Relaciones de pareja: Esta es la razón por la que a las mujeres les gustan los feos (y no es por el dinero)
El malote guapo ya no interesa

Esta es la razón por la que a las mujeres les gustan los feos (y no es por el dinero)

Hay hombres objetivamente guapos que llaman la atención. Pero, ¿es suficiente con eso para ligar? Un estudio dice que la belleza no es lo más importante y que las féminas buscamos algo diferente

Foto: Según una investigación, si los hombres son buena gente y no la lían, no pasa nada por que sean feos. (iStock)
Según una investigación, si los hombres son buena gente y no la lían, no pasa nada por que sean feos. (iStock)

Aunque las comparaciones siempre fueron malas y en cuestiones de amor para gustos, colores, es bastante común encontrarnos con parejas en las que los hombres son mayores que las mujeres y físicamente algo menos agraciados. Aunque lo primero que nos venga a la cabeza sean los clásicos dúos de modelos internacionales con deportistas de élite mayores que ellas o de jóvenes bellezas liadas con ricos empresarios o importantes figuras políticas que casi les doblan la edad, no es precisamente el éxito ni la belleza lo que atrae a las mujeres.

Al menos así lo defiende un estudio publicado en la revista Gender Issues que demuestra que la opinión que tienen las féminas de los hombres está más influenciada por su personalidad que por el físico que estos tengan. No obstante, aunque ellas no dan tanta importancia la apariencia a la hora de escoger pareja, castigan más las flaquezas que puedan tener los varones menos agraciados que uno más atractivo.

“En pocas palabras”, resume Traci Pedersen en Psych Central, “las mujeres van a tolerar que un hombre sea poco atractivo hasta cierto punto, pero no tendrán ningún problema en salir de esa relación si él tiene un mal comportamiento”.

El estudio, realizado por los investigadores de la Universidad Eastern de Kentucky Jeremy Gibson y Jonathan Gore, parece mostrar resultados especialmente interesantes para los sitios dedicados a citas online o a búsqueda de pareja que encuentran en estas actitudes la llave para entender por qué las mujeres pueden preferir a un hombre o a otro.

'Es tuerto y unicejo, pero ¡me trata como a una reina y hace un café riquísimo!'. (Corbis)
'Es tuerto y unicejo, pero ¡me trata como a una reina y hace un café riquísimo!'. (Corbis)

La importancia de las primeras impresiones

Uno de los objetivos del estudio era tratar de entender de qué depende que una persona tenga una primera impresión positiva al conocer a alguien. Este es precisamente uno de los campos de estudio más interesantes en lo que se refiere a los sitios de citas y plataformas especializadas en encontrar pareja si tenemos en cuenta el importante papel que juegan estas sensaciones iniciales a la hora de que se formen o no relaciones.

“Las primeras impresiones suelen basarse en la apariencia física y en si alguien se adapta a las normas sociales establecidas o no”, comenta Pedersen. En apenas un instante, nos hacemos una idea de cómo es una persona y si nos agrada o no. Es lo que en psicología se denomina 'efecto halo'.

Cuando conocemos a una persona tendemos a buscar sus características positivas, y la más sencilla de percibir es la belleza física. El problema es que si nos contaminamos por su hermosura, nuestras percepciones pueden ser incorrectas y llevarnos a un juicio erróneo: “El 'efecto diablo' o 'efecto de halo negativo' juega un papel importantísimo cuando la gente asume que otros poseen los llamados rasgos 'malos' como la falta de atractivo”, explican los autores del estudio.

'Es buena gente'

Mientras los hombres evitan poner en preaviso a sus amigos y familiares cuando están saliendo con una mujer no demasiado agraciada, en circunstancias similares, la mayoría de las mujeres no pueden evitar advertir que su nueva pareja “no es muy bonico, pero es buena gente”. El hecho es que, de alguna forma, ellas ven la necesidad de justificar ante sus allegados que su pareja no es físicamente un portento pero que, a cambio, tiene una personalidad, un saber estar y una delicadeza abrumadoras.

Para el estudio, los investigadores analizaron cómo los niveles de atractivo y el comportamiento social influían en las percepciones de 170 universitarias. Para ello hicieron escoger a los participantes entre dos rostros, uno atractivo y otro menos favorecido, ambos con características personales similares y se les situó aleatoriamente en dos escenarios distintos: en el primero, uno de los varones mostraba un comportamiento socialmente inaceptable mientras que en las mismas circunstancias el otro chico no lo hacía.

El macho sin atractivo se tolera hasta cierto punto; resulta agradable hasta que se porta mal

“Los resultados mostraron que había más posibilidades de que dejasen de interesarse por uno de ellos cuando transgredían una norma social que cuando eran poco atractivos”, explican los autores.

Aunque lo cierto es que de primeras las participantes se interesaron más por los hombres físicamente resultones, adoptaron una visión mucho más negativa de los varones que se comportaron mal de lo que lo hicieron con los que no eran físicamente guapos. Según los investigadores “cuando un hombre cruza los límites de lo correcto o incorrecto, el 'efecto diablo' entra en en juego sean o no atractivos”.

“El macho sin atractivo se tolera hasta cierto punto; resulta agradable hasta que se porta mal”, explica Gibson. Además, el castigo o repudia es aún mayor si el hombre es físicamente menos guapo.

Enhorabuena: si no hay ningún mancebo cerca que sea buena gente, puede que tengas las de ganar. (iStock)
Enhorabuena: si no hay ningún mancebo cerca que sea buena gente, puede que tengas las de ganar. (iStock)

Encima de feo, malo

“El efecto halo o diablo se produce a menudo cuando las personas ven los perfiles de otras en sitios de citas en línea”, comenta Pedersen. Por lo general, los hombres poco atractivos que muestran una información inusual o mínimamente alarmante sobre su persona no suelen recibir votos o contactos por parte de las mujeres. Es como si la sensación de 'alerta tarado' se incrementase si estos son, además de notablemente raritos, no muy agraciados.

“No ocurre lo mismo si un hombre guapo publica la misma información o si un hombre poco atractivo muestra un perfil dentro de lo normalmente aceptable”, comentan Gibson y Gore. No solo en lo que a ligues se refiere, los autores comentan que “en el sistema judicial, los hombres menos atractivos suelen recibir castigos más severos que los guapos, aunque hayan cometido el mismo delito”, aseguran.

Los autores defienden la teoría de que el 'efecto diablo' se magnifica en el momento de enjuiciar el mal comportamiento de una persona. Cuando alguien ha demostrado haber violado las normas sociales de una manera u otra, si además es poco atractivo, podría recibir una multa o pena más grande ya que su aspecto influye negativamente en el grado de culpabilidad que se le atribuya”, defiende Gore.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios