La pregunta más difícil que has visto en un examen (y otras alternativas retorcidas)
  1. Alma, Corazón, Vida
¿FALLO O MALA LECHE?

La pregunta más difícil que has visto en un examen (y otras alternativas retorcidas)

Sudor frío, temblores, retortijones... Estos son tan sólo algunos de los efectos que produce en nuestro cuerpo hacer un examen y encontrarte con las preguntas que presentamos a continuación

placeholder Foto: Toma ya.
Toma ya.

Lo explicábamos en un reciente artículo: uno de los sueños más habituales entre los adultos es aquel en el que se retorna al colegio para realizar un examen. Esto se debe no sólo a que los recuerdos de nuestra infancia solidifiquen más fácilmente, sino especialmente, a que solemos seguir soñando de adultos con aquello que nos resultaba más estresante de niños. No hay ninguna duda de que los exámenes son una de las fuentes de estrés más habituales antes de cumplir los 30 años.

Muchos de estos exámenes soñados comparten una misma característica, que los iguala con el absurdo retratado en obras de Franz Kafka como 'El proceso': son imposibles de contestar. ¿Quién no ha sufrido alguna vez en sus carnes la mala redacción de una pregunta o, simple y llanamente, un enunciado incorrecto, algo no tan extraño en una asignatura como matemáticas, en la que el más pequeño error hace irrealizable un problema?

Todos nos hemos encontrado con alguno de estos despropósitos, a veces realizados con mala fe, a veces como producto de una equivocación

Un buen ejemplo es la pregunta que ilustra este artículo, y que ha sido compartida en Imgur por un estudiante de cine llamado Esperagon. “¿Qué es un micrófono?” es la pregunta, pero sólo hay dos respuestas posibles: “sí” o “no”. Se trata del error, tan común en las conversaciones diarias, en las que alguien realiza una pregunta y otro responde con una afirmación o una negación… Sólo que en el ámbito de un examen en línea, donde para más inri, no hay derecho a réplica. Una obvia equivocación, pero que causa ese peculiar efecto de extrañamiento al no encontrar lo que esperábamos. Aquí presentamos otros casos similares.

El tamaño de la ballena

Video embebido

O aquí falla algo, o no hay ninguna manera no sólo de responder la pregunta, sino de unir el enunciado de la cuestión con su pregunta. Probablemente se trate de una buena muestra de lo que ocurre cuando un profesor reescribe las preguntas de un examen sobre el modelo del año anterior y se olvida de revisarlo después.

El enlace de inglés ¿imposible?

El pasado mes de junio, más de 10.000 alumnos franceses firmaron una petición para que una de las preguntas de su examen de bachillerato de ese año fuese eliminada porque era “imposible de entender”. El problema, en realidad, se encontraba en este caso en palabras de vocabulario como “coping” (“superar”) y “concern” (“preocupación”, utilizada en lugar de “preoccupations”). Sin embargo, muchos han utilizado este caso para recordar que, a veces, resulta más sencillo quejarse que estudiar un poco más.

El problema de Hannah

Un viejo conocido para nuestros lectores, ya que llegamos a publicar un artículo sobre dicha cuestión. El enunciado era el siguiente:

Hannah tiene 6 caramelos naranjas y algunos caramelos amarillos.

En total tiene n caramelos.

La probabilidad de que coja 2 caramelos naranjas es de ⅓.

Prueba que n²-n-90=0

Fácil, ¿verdad? Tan comentado fue el problema de Hannah que dio lugar a un gran número de memes entre los estudiantes británicos. Por si alguien se ha quedado con la intriga, esta es la respuesta correcta, tal y como la contamos en su día:

Hay 6 caramelos naranjas y n caramelos en total. Así que, si Hannah coge uno, hay 6/n posibilidades de que coja un caramelo naranja. Cuando coja uno, habrá un caramelo naranja menos y un caramelo menos en la cuenta total, lo que significa que la probabilidad es ahora (6-1)/(n-1)=5/n-1.

Para conocer la probabilidad de coger un caramelo naranja las dos veces, debes multiplicar las dos fracciones: 6/n*5/n-1=30/n²-n.

Como sabemos que la probabilidad de coger dos caramelos naranjas es de ⅓, entonces: 1/3=30/n²-n.

Los denominadores tienen que ser los mismos, así que multiplicamos ⅓ por 30, entonces: 30/90=30/n²-n.

Si descontamos 30 en ambos lados de la ecuación tenemos que n²-n=90. Si movemos 90 al otro lado de la ecuación, esta será igual a cero.

El cero que faltaba

Como hemos dicho, no hay asignaturas más sensibles al error que aquellas que utilizan números, puesto que la más pequeña errata la inutiliza por completo. Es lo ocurrido con la siguiente pregunta de un examen de geografía, en el que el 0.05 que debía figurar había sido sustituido por un 0,5. Un error que no sólo afecta a esa cuestión, sino que puede provocar que el alumno se detenga más tiempo de la cuenta en ese punto y descuide los restantes.

Muy bien, Juanita

Fox News, en su campaña contra los estándares de Common Core implantados en los últimos años para la enseñanza de las matemáticas, consideraba este examen como “la peor pregunta de matemáticas de la historia”. Aunque a lo mejor sea un poco exagerado, está claro que el siguiente problema, que traducimos a continuación, es irresoluble, puesto que no especifica cuántos amigos tiene Juanita:

“Juanita quiere darle una bolsa de pegatinas a sus amigos. Quiere darle el mismo número a cada uno de ellos. No está segura de si necesita cuatro bolsas o seis. ¿Cuántas debería comprar si no quiere que sobre ninguna pegatina?”

20 que no son 20

Otro examen que exige aquello no puede prometer, o cómo no revisar a la perfección lo que le presentas a tus alumnos puede dejarte en ridículo.

La metáfora más absurda

Cada vez más a, los colegios se preocupan por fomentar la creatividad de sus estudiantes, a veces de formas demasiado imaginativas. Este es probablemente el mejor ejemplo que hemos visto, en el cual se pide la respuesta a la pregunta “¿en qué se parece el manto de la Tierra a un sándwich de mantequilla de cacahuete?” Las posibilidades no tienen desperdicio: o tiene tres capas, o es pegajosa, o la parte de arriba y la de abajo son las más duras o provocan la misma sensación que las rocas duras del manto. Un complejo rodeo para preguntar, simple y llanamente, cómo está compuesto el manto terráqueo.

¿Cuándo naciste? En Madrid

Terminamos el artículo con un caso muy semejante a aquel que lo abría. Otra confusión en el enunciado, con una sutil diferencia: mientras que en el “sí” o “no” inicial no había opción válida posible, en este caso podemos sospechar que en lugar de “cuándo”, el profesor se refería a “dónde”, así que marcaremos, confiados, “Alemania”, al tiempo que le recordamos “más cuidado para la próxima”.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Educación Exámenes Humor Colegios Universidades
El redactor recomienda