su sistema, en detalle

Holanda es uno de los países más felices del mundo: qué podemos aprender

Quienes hayan visitado los Países Bajos se habrán quedado sorprendidos ante la calidad de vida que se percibe en sus ciudades. ¿Cómo lo han logrado?

Foto: Familia en Ámsterdam. (iStock)
Familia en Ámsterdam. (iStock)

Cuando de bienestar se trata, los países que suelen obtener puntuaciones más altas suelen ser los que todos tenemos en mente: Noruega, Dinamarca, Islandia, Finlandia… Así lo demuestran, por ejemplo, lo datos reflejados en el ‘Informe sobre la felicidad’ de 2017. Sorprende, sin embargo, que dentro de estas listas casi siempre se cuele una nación que no tiene una relación directa con el mundo nórdico.

De hecho, Holanda llega a superar incluso en sus cifras a estados como Suecia. Si se analizan detenidamente las particularidades de su economía y las costumbres de sus habitantes es fácil encontrar, además, distintos contrastes con el resto de naciones europeas, algo que la convierte en todo un ‘rara avis’ como modelo.

El 76,6% de las mujeres y el 26,8% de los hombres trabaja exclusivamente a jornada parcial

¿Cuáles son las claves de los Países Bajos para que sus habitantes se sientan tan dichosos y para que un gran número de millennials se estén planteando coger las maletas y empezar allí una nueva vida?

Empleos reducidos

El primer secreto, se basa en el particular funcionamiento de su sistema laboral, cuyas peculiaridades resultan impensables para cualquier otro estado del continente, Según cuenta ‘The Economist’. Más de la mitad la población Holandesa trabaja a tiempo parcial.

Según la media europea, solo un 8,7% de los hombres y un 32% de las mujeres no trabaja a jornada completa. Por lo que respecta a Holanda estas cifras se disparan al 26,8% para ellos y al 76,6% en el caso de las féminas. ¿Cómo se explica esta gran diferencia?

Los puestos a tiempo parcial se ampliaron más allá de los sectores de baja cualificación y se remuneraron de manera digna

Para ‘The Economist’, la razón hay que buscarla en un fenómeno sucedido a finales de los años 80. Por aquellas fechas, tanto por motivos culturales, como religiosos, en Holanda estaba aún muy arraigada la idea de que la mujer debía ser ante todo ama de casa. Ante esta convención, el estado necesitaba, sin embargo, mover de alguna forma tamaña fuerza de trabajo para aumentar la productividad global.

Esto condujo al gobierno a pactar con la patronal una serie de condiciones para lograr empleos a tiempo parcial que invitaran a las mujeres a participar en la economía. Tales trabajos no se limitaban, además, a los sectores tradicionales de baja cualificación, sino que se empezaron a incorporar ocupaciones nuevas remuneradas de manera digna, como, por ejemplo, la asistencia técnica telefónica o los puestos de ‘Help Desk’, tareas que, sin embargo, no gozan de la misma consideración en Europa.

Una alta proporción de la población holandesa realiza ejercicio moderado durante al menos cuatro días a la semana

Con todo, esta tendencia tiene una evidente contrapartida. Al ser el trabajo a tiempo parcial la norma entre la población femenina, se pone en duda si tal sistema es efectivo de cara a su emancipación verdadera, como demuestra el hecho de que solo un 6% de ellas ocupe en este país cargos de máxima responsabilidad.

Las tendencias, por otra parte, se están transformando en el mercado laboral. Antes de la crisis financiera solo un 10% de los holandeses deseaba que su empleo parcial fuera sustituido por una ocupación a jornada completa. Hoy en día el número se ha elevado al 25%, bastante más bajo, con todo, respecto a otros países europeos, si bien el cambio sigue en progresión.

Habitantes en plena forma

Según ‘The Independent’ otro de los motivos que contribuyen de modo significativo en la felicidad holandesa, es la cantidad de horas que los ciudadanos pueden dedicar a la actividad física. Qué duda cabe de que el tiempo que permiten los horarios reducidos facilita que la población pueda emplear más horas para el cuidado de su salud.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

La ‘British Heart Foundation’ afirma en un estudio que una alta proporción de la población holandesa realiza ejercicio moderado durante al menos cuatro días a la semana, sin olvidar además las sanas costumbres que tienen estos habitantes de desplazarse por las ciudades a través de medios como la bicicleta. El fútbol, el hockey y el voleibol son los deportes de equipo con más aficionados, mientras el tenis, la gimnasia y el golf son los tres más practicados de forma individual.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios