CONSEJOS SORPRENDENTES

Las mejores doctoras explican los peores errores que cometemos con nuestra salud

Algunas de las más prestigiosas médicas británicas han respondido a una sencilla pregunta: “Por el bien de tu salud, ¿qué es aquello que nunca harías?”

Foto: ¿Qué opinan las mejores profesionales? (iStock)
¿Qué opinan las mejores profesionales? (iStock)

Dice el refrán que “en casa del herrero, cuchara de palo”, algo que bien podría aplicarse a todos los médicos que tienen sobrepeso o fuman. Pero, pese a esto, ellos tienen más información sobre lo que podemos hacer para tener una buena salud que el común de los mortales, y no está de más escuchar sus consejos.

Louise Carpenter ha reunido en 'The Daily Mail' a algunas de las más prestigiosas doctoras británicas y les ha hecho una sencilla pregunta: “Por el bien de tu salud ¿qué es aquello que nunca harías?” Estas han sido sus sorprendentes respuestas:

1. Someterse a innecesarios chequeos médicos

De un tiempo a esta parte, han surgido muchas voces en la comunidad médica que advierten de la inutilidad de muchos chequeos médicos universales. Según sus críticos, las revisiones médicas de este tipo provocan más alarmas injustificadas de las que sería deseable y, por el contrario, son poco efectivas a la hora de detectar las verdaderas amenazas.

No tiene mucho sentido someterse a un test de colesterol si no se tiene un problema prexistente como diabetes o antecedentes familiares

“A mi edad –estoy llegando a los 60– no iría en busca de una enfermedad que esté al acecho en algún oscuro recoveco de mi cuerpo”, explica la doctora Clare Gerada, ex presidenta del Royal College of General Practitioners. “Sí está ahí, me enteraré por mi misma en el momento adecuado y entonces buscaré las pruebas y tratamientos necesarios”.

En opinión de Gerard, por ejemplo, no tiene mucho sentido someterse a un test de colesterol, que bien puede dar positivo, si no se tiene un problema prexistente como diabetes, problemas cardiovasculares o antecedentes familiares. A ciertas edades casi todo el mundo tiene el colesterol alto, pero, según la médica, no tiene mucho sentido medicarse con estatinas si no hay un riesgo adicional.

2. Confiar solo en las consultas privadas

En opinión de Gabriel Weston, cirujana y presentadora del programa 'Trust Me, I´m a Doctor', explica que los mejores médicos no están en la sanidad privada y, es más, los médicos con consulta propia y ninguna vinculación con la sanidad pública suelen ser, al menos en Reino Unido, aquellos que no han tenido éxito en el sistema nacional de salud. “En realidad”, asegura Weston, “no tienes ninguna idea real sobre su capacidad. Es como un mercado negro”.

Pedir opinión a demasiados médicos puede dar lugar a malentendidos. (iStock)
Pedir opinión a demasiados médicos puede dar lugar a malentendidos. (iStock)

3. Montar a caballo o jugar al rugby

“Existe una fuerte evidencia médica que asegura que los primeros pasos de la demencia pueden ser provocados por un traumatismo en la cabeza”, explica la doctora Liz Coulthard, neuróloga de la Universidad de Bristol. “Vemos a mucha gente en mi clínica de demencia que había tenido una o varias lesiones en el cráneo”.

Es por ello que la médica recomienda evitar todos los deportes en los que se pueda sufrir fuertes golpes en la cabeza como la hípica, el rugby, el boxeo… Sobre todo, explica, si hay niños de por medio. “Aunque sabemos que los jugadores de rugby que compiten al más alto nivel suelen aguantar ese tipo de lesiones, no sabemos cuál es el efecto de éstas en los niños”.

4. Seguir una dieta milagro

La doctora Sasha Usisking trabaja como radióloga en el Hospital St. Barholomew de Londres y gran parte de su trabajo consiste en analizar problemas en los pechos de las mujeres, que acuden a ella cuando ven un lunar, un bulto o tienen dolores. “Casi todas las mujeres me preguntan si hay algo que puedan hacer para reducir las posibilidades de sufrir cáncer de mama y qué deberían comer”.

La mayoría de estas dietas no hacen nada bueno en tu cuerpo y su única función es vender libros y productos

Su respuesta es clara: lo mejor es llevar una dieta variada y equilibrada, en la que no haya cabida para las comidas procesadas y los platos preparados. También aconseja beber alcohol con moderación –esto es, para ella, dos o tres copas de vino por semana–, y hacer algo de ejercicio.

Pero lo más importante, asegura, es huir de cualquier dieta milagro. “La mayoría de estas dietas no hacen nada bueno en tu cuerpo y su única función es vender libros y productos”, explica. “Solo necesitas tomar comida adecuada y saludable. No soy una fanática de lo ecológico, con tal de que la comida sea fresca”.

5. Someterse a una RCP siendo mayor

“Tengo 41 años, y no espero morir pronto, pero he visto fallecer a cientos de personas y tengo una idea de qué quiero y qué no quiero cuando llegue el momento”, explica la doctora Katherine Sleeman, asesora de medicina paliativa en el King´s College de Londres. “La reanimación cardiopulmonar (RCP) puede salvar la vida a la gente que tiene un paro cardíaco provocado por un problema reversible como como un ataque al corazón. Pero esto es relativamente inusual”.

Da igual de lo que me muera, pero quiero que me cuide un equipo de cuidados paliativos

Según Sleeman, las RCP se aplican en demasiadas ocasiones para alargar unos días la vida de gente que ya tiene un pie en la tumba, y que en vez de morir tranquilamente, acaban haciéndolo rodeados de extraños que tratan de salvarles a costa de todo tipo de sufrimientos.

“Da igual de lo que me muera, pero quiero que me cuide un equipo de cuidados paliativos”, explica Sleeman. “Hay evidencias de que la gente que recibe este tipo de cuidados en las semanas y meses antes de morir tienen una mejor calidad de vida en esos días”.

En ocasiones prolongamos la vida de los pacientes de forma innecesaria. (iStock)
En ocasiones prolongamos la vida de los pacientes de forma innecesaria. (iStock)

6. Combinar la sanidad privada y la pública

Aunque el sistema británico de salud es ligeramente distinto al español, ambos pertenecen al conocido como sistema Beveridge: se financia con los impuestos de toda la población, que sustentan una protección sanitaria universal que cuenta con sus propios centros sanitarios.

Aquellos ciudadanos que tienen contratado un seguro de salud privado pueden a su vez seguir usando el sistema público. Es algo que hace bastante gente y, según la psiquiatra Jacqueline Phillips Owem, que trabaja en un centro público de Londres, puede llevar a grandes errores de diagnóstico y tratamiento.

Una madre que conocí recientemente estaba tratando de hacer lo mejor para ayudar a su hijo con una enfermedad crónica, cuenta Phillips, así que llevó a su hijo tanto al hospital público como a la consulta privada. El médico de la privada le prescribió medicación, pensando que él era ahora su único doctor, y no informó al sistema público. El niño acabó recibiendo medicación doble para la misma enfermedad, algo que es muy peligroso.

7. Hacer una prueba de predemencia

De un tiempo a esta parte se han popularizado las pruebas cognitivas para identificar los signos ocultos de una demencia precoz, pero la doctora June Andrews, profesora emérita de la Universidad de Stirling, cree que no son una buena idea.

“Es como recurrir al parte del tiempo para ver si está lloviendo. ¡Mira por la ventana!”, apunta Andrews. “Si no está lloviendo ahora solo puedo adivinar qué es lo que vendrá después. En cuanto a la demencia, actualmente estoy bien y nadie puede ver el futuro. Disfruta de la vida y deja de preocuparte acerca de lo que no puede ser previsto ni evitado”.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios