Es noticia
Menú
¿Tienen las mujeres más sensibilidad hacia el dolor que los hombres?
  1. Alma, Corazón, Vida
NO SE CONOCEN LAS CAUSAS

¿Tienen las mujeres más sensibilidad hacia el dolor que los hombres?

Es conocido que muchas enfermedades dolorosas como la fibromalgia, la migraña o el síndrome del colon irritable son más comunes en mujeres que en hombres. El

Foto: ¿Tienen las mujeres más sensibilidad hacia el dolor que los hombres?
¿Tienen las mujeres más sensibilidad hacia el dolor que los hombres?

Es conocido que muchas enfermedades dolorosas como la fibromalgia, la migraña o el síndrome del colon irritable son más comunes en mujeres que en hombres. El dolor crónico tras el parto es sorprendentemente común. El  Institute of Medicine, de EE.UU, ha descubierto recientemente que lo sufren el 18% de las mujeres que pasan por una cesárea, y el 10% de las mujeres que tienen un parto vaginal siguen teniendo dolores hasta un año después. Un nuevo estudio de la Universidad de Standford sugiere que, hasta en los casos en los que el hombre y la mujer tienen el mismo problema, las mujeres parecen sufrir más dolor que los hombres.

Prestigiosos medios anglosajones, como el New York Times, se preguntan si Estados Unidos está sufriendo una epidemia de dolor crónico. El año pasado el Institute of Medicine publicó un informe que estimaba que 116 millones de estadounidenses sufren dolores crónicos, muchos más de los que se creía. El estudio de la Universidad de Stanford, el más grande hasta la fecha que se ha hecho comparando los niveles de dolor entre hombres y mujeres, plantea más dudas. ¿Existe un condicionamiento de género para el dolor? ¿Sufren más dolores las mujeres que los hombres?

El estudio en cuestión, publicado en la revista científica The Journal of Pain, analiza los datos de 11.000 pacientes cuyos dolores fueron registrados rutinariamente, como parte de sus tratamientos, en una escala subjetiva del 0 -no hay dolor- al 10 -el peor dolor imaginable-. En 21 de los 22 padecimientos, con tamaños de muestra suficientemente grandes como para hacer una comparación significativa, los investigadores encontraron que las mujeres reportaban mayores niveles de dolor que los hombres. Por ejemplo, para el dolor de espalda las mujeres reportaron una puntuación media de 6,03 en la escala del dolor, frente a un 5,53 de los hombres. Las mujeres reportaron un nivel más alto de dolor en la diabetes, la hipertensión o en lesiones de tobillo

Por desgracia, el estudio no ofrece ninguna pista de por qué las mujeres dicen sufrir más dolor que los hombres. Una posible explicación sería que los hombres tienen un condicionamiento social que les obliga a ser más estoicos, y por ello reportan un nivel de dolor más bajo. En declaraciones al New York Times el doctor Atul Buttle, explicó que la diferencia de dolor probablemente no se deba a un condicionamiento social, sino a una causa biológica, pues ésta diferencia aparece “en muchos estudios y miles de pacientes”.

Un extenso informe de 2007 de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor cita estudios que muestran que las hormonas sexuales podrían jugar un rol en esta diferente percepción del dolor. De hecho, el nivel de percepción del dolor, particularmente en los dolores de cabeza y abdominales, disminuye cuando las mujeres alcanzan la menopausia. La investigación sugiere además que hombres y mujeres tienen diferentes respuestas hacia la anestesia y los analgésicos, que tienen distintos niveles de eficacia y efectos secundarios.

Un campo poco explorado

Uno de los principales problemas que surgen al estudiar la respuesta de hombres y mujeres al dolor es que muchos de los estudios realizados sobre el dolor, tanto en humanos como en animales, se han hecho sólo en machos.  El 79% de los estudios sobre el dolor en animales, publicados en la última década, sólo incidía en los sujetos macho. Solo un 8% se realizaron con sujetos hembra.

Más allá de la diferente percepción del dolor que podría existir entre hombres y mujeres, hay experimentos que identifican diferentes reacciones según el tipo de dolor. En general, las mujeres registran mayores niveles de dolor respecto a la presión o la estimulación eléctrica y menos dolor frente al calor.

Algunos investigadores creen que la sensibilidad hacia el dolor en las mujeres es un tema aún más complejo. Las mujeres que han pasado por algún parto, por ejemplo, puede que tengan una percepción muy distinta de lo que significa “el peor dolor imaginable”, lo que hace que sean menos sensible a cierto tipo de dolores. En cualquier caso, en lo que sí coinciden es en la necesidad de profundizar en este tipo de estudios para entender los procesos mentales de hombres y mujeres y entender si realmente son distintos. 

Es conocido que muchas enfermedades dolorosas como la fibromalgia, la migraña o el síndrome del colon irritable son más comunes en mujeres que en hombres. El dolor crónico tras el parto es sorprendentemente común. El  Institute of Medicine, de EE.UU, ha descubierto recientemente que lo sufren el 18% de las mujeres que pasan por una cesárea, y el 10% de las mujeres que tienen un parto vaginal siguen teniendo dolores hasta un año después. Un nuevo estudio de la Universidad de Standford sugiere que, hasta en los casos en los que el hombre y la mujer tienen el mismo problema, las mujeres parecen sufrir más dolor que los hombres.