TIENEN UN MÉTODO

Los secretos de las personas a las que siempre le llueven ofertas de trabajo

El currículo no lo es todo. Hoy en días las relaciones personales son la clave para conseguir un empleo en este entorno tan competitivo

Foto: Averigua por qué se les da tan bien. (iStock)
Averigua por qué se les da tan bien. (iStock)

Todos conocemos a alguien así en nuestras vidas. Del tipo de aquellos que logran todo lo que se proponen o, al menos, lo parece, que tienen confianza en sí mismos, saben tomar decisiones, y las toman bien. De esos a los que les llueven las ofertas de trabajo, que tienen dónde escoger, y luego van y clavan las entrevistas. Por mucha rabia (o envidia) que te dé conocer a alguien así en tu vida, la incómoda verdad es que tú también le contratarías.

Entonces, ¿cuál es su secreto? ¿Cómo se las arreglan para encontrar el éxito laboral en este mercado tan competitivo? Quizás pienses que están hechos de otra pasta, pero en el fondo tan solo consiste en tener las cosas claras. No son necesariamente más inteligentes, tan solo han perfeccionado un método para buscar trabajo, lo cual les da una ventaja más que relevante a la hora de destacar sobre el resto. Está en tu mano.

No siguen las reglas

A la hora de solicitar un puesto de trabajo nos solemos limitar a seguir al dedillo las instrucciones descritas por la empresa. No obstante, si lo que queremos es aumentar nuestras posibilidades en el proceso de selección hay que ir un paso (o dos) más allá. Por ejemplo, localizar a gente con un puesto parecido al que aspiras es una buena idea. Averigua a quién necesitas conocer y cómo ponerte en su radar. La red social LinkedIn es perfecta para indagar en su presente y pasado laboral, para entablar relaciones y para hacerte una idea de la cultura de la empresa, algo que puedes usar en tu provecho.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Una vez roto el hielo, atrévete a pedirles que te presenten (preferiblemente en persona) al responsable de recursos humanos. Como no todas las empresas funcionan igual, llegados a este punto la opinión de los empleados es fundamental. De la misma forma que conocer al 'puerta' de una discoteca acorta el tiempo de espera, mostrar iniciativa para conocer al responsable puede aumentar tus posibilidades. Aquellos que reciben muchas ofertas de trabajo tienen claro que a la gente le gusta que otras personas se interesen por ellos.

No se limitan a la entrevista personal

Foto: iStock.
Foto: iStock.

En vez de depositar todas sus esperanzas (y esfuerzos) en la entrevista personal, las personas exitosas en el mundo laboral suelen poner mucho empeño en decidir si de verdad merece la pena invertir su tiempo en pasar por todo el proceso. Lo importante es saber si eres un buen candidato antes incluso de sentarse en la mesa en la entrevista. Es decir, consiste en tener la confianza suficiente para recordarte en todo momento que la situación está bajo control, que eres el partido perfecto para la empresa.

Averigua a quién necesitas conocer y cómo ponerte en su radar. Por ejemplo, localizar a gente con un puesto parecido al que aspiras es una buena idea

Puedes realizar una pequeña investigación previa, a modo de detective privado, sobre la empresa. Busca cómo se habla de ellos en las noticias, qué comparten en sus redes sociales, qué causas apoyan, qué tipo de gente contratan, etc. Vé a la entrevista con los deberes hechos, confiado en tus posibilidades. Ese nivel de conocimiento sobre la empresa y tu convicción personal te harán más deseable que el candidato medio.

No se desaniman

Puede que sean más deseables, pero no infalibles. Algo que les diferencia del resto de candidatos es su habilidad para mantenerse positivos y sobreponerse a los fracasos. Todo el mundo se siente devastado cuando lee la frase “no has sido seleccionado”. Y la siguiente, “pero tendremos en cuenta su currículo para futuras ocasiones”, no hace mucho para mejorarlo. No obstante, no pierdas la autoestima ni te mortifiques en lo que podría haber sido.

No lo aceptan todo

Esta cuestión tiene un gran pero. No todos nos podemos permitir el lujo de rechazar una oferta de trabajo. No obstante, si lo que quieres es dar con el adecuado, hay que optar por otra estrategia. Los más ambiciosos quieren que su trabajo se asemeje lo más posible a las metas de su carrera y, como tal, están dispuestos a negociar, a pedir más y mejores condiciones y no les tiembla la voz para decir 'no' a una oferta con la que no están de acuerdo.

No tengas miedo a intentar mejorar las condiciones (iStock).
No tengas miedo a intentar mejorar las condiciones (iStock).

Para hacer algo así es fundamental saber qué estás buscando, y no tomar decisiones en base a arrebatos emocionales. Haz una lista de condiciones, que sean realistas con lo que el mercado te ofrece, lo que te ayudará a concentrar la búsqueda de ofertas. Solo si tienes claro cuál es tu trabajo ideal, podrás ordenar las piezas de este rompecabezas laboral conforme a él.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios