ENTREVISTA CON YANIS VAROUFAKIS

"El rescate español no es más que una ayuda a los bancos franceses y alemanes"

Para el exministro heleno, de visita en España, el sur de Europa está pagando con elevados impuestos y muchos recortes las necesidades de los bancos alemanes y franceses

Foto: El economista Yanis Varoufakis, en Londres, apoyando la permanencia del Reino Unido en la UE. (Reuters)
El economista Yanis Varoufakis, en Londres, apoyando la permanencia del Reino Unido en la UE. (Reuters)

En esa gira interminable en la que anda metido Yanis Varoufakis desde que salió del Gobierno griego, le ha llegado el turno a España. El exministro heleno está en Barcelona, donde presentó su libro de conversaciones con Gerardo Pisarello, 'Un plan para Europa' (Ed. Icaria), y donde afirmó cosas como que si sale elegido un Gobierno progresista en las próximas elecciones españolas, la UE lo saboteará, o que los dirigentes europeos ni creen ni confían en las políticas económicas que aplican.

Le ha dado tiempo a reunirse con Luis de Guindos, a formar parte de una mesa redonda la tarde del jueves sobre 'ciudades rebeldes', integrada por Pisarello, Ada Colau, Xavier Domènech y la diputada de En Comú Podem Lucía Martín, y también a atender a El Confidencial, en especial para hablar de su otro libro reciente, '¿Y los pobres sufren lo que deben?' (Ed. Deusto) y del Plan B para Europa que está intentando poner en marcha.

PREGUNTA. En '¿Y los pobres…?' afirma que tanto la Unión Europea como el Banco Central Europeo se han convertido en entidades absolutamente ineficientes. 

RESPUESTA. La Comisión fue concebida desde sus inicios como la burocracia que debía guiar al cártel europeo de la industria pesada. Esto no es nuevo. Lo que es nuevo es el BCE, que ideó una manera de inyectar dinero en ese cártel. La combinación entre la burocracia de un cártel y un banco central que pretende realizar una gestión apolítica del más político de los productos básicos (el dinero) fue razonablemente bien durante los tiempos de auge, mientras que el crecimiento basado en un esquema Ponzi estaba en su apogeo (es decir, 1998-2008). Pero cuando comenzó la recesión, esta combinación no estaba bien diseñada para hacer frente a la crisis y poner en práctica políticas que abordaran la misma. El resultado ha sido más autoritarismo y un compendio de políticas fallidas.

P. El caso griego subraya que la situación no se está gestionando bien, pero en España ocurre algo similar, ya que la deuda sigue aumentando año tras año a pesar de los ajustes. ¿Por qué? Y si estas medidas no funcionan, ¿por qué no se modifican?

R. Grecia fue solo el principio. Todos los países con déficit giraron, después del colapso del sector bancario, del crecimiento Ponzi hacia la austeridad Ponzi: desde un periodo de crecimiento insostenible alimentado por la deuda hacia una austeridad insostenible alimentada por la deuda. La razón por la que se mantiene esta política sin salida es muy, muy simple: la alternativa sería dejar de negar que la arquitectura de la zona euro actual necesita ser alterada en sus fundamentos. Y Berlín en particular no está interesado en que se produzcan cambios.

"Los rescates de Grecia, Portugal, Irlanda y España eran solo paquetes de ayuda para los bancos alemanes y franceses"

P. Me llamó la atención que señalara que en las reuniones del Eurogrupo durante la época de la negociación con Grecia no se podía hablar de economía. Se le acusó de ser un profesor que creía que iba a darles clase.

R. No sabes lo mucho que me sorprendió. No, nunca hubo ni una sola oportunidad de tener una discusión económica sensata y racional sobre los temas económicos que abordábamos. De lo único de lo que se hablaba era de las reglas y de las obligaciones de las naciones deficitarias respecto de la troika.

P. Afirma que Grecia no fue rescatada, ni tampoco los PIIGS. Entonces, ¿por qué españoles y griegos estamos pagando tantos impuestos y sufriendo tantos recortes?

R. Solo hay que mirar las estadísticas para darse cuenta de que Grecia no fue rescatada: hemos perdido un 26,7% de nuestra renta. Si esto es un rescate, no quiero imaginar cómo sería una condena. Los rescates de Grecia, Portugal, Irlanda y España eran paquetes para los bancos alemanes y franceses, y en menor medida para los bancos locales. No tenga ninguna duda acerca de esto (los banqueros lo admiten sin reservas). De manera más general, durante el periodo de crecimiento Ponzi, un tsunami de capital (que se originó principalmente en el superávit comercial de Alemania) se precipitó a la periferia en forma de préstamos. Estos préstamos no eran sostenibles y, cuando el sector financiero se estrelló, fueron transferidos a las espaldas de los contribuyentes que, como señalas, deben pagarlos a través de los impuestos y de los recortes que están impidiendo la recuperación de la economía y extendiendo la miseria por toda Europa.

"La alternativa a la despolitización de la política y a la tecnocratización del dinero en la UE es una federación democrática europea"

P. Ha dicho que Trichet ha sido el peor banquero central del mundo pero que Draghi es más astuto.

R. Sobre Trichet basta con recordar que aumentó las tasas de interés dos meses antes del derrumbe de Lehman, en un momento en que el resto de bancos centrales estaban preparándose para la catástrofe reduciéndolas. Por si no fuera bastante, no aprendió nada de esa experiencia, como demuestra el hecho de que en 2011 hizo lo mismo de nuevo, aniquilando cualquier posibilidad de recuperación. Draghi, por el contrario, ha hecho lo que ha podido (dentro de las limitaciones impuestas por los estatutos del BCE y por la política interna) para ir en sentido opuesto y reflotar la moribunda zona euro.

Pero este no es un problema de personas en concreto, sino algo fundacional en la UE. Por decirlo rápido, la única alternativa a la despolitización de la política y a la tecnocratización del dinero que están llevando a cabo es una federación democrática europea. Sin embargo, nuestras élites desprecian la idea de la democracia en el corazón de Europa.

"El papel de la izquierda debe ser el de reinventarse, desarrollando críticas actualizadas al capitalismo realmente existente"

P. ¿Pero este plan B tiene algún viso de realidad? Si, como sugiere, estamos gobernados por poderes extrademocráticos, el problema real no sería qué hacer en concreto, sino quién y cómo va a cambiar esa situación. Y si su tesis es real, las resistencias al cambio serán lo suficientemente fuertes, en un entorno globalizado, como para impedir las transformaciones.

R. Nada bueno sucede en la política sin que suscite grandes resistencias. Necesitamos hacer frente con toda la energía a quienes están sumiendo a la UE en el descrédito y acelerando su desintegración. Para ello necesitamos un plan A. Esto es precisamente lo que estamos haciendo con DiEM25: forjar una agenda democrática europea. Naturalmente, en la búsqueda de nuestra agenda, necesitamos recurrir a planes B, C, D, etc.

P. ¿Debería Europa ser proteccionista? Hay fuerzas políticas europeas que alientan esa opción.

R. Por supuesto que no. Nuestra visión de una prosperidad compartida no debería basarse en empobrecer a los países vecinos. Pero esto tampoco significa que debamos sucumbir a tratados de comercio predatorios, como el TTiP o el TISA.

P. ¿Cuál va a ser el papel de la izquierda europea en Europa los próximos años? Porque, salvo Grecia, donde está Tsipras gobernando después de plegarse a las exigencias de la UE, y en España, donde Podemos tiene opciones de convertirse en el segundo partido, no parece que esté logrando una fuerza social suficiente como para promover cambios en la eurozona…

R. El papel de la izquierda debe ser el de reinventarse constantemente, desarrollando críticas actualizadas al capitalismo realmente existente, proponiendo alternativas que destruyan el TINA (acrónimo de 'there is no alternative', 'no hay alternativa') y poniendo en marcha alianzas con los progresistas y los socialdemócratas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios