Una fórmula que funciona de verdad

Esta es la mejor manera de evitar una resaca, y es un método científico

Lo has probado todo: beberte medio litro de agua antes de acostarte, tomarte un ibuprofeno o darte una ducha fría para bajar los efectos del alcohol. Pero nada funciona. ¿Has probado con esto?

Foto: De izquierda a derecha, un tipo se enfrenta a un día de resaca antes y después de probar el infalible truco. (iStock)
De izquierda a derecha, un tipo se enfrenta a un día de resaca antes y después de probar el infalible truco. (iStock)

Te lo estabas pasando fenomenal. La música era brutal, tus amigos lo estaban dando todo y no parabas de reír. ¡Qué noche la de aquel día! Ya, y qué terrible mañana –y, con el paso de los años, día entero– de insoportable resaca.

Y eso que bebiste medio litro de agua, te tomaste un ibuprofeno y fuiste al baño antes de meterte en la cama. Vamos, que te faltó rezar tres 'padres nuestros' para salvarte del dolor mortal de cuerpo y cabeza al día siguiente. Pero si te pasas con el alcohol no hay manera de evitarlo. ¿O sí? Un estudio asegura haber dado con la clave para acabar de una vez por todas con las resacas y sentirnos estupendamente bien tras una noche de borrachera. Y ojo, porque funciona.

El daño ya está hecho

Según los científicos, “hincharnos a comer o pasarnos en un momento dado a la Coca Cola con la esperanza de que absorberán parte del alcohol que hemos bebido previamente, no tiene ningún efecto en nuestra resaca del día siguiente”, resume Paige Fowler en 'Men's Health'. Vamos, que el clásico 'voy a comer algo para que se me asiente el estómago' pensando que hincharnos a embutido a lo loco o comernos un plato de pasta tras meternos tres litros de alcohol al cuerpo, parece que no sirve para nada.

Tras encuestar a un importante grupo de estudiantes, los investigadores encontraron que el 69% de los jóvenes sufrían resacas después de una noche de fiesta. Lo curioso es que el porcentaje de los damnificados era el mismo ya comiesen algo o tuviesen el estómago vacío antes de irse a la cama.

A mitad de la borrachera, todo el alcohol que se ha consumido ya ha hecho su recorrido por el cuerpo

“Todo se reduce a la sincronización. Si se espera para comer algo o beber agua a última hora de la noche, el daño ya está hecho”, asegura el doctor Aaron White, autor principal del estudio. Es decir, los remedios post ingesta de alcohol no son más que leyendas urbanas inútiles para paliar los efectos de la borrachera.

'Que empape'

“A mitad de la borrachera, todo el alcohol que se ha consumido ya ha hecho su recorrido por el cuerpo, por lo que al ingerir comida o bebida se situará en la cola del proceso digestivo sin afectar lo más mínimo a la absorción”, explica White. Pero, ¿y antes?

Los científicos encontraron que el efecto de comer algo para rebajar los efectos de la bebida sí que servía cuando se hacía o previamente o paralelamente a la ingesta masiva de alcohol. “Tener comida en el estómago puede reducir la concentración de alcohol en sangre y evitar los picos de borrachera en un tercio de los casos aproximadamente”, aseguraron.

Comer y beber, pero combinando con algún refresco sin alcohol o agua. Tener líquido en el estómago retarda la llegada del alcohol al intestino delgado, lo que desacelera la velocidad de absorción del mismo en el cuerpo. “No existe una cantidad mágica, pero una buena regla de oro es alternar una bebida 'sin' con cada vaso de alcohol que nos tomemos. De esta forma conseguirás que tu tasa de alcoholemia no alcance unos niveles tan altos”, aconseja White.

Lamentablemente, nada de esto puede salvarte. (iStock)
Lamentablemente, nada de esto puede salvarte. (iStock)

¿Inmunes a la resaca?

O de un lado o de otro, seguramente has vivido alguna vez esta situación: un grupo de personas se despiertan hechas polvo tras una noche de borrachera y uno de ellos suelta el clásico y devastador 'ay, pues yo no tengo nada de resaca'. No te están vacilando, hay personas que consiguen evitar el malestar porque beben la misma cantidad pero más despacio: “Las probabilidades de tener resaca dependen del nivel de la tasa de alcoholemia que se tenga en última instancia”, explica White.

El 31% de los participantes en el estudio aseguraron que o no nunca tenían o eran “inmunes” a las mismas. Tal y como advirtieron los investigadores, 4 de cada 5 de estos tenían una tasa de alcoholemia por debajo de 0,10 cuando pararon de beber. Exacto, la mayoría de ellos iban menos 'ciegos' o fueron capaces, aunque fuese de manera inconsciente, de dilatar su borrachera en el tiempo sin beber constantemente.

Mientras que comer alimentos a medida que se consume alcohol puede ayudar a prevenir la desagradable sensación al día siguiente, White y su equipo se van al tópico y explican que “la mejor 'cura' para resaca es no beber demasiado alcohol para no emborracharnos”. Eso sí, por el camino, y por si se te va de las manos, que empape.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios