COMBINACIONES MUY RECOMENDABLES

Los mejores cócteles de alimentos que lograrán potenciar nuestra salud

No hay platos milagro, pero sí algunas preparaciones que contienen ingredientes escogidos especialmente para ayudarnos a potenciar nuestra salud y prevenir determinadas dolencias

Foto: Espuma de kéfir con manzana, esferas de limón con miel, bayas de Gogy y hierbabuena.
Espuma de kéfir con manzana, esferas de limón con miel, bayas de Gogy y hierbabuena.

Estamos cansados de ver anuncios y artículos sobre ellos, pero todavía no hay consenso científico sobre los alimentos funcionales. En la Unión Europea se aceptan como tales aquellos naturales (pero también los procesados industrialmente) que contienen al menos un elemento (nutriente o no nutriente) positivo para una o varias funciones del organismo. Es decir, que más allá de su aspecto nutricional convencional, contribuyen a incrementar el bienestar o a disminuir el riesgo de enfermar.

Pero hay que tener en cuenta que un AF puede serlo para toda la población o sólo para un grupo específico. “Y no hemos de perder de vista que tendrá que interactuar con el resto de la dieta, los hábitos de vida o la propia dotación genética del individuo, entre otros muchos elementos, por lo que su efectividad puede ser muy variada y dependerá de los casos”, recuerda la nutricionista y farmacéutica Elisa Escorihuela.

Así pues, no hay recetas milagro. Pero sí algunas que contienen ingredientes escogidos especialmente para ayudarnos a potenciar nuestra salud y prevenir determinadas dolencias, como las que ha presentado el chef Jordi Ferrer, profesor de la Escuela Máster Chef y responsable de formación gastronómica de Gasma, en un curioso Showcooking Funcional organizado por VI.P en el que el asesoramiento médico ha venido por parte de Escorhiuela.

Claves para escoger alimentos

La nutricionista y el chef han unido sus conocimientos para reflexionar acerca de las Recetas Funcionales y ofrecer algunos consejos y ejemplos. Según el chef Jordi Ferrer, “en la parte gastronómica, no podemos perder de vista que los ingredientes de la receta han de encajar, han de ser saludables pero también ofrecer una riqueza de texturas, aromas y sabores que invite a probarla” y es que, en opinión del cocinero, “últimamente han proliferado recetas que quizá puedan ser muy sanas y funcionales, pero que no resultan nada apetecibles”.

Lo mejor es combinar texturas crujientes con otras más cremosas e incluir un abanico de sabores amplio

Por su parte, Elisa Escorihuela apunta que no hace falta recurrir a ingredientes exóticos o de moda, “tenemos multitud de alimentos de fácil acceso, absolutamente naturales y que están cargados de propiedades saludables para nuestro organismo”. Cita como ejemplos la manzana, bebidas como el té verde o el vino, el aceite de oliva virgen, frutos secos como las nueces, el ajo, las legumbres o verduras como las zanahorias y la cebolla. Y a la hora de combinarlos, “no nos equivocaremos mucho si echamos un vistazo a las recetas tradicionales, como los guisos de cuchara, que suelen mezclar vitaminas y fibra de las verduras, hidratos de carbono mediante los cereales con proteínas de carnes y pescados en platos muy completos y nutritivos” apunta esta especialista en nutrición.

La clave está en equilibrar los tipos de ingredientes, usas grasar lo más saludables posible y escoger las frutas y verduras de temporada, ya que éstas suelen incorporar nutrientes necesarios precisamente para prevenir y combatir las dolencias más comunes de cada época del año. Por ejemplo, la manzana se recolecta entre finales del verano y principios del otoño, así que ahora la encontramos en el mercado en su mejor momento, recién cogida del árbol. Y, curiosamente, entre sus componentes están la vitamina A, C y las del grupo B, además de minerales como el potasio, sodio, calcio y magnesio. Todos ellos ayudan a reforzar el sistema inmunitario frente a los cambios climáticos así como los ataques víricos y bacterianos de los típicos constipados que vienen con el frío.

“Tomando la manzana como base, si queremos preparar una receta funcional, que refuerce nuestro sistema inmunitario de cara al otoño e invierno, tendremos que combinarla con otros alimentos que también trabajen en este sentido, como los probióticos o los frutos secos” propone Escorihuela. “Pero sin olvidarnos de que la combinación sea agradable”, matiza Ferrer, “lo mejor es combinar texturas crujientes con otras más cremosas e incluir un abanico de sabores amplio, con ingredientes dulces, amargos y ácidos, así lograremos el equilibrio en el paladar”.

Jordi Ferrer durante la elaboración del postre.
Jordi Ferrer durante la elaboración del postre.

Un postre para reforzar las defensas

Siguiendo este espíritu, en el Showcooking Funcional de Manzanas Val Venosta, Escorihuela y Ferrer han propuesto un postre que puede ayudarnos a reforzar las defensas precisamente en los meses de otoño e invierno, cuando proliferan virus gástricos, gripes y constipados. La ‘Espuma de kéfir con Manzana Val Venosta, esferas de limón con miel, bayas de Gogy y hierbabuena” es una creación con ingredientes que tienen propiedades favorables para el sistema inmunológico y cuya combinación resulta deliciosa.

El kéfir está considerado como el rey de los probióticos, un tipo de alimentos fermentados por microorganismos que resultan beneficiosos al incorporarse a las colonias bacterianas que se encuentran en nuestro sistema digestivo. Diversos investigadores, como M.L. Cross (2002) o H.S. Gil (1998) han concluido que estimula el sistema inmune, además de regular la función digestiva, eliminar gérmenes patógenos, mejorar los lipolipsis y actuar como un poderoso antioxidante.

Los importante es reforzar este tipo de recetas con una alimentación equilibrada, variada y rica, para sacar el máximo partido a todos los nutrientes

Su sabor ácido y cremosidad se contrarresta con el dulzor y el bocado crujiente de la manzana cruda, que contiene vitamina A, C y las del grupo B, además de minerales como el potasio, sodio, calcio y magnesio, beneficiosos para nuestras defensas, y alto contenido en pectina, un tipo de fibra que ayuda a regular el tránsito intestinal.

Las bayas de Gogy suman dulzor y una textura más gelatinosa a la receta, además de contribuir con sus propiedades antioxidantes gracias a los carotenos y el zinc, un mineral excelente para el sistema defensivo. Por último, el binomio de miel y limón es un clásico a la hora de combatir los efectos de los resfriados, por su aporte de vitamina C y la capacidad para suavizar las membranas irritadas en la parte posterior de la garganta. Su combinación agridulce en este caso se presenta en esferas, en una divertida textura que explota en boca al morderlas. Finalmente, el punto fresco llega de la hierbabuena, que aporta color y aroma al postre.

“Éste es un ejemplo perfecto de Receta Funcional, de cómo pueden tomarse diferentes alimentos y combinarlos para que trabajen juntos, con el objetivo de cumplir una función, en este caso el refuerzo del sistema inmunitario y la mejora de la salud intestinal”, según la nutricionista Elisa Escorihuela. Y, para quienes quieran prepararlo en casa la receta se puede simplificar. “Basta con poner directamente el kéfir, sin batirlo para lograr la espuma, y sustituir las esferas por un chorrito de jugo de limón y una cucharadita de miel”, propone el chef Jordi Ferrer.

En cualquier caso, lo importante es reforzar este tipo de Recetas Funcionales con una alimentación equilibrada, variada y rica, para sacar el máximo partido a todos los nutrientes que la naturaleza puede ofrecer a nuestra salud.  

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios