El medicamento que con una dosis te quita la ansiedad y la depresión durante 8 meses
  1. Alma, Corazón, Vida
El hallazgo no está exento de controversia

El medicamento que con una dosis te quita la ansiedad y la depresión durante 8 meses

El descubrimiento puede cambiar por completo la manera en la que se están tratando las enfermedades mentales

Foto: El medicamento que con una dosis te quita la ansiedad y la depresión durante 8 meses
El medicamento que con una dosis te quita la ansiedad y la depresión durante 8 meses

Una única toma de psilocibinapuede ayudar a calmar de manera eficiente, y durante varios meses, dos enfermedades que son, al mismo tiempo, dos epidemias del mundo moderno. Por lo menos eso dicen dos investigaciones publicadas recientemente en el 'Journal of Psycopharmacology'.

El problema se encuentra en que este principio activo forma parte de las setas alucinógenas, por lo que la polémica está servida. Los hongos que poseen la psilocibina son usados normalmente como una droga con fines recreativos o con propósitos espirituales, dentro de las prácticas de algunas religiones y sectas. Evitemos, en todo caso, enfrentarnos al asunto desde el prejuicio y veamos,a continuación, qué es lo que dicen realmente tales investigaciones.

El medicamento de la felicidad

Las sorprendentes conclusiones aparecendespués de haberse administrado la psilocibina apacientes afectados por una enfermedad tan angustiosa y agresivacomo el cáncer.

Alrededor del 40% de las personas diagnosticadas con algún tipo de tumor sufren ansiedad o depresión. Los antidepresivos en estos casos tienen efectos limitados, particularmente por lo que se refiere al aspecto existencial. Muchos de los afectados llegana concebir la vidacomo algo carente de sentido, abriéndose para ellos, en determinadas circunstancias, hasta la terribleposibilidad del suicidio.

La psilocibina producía un sorprendente aumento en la calidad de vida y el ánimo de los pacientes

En el trabajo llevado a cabo por científicos de la Universidad de Nueva York, 19 pacientes que se encontraban en un estado avanzado de la enfermedad fueron divididos en dos grupos. Ambos siguieron una terapia psicológica de apoyo, pero uno de ellostomó una única dosis de 0.3 miligramos de psilocibinapor cada kilo depeso corporal. El otro grupo siguió, por el contrario, un tratamiento a base de vitamina B3. Tras siete semanas, las sustancias se intercambiaron entre los participantes.

Según los autores, los resultados fueron: ”rápidos, sólidos y fundamentados”. Las dosis únicas rebajaron de manera espectacular los niveles de depresión y ansiedad durante más de siete semanas, manteniéndose sus efectos hasta ocho meses después de la toma.

El segundo estudio partede la labor de un grupo de doctores de la Universidad de Medicina John Hopkins. Se dividió a 51 pacientes con cáncer en estado avanzado también en dos conjuntos: en un primer momento a cada uno se le dio o una dosis terapéutica o una dosis baja de psilocibina.Cinco semanas después se intercambiaron las proporciones.

Cuando la experiencia se acabó, el miedo y la ansiedad se habían ido y mi vida había cambiado

Al igual que en la investigaciónllevadaa cabo por la Universidad de Nueva York, la psilocibina produjoun importante aumento en la calidad de vida, una mayor capacidad paraaceptarla muerte yun incremento deloptimismo en los enfermos.

“Como atea es complicado para mí decir esto, pero era como si estuviera bañada por el amor de Dios”, afirmaDinah Bazer, una de las pacientes sometidas al tratamiento, en declaraciones a 'Bloomberg'. “Esto duróhoras. Cuando la experiencia se acabó, el miedo y la ansiedad se habían ido y mi vida había cambiado”.

Varios de los pacientes aseguraronque la toma de psilocibinaacabó reestructurando sus mentes. Algunos llegaron a utilizar incluso la palabra “místico” para describir sus sensaciones. Con todo, científicos involucrados enlos experimentos,como el Profesor Roland Griffiths de la Universidad John Hopkins, desean huir de estas controversias. ConfiesaGriffithsal diario 'The Guardian': “Suena a poco científico. Parece que estuviéramos postulando otros mecanismos más allá de la neurociencia, y yo no estoy, de verdad,defendiendo esto”.

Otros investigadores involucrados,como el doctor Stephen Ross, director del departamento de adicciones de la Universidad de Nueva York, muestranmenos reticencias a la hora de hablar sobre las experiencias descritas por los individuos estudiados: “Tenemos un pequeño sistema que, cuando le haces cosquillas, produce estos estados de alteración que han sido descritos como estados espirituales o místicos en diferentes religiones. Han sido definidos también como estados de unidad. Las personas sienten que la separación que existe entre su ego y el mundo exterior se disuelve y piensan que son parte de una energía o de un estadode conciencia continuo y ligado al universo”.

¿Un tabú a superar?

Las setas alucinógenas se suelen incluir entre el elenco de estupefacientes muy peligrosos. Estas listas, según David Nutt, especialista en neuropsicofarmacologiadel Imperial College de London,sonuna convención administrativa, pues no existe una relación directa entre la clasificación real de las drogas y los daños que realmente provocan.

Según Nutt, la realidad es que muchos estupefacientes tratados como tabú no son tan nocivos para el propio consumidor en comparación con otras drogasque entrañan grandes riesgos para la saludcomo la heroína, el crack, la metanfetamina, la cocaína o el alcohol.

Ya en la década de los 60, el LSD, el éxtasis o la psilocibina ofrecían, para muchos psiquiatras, auténticas promesas terapéuticas

Los dos estudios sobre la psilocibinasalen a la luz unos días después de que la “U.S. Food and Drug Administration” aprobara realizar una serie de experimentosconéxtasis,con el fin de estudiar sus posibilidades terapéuticas en pacientes afectados de desorden por estrés postraumático.

Ya en la década de los 60, el LSD, el éxtasis o la psilocibina ofrecían, para muchos psiquiatras, nuevas e interesantes perspectivasmédicas. Las estrictas leyes antiestupefacientes surgidas, sin embargo, durante los años 70 supusieron un obstáculo para las investigaciones. Los científicos interesados en sus posibilidades han tenido que pelear desde entonces contra dificultades legales, éticas y culturales para volver a abrir las posibilidades de experimentar con ellos.

“Creo que es un gran asunto, tanto por los resultados como en términos históricos. Todo esto fue, en su momento, parte de la psiquiatría y ahora está volviendo a la actualidad”. Señala el doctor Ross.

Por desgracia se ha incidido demasiado en los aspectos adversos de las drogas y se han olvidado, sin embargo, los beneficios que se pueden extraer de ellas. Señala Nutt: “Uno de mis retos, en lo que me queda de carrera, es que se vuelvan a investigar estas drogas porque, por ejemplo, seguro que el éxtasis es muy útil para personas con trastornos provocados por el estrés crónico. La psilocibinatambién es útil contra las migrañas y la depresión resistente. Por último, el LSD sirvepara tratar a pacientes moribundos, les ayuda a enfrentarse a la experiencia de la muerte”.

El dilemasobre el uso de estosestupefacientes puede cambiar si el conflicto moral se plantea desde otraperspectiva. En un anexo que acompaña a los estudios,Craig Blinderman, director de la unidad de cuidados paliativos del Hospital Presbiteriano de Nueva York, alerta de que varios países estánlegislando para permitir que las personasacaben con su propio dolor a través de la eutanasia. ¿Qué sucedería si la psilocibina pudierano solo aliviar la angustia existencial de estos enfermos, sino dar también un sentidoa lasvidasdeaquellosque se encuentranen estado terminal? Señala Nutt lo inhumanas que pueden ser las terapias que se están empleando enalgunas unidades de cuidados paliativos: ”Lo que hacemos en la actualidad es envenenarlos con opiodes, así que su mente ya está muerta.Mueren sin saber realmente lo que está sucediendo”.

Depresión Ansiedad Medicina Drogas Cáncer
El redactor recomienda