Es noticia
Menú
El hombre que no tenía dinero para un billete de avión y se mandó por correo
  1. Alma, Corazón, Vida
reg spiers viajó durante 63 horas en una caja

El hombre que no tenía dinero para un billete de avión y se mandó por correo

Reg Spiers fue un deportista que, tras viajar hasta Londres buscando una oportunidad en la selección australiana de jabalina, tuvo que buscar una solución para volver a su país dinero en el bolsillo

Foto: Grabado que muestra la salida de la caja donde viajó Henry 'Box' Brown en 1849 para huir de la esclavitud
Grabado que muestra la salida de la caja donde viajó Henry 'Box' Brown en 1849 para huir de la esclavitud

“En la tarde del viernes, Waldo ya estaba preparado. La oficina de correos había acordado pasar a recogerle a las tres en punto. Había marcado el paquete como ‘frágil’ y se había acurrucado en el interior sobre la goma espuma”. Este fragmento de la canción ‘The Gift’ de Velvet Underground no tiene a Reg Spiers como protagonista, pero su historia podría ser la misma si no fuera porque al personaje del tema le movían aspiraciones amorosas y no financieras para hacer un viaje dentro de una caja.

Desde luego, no es la manera más cómoda ni más segura para volar en avión. Pero este insólito viaje tuvo lugar en 1964, cuando el atleta australiano Reginald Spiers –más conocido como Reg Spiers– se ‘autofacturó’ dentro de una caja para cubrir la distancia entre Londres y Australia al no tener dinero para comprar un billete. Spiers estuvo un total de 63 horas embalado, (con la única compañía de algunas latas de comida, una linterna, un cojín y una manta, además de una botella parabeber aguay otra para la orina) respirando únicamente por los pequeños agujeros que le había hecho al paquete.

El joven, de 22 años por aquél entonces, era lanzador de jabalina y no fue incluido en el equipo olímpico australiano para competir en Tokyo. Sin embargo, Spiers hizo suyo el refrán “la esperanza es lo último que se pierde” y se embarcó en un buque camino a Londres con el claro objetivo de conseguir in extremis un puesto en el equipo. Sus intenciones no llegaron a buen puerto, y tras la negativa del seleccionador se vio en un país desconocido y sin dinero para regresar.

No es un caso aislado

Spiers agudizó el ingenio y la única solución que encontró fue simular ser un paquete para viajar en la bodega de un avión de vuelta a casa. El embalaje fue llevado hasta el aeropuerto de la capital británica por un amigo del lanzador de jabalina, quien le facturó a bordo de un avión de Air India hasta Perth (Australia), a casi 30.000 kilómetros de distancia. Afortunadamente, Spiers sólo sufrió deshidratación leve e incluso tuvo tiempo de llegar a la boda de su hermano tras el viaje.

Aunque a simple vista pueda parecer que este caso haya sido una excepción, existen varios ejemplos de personas que han tenido la misma peligrosa idea que el deportista australiano. Henry Brown fue un esclavo norteamericano que consiguió la libertad en 1849 después de huir enviándose por correo dentro de una caja. Dejando atrás a su mujer y a sus hijos, Henry –a quien se le apodó “Box”, “caja” en inglés) se convirtió en una figura clave que viajó por todo el noreste estadounidense promoviendo el abolicionismo.

Algunos envíos casi le cuestan la vida a los protagonistas

Renginald Bray, también conocido como ‘El rey de los autógrafos’ por su afición a coleccionar firmas de personajes conocidos (consiguió acumular más de 15.000 hasta su muerte en 1939), fue un inglés que experimentó sobre su propio cuerpo los límites del sistema postal británico, llegando a enviarse él mismo por correo como si fuera una carta.

Pero no todos los hechos conocidos de autoenvíos postales terminan bien. En 2003, Charles McKinley fue descubierto después de realizar un viaje empaquetado dentro de una caja. Este joven estadounidense de 25 años pretendía ahorrarse los gastos del vuelo desde Nueva York hasta Dallas, donde tenía previsto visitar a sus padres.

En algunos casos también ha habido situaciones de extremo peligro. En agosto de 2012, un hombre de Chongqing (China) decidió gastarle una broma a su novia mandándose él mismo por correo. Su aventura casi le cuesta la vida al quedarse sin oxígeno (la entrega se retrasó más de tres horas) dentro de una caja que era demasiado gruesa como para perforarla y permitir la entrada de aire.

“En la tarde del viernes, Waldo ya estaba preparado. La oficina de correos había acordado pasar a recogerle a las tres en punto. Había marcado el paquete como ‘frágil’ y se había acurrucado en el interior sobre la goma espuma”. Este fragmento de la canción ‘The Gift’ de Velvet Underground no tiene a Reg Spiers como protagonista, pero su historia podría ser la misma si no fuera porque al personaje del tema le movían aspiraciones amorosas y no financieras para hacer un viaje dentro de una caja.

Aeronáutica
El redactor recomienda