se puede lograr

Cuatro trucos definitivos para que ellas alcancen siempre el orgasmo

Ha llegado la hora de acabar con la brecha entre sexos en lo que a número de clímax se refiere. Una experta nos ofrece algunas pistas

Foto: La cara lo dice todo. (iStock)
La cara lo dice todo. (iStock)

Solo un 57% de las mujeres llegan al orgasmo en todos sus encuentros o en la mayoría de ocasiones que mantienen relaciones con sus parejas. Por lo menos eso indica una encuesta publicada en 2015 por la revista femenina ‘Cosmopolitan’.

Es difícil, en todo caso, cuantificar con certeza la realidad de esta “desigualdad” femenina, pues tal y como comentamos en un reciente artículo tanto hombres como mujeres tienden a mentir a la hora de dar sus respuestas en este tipo de estudios.

Quizás por este motivo, Alix Fox, escritora y educadora sexual, se atreve a sugerir que las cifras son aún más exageradas y que solo una de cada tres mujeres alcanza siempre el clímax cada vez que tiene algún tipo de relación. Dicha experta ha iniciado una campaña para conseguir que la brecha orgásmica entre ellos y ellas empiece a reducirse. Teniendo en cuenta los consejos que ha publicado en varios medios, te contamos los mejores trucos para que las féminas se lo pasen ahora mejor que nunca entre las sábanas.

Prepara la escena

Muchas mujeres aseveran que la posibilidad de tener un orgasmo con su amante depende en buena medida de cómo se sientan emocionalmente. Según Fox, los orgasmos “tienen que ver tanto con lo que pasa entre sus orejas como lo que ocurre entre sus piernas”. El estrés y la ansiedad pueden aniquilar el deleite femenino, por ello, la colaboración de la pareja aparece como una cuestión clave. La habilidad del compañero para crear una atmósfera íntima, segura, confortable y relajante resulta mucho más estimulante para ellas que las capacidades atléticas de su acompañante.

La música actúa como banda sonora en la que confiar el ritmo del encuentro

Para lograr que el propósito se haga realidad, basta a veces muy poco: echar el pestillo de la habitación si se está en una casa compartida, cuidar la apariencia del cuarto, la iluminación y sobre todo la temperatura. Todo ello posibilita que ellas se puedan concentrar mucho mejor en su propio placer.

Otro consejo de la experta: olvida las grandes promesas del tipo “esta noche te van a pitar los oídos”, ya que imponen una enorme presión que debería, sin embargo, quedar excluida del lecho. Tales expectativas añaden otro componente que permite que el "rollo se pueda acabar cortando": la frustración que despierta que no se alcance el orgasmo con la facilidad deseada.

Ponle música

El ritmo es un componente muy destacado de los momentos de íntima pasión. Por eso, una suave melodía puede ser un maravilloso acompañamiento al que confiar la cadencia del encuentro.

Foto: iStock.
Foto: iStock.


Ciertos estudios afirman que es común que una mujer necesite hasta 20 minutos para llegar al clímax. En vez de obsesionarse con el tiempo, resulta conveniente introducir un elemento cuantificador mucho más sutil, como la banda sonora, para saber que cuando esté sonado la sexta canción del CD el momento deseado puede encontrarse ya próximo.

Pide que te enseñe

Nadie nace ya aprendido y lo que a veces se conoce no tiene por qué ser válido con todas las parejas. Por ese motivo, Fox aconseja a las mujeres que se masturben sin prejuicios delante de sus compañeros para indicarles con claridad lo que de verdad les pone a cien.

Los geles son una buena excusa para jugar con las caricias y deleitarse con el deseo que despierta una piel brillante y embadurnada

Se trata al mismo tiempo de un experimento educativo y de un ejercicio tremendamente erótico. La experta recomienda a las mujeres que obliguen a sus parejas a sentarse y den inicio al show. Especialmente estimulante es que ella describa cada cosa que hace, cada movimiento, la velocidad, si desplaza sus dedos en círculo o de arriba a abajo… las obscenidades verbales son bienvenidas y si la entonación es particularmente sexy: miel sobre hojuelas. ¿Más trucos? Que ella interprete el papel de mujer tímida. También practicar el ‘voyeurismo’ y que él mire a través de la cerradura o de una puerta entreabierta mientras se desarrolla el espectáculo. Si se prefiere una alternativa más directa se puede sustituir la lección teórica por la práctica. Ella puede guiar sus manos para que él aprenda o recurrir en todo caso y sin prejuicios a los juguetes eróticos como complemento.

Con todos estos trucos, la clase quedará grabada a fuego en su memoria. Cuando llegue el momento de la penetración él deberá tener presente cómo ella se da placer a sí misma. ¿Le gusta masturbarse bocabajo?, ¿prefiere abrir las piernas o atrapar sus manos entre ellas?

Los geles: un gran invento

Las sensaciones que provocan en el cuerpo estos productos pasan del frío al calor, los sabores o los aromas, estimulando además el riego sanguíneo en las zonas aplicadas e incrementando la sensibilidad de la zona. Muchas mujeres confiesan que son una gran ayuda para llegar al clímax, al tiempo que acentúan la intensidad de los orgasmos cuando se producen.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

Cada fémina suele preferir un tipo distinto de gel. Toca, pues, experimentar con ellos y saber dosificar correctamente: con algunos, una o dos gotas suelen ser suficientes para despertar la impresión deseada. Fox recomienda que sea siempre el hombre quien lo aplique, aprovechando el momento para jugar con las caricias, más importantes incluso que el efecto del sugerente líquido. Un truco visualmente excitante es que el gel se vierta sobre el cuerpo desde una cierta altura, deleitándose ante el deseo que provoca siempre una piel embadurnada y brillante.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios