarios más comunes tienen relación con personas que también han sufrido esa experiencia, muchos memes riéndose de la situación y muchos mensajes de apoyo.

Todos los que realizan ejercicio físico lo han sufrido alguna vez, al igual que cualquier persona que haya hecho algún esfuerzo constante durante un largo período de tiempo. Lo cierto es que sentir cómo los músculos se contraen puede causar mucho dolor sin poder hacer nada más que esperar a que se pase.

Causas

Esta contracción de las fibras de uno o varios grupos musculares es incontrolable. Duele mucho y afecta sobre todo a deportistas por factores como sobreesfuerzo o deshidratación, aunque a todo el mundo le puede dar uno si hace un esfuerzo anormal o modifica la posición corporal donde la extremidad se encuentra incómoda o tensa.

Es común que genere sorpresa e incluso asuste por no saber qué hacer. No hay que tener miedo, suelen ser inofensivos, frecuentes en personas sanas y se deben a una irrigación sanguínea insuficiente de un músculo y pérdida de minerales como potasio, calcio y sodio.

Lo primero es dejar de realizar la actividad que estés haciendo. Después estira el músculo y dale un masaje con bastante fuerza

Su principal causa son las actividades físicas y trabajos deportivos prolongados y no hidratar el cuerpo al sudar. Usualmente se presentan al dormir, cuando se realiza un movimiento o estiramiento que desencadena la contracción dura de un músculo que no se puede relajar. Son frecuentes en personas de la tercera edad por las alteraciones que sufren sus organismos por la falta de vitaminas y minerales, dietas inadecuadas o falta de cantidad de agua que conducen además a problemas de circulación y baja resistencia al esfuerzo.

Existen otros motivos que también los pueden generar: consumo de alcohol, mala alimentación, tabaquismo, deficiencia de vitamina B, exceso de grasa y colesterol, enfermedades renales, alteraciones hormonales o problemas circulatorios como las varices.

No hagas sobreesfuerzos. (iStock)
No hagas sobreesfuerzos. (iStock)

Qué hacer si te da uno

Antes de que suceda se produce un movimiento involuntario del músculo o fasciculación parecido a un tic que puede servir como advertencia. Lo primero que debes hacer es dejar de realizar la actividad en la que te encuentres (aunque el propio calambre te obligará a hacerlo). Después estirar el músculo y dar un masaje con bastante fuerza para que la tensión se vaya o apretar intensamente la zona. Una vez que desaparezca el dolor, vuelve a darle movilidad pero con suavidad para que trabaje de nuevo y que no vuelva a aparecer la molestia. Refrescar la zona con agua fría suele ayudar también, por lo que no es necesario el uso de pomadas o analgésicos.

Si quieres prevenirlos puedes estirar antes de hacer cada ejercicio, evitar los esfuerzos innecesarios, tomar líquido suficiente (mucha agua), mejorar la dieta (se recomiendan alimentos ricos en calcio como legumbres, pescados y lácteos), reducir al mínimo el consumo de refrescos, tabaco y alcohol y corregir posturas que provoquen tensión o presión. Si el dolor persiste debes acudir al médico de cabecera para descubrir las verdaderas causas del problema y conseguir que el malestar desaparezca.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios