EL EJERCICIO MÁS AGRADABLE

¿Quieres adelgazar en verano? Mejor deja la ciudad y pásate al 'trail'

Llega el calor y entrenar en las ciudades y sobre el asfalto se hace cada vez más duro. Cada época del año tiene su mejor momento y lugar

Foto: En verano, correr por el campo es más agradecido que hacerlo por la ciudad. (iStock)
En verano, correr por el campo es más agradecido que hacerlo por la ciudad. (iStock)

Llega el calor y entrenar en las ciudades y sobre el asfalto se hace cada vez más duro. Cada época del año tiene su mejor momento y lugar para entrenar. Ahora, en verano, es más agradable y también recomendable salir a correr al campo. Además de que el entorno y el paisaje son mucho más atractivos que el de la ciudad, el termómetro siempre baja unos grados, los suficientes para que entrenar sea una experiencia grata y no casi un ‘ejercicio de riesgo’.

Estamos hablando de correr y, aunque puede parecer lo mismo, tienes que tener en cuenta factores y consideraciones a los que no prestas atención cuando ruedas por tu ciudad o por un parque urbano. Para empezar, en el campo puedes encontrar múltiples tipos de suelos distintos, que incluso requieran de una técnica de carrera diferente como son los arenosos o los empedrados.

Siempre es conveniente que trates de equilibrar al máximo posible tu tren inferior y el superior, pero si vas a correr en montaña, puede que sea incluso más necesario que si solo lo haces en asfalto. El campo te va a pedir que para desenvolverte en su medio seas capaz de utilizar más recursos que en asfalto. Entrena tus brazos y hombros al menos un par de veces en semana.

Te indicamos las pautas que debes observar para salir al campo.

1. ‘Be water my friend’

Si, en el campo debes de ser flexible en tus planes de entrenamiento, ya que no hay dos circuitos iguales, todos son diferentes. Incluso un mismo circuito puede variar de un día a otro. Eso supone que cada vez que salgas a entrenar, te vas a enfrentar a un reto diferente, a un entrenamiento nuevo, y es que la multitud de terrenos y de condiciones que puedes encontrar en el campo te va a exigir cierta capacidad para poder variar tus entrenamientos.  

2. Sé humilde 

Correr en el campo puede llegar a ser más exigente y por tanto cansado que hacerlo en ciudad. En parte porque el terreno es más irregular y eso suele traducirse en más exigencia para tus piernas. No conocer bien el terreno al que te vas a enfrentar te debe hacer siempre prudente y conservador y regular el esfuerzo cada vez que salgas ahí fuera.

3. Corre seguro 

El campo es más solitario que tu barrio. No suele haber gente a la que recurrir si te ocurre algo.  Lleva el móvil, siempre que puedas, por si en alguna ocasión tienes que pedir ayuda. Un esguince, una caída, pueden ser más frecuentes de lo que imaginas y en ese caso necesitas poder avisar a alguien.

4. Las reglas básicas del 'trail'

El campo también tiene sus propias reglas no escritas, pero que la gente conoce bien. Cuidado con los de la bicicleta de montaña, estate atento, y cede el paso. Ellos vienen más rápido y les puede costar más cambiar bruscamente de rumbo. Si vas corriendo hacia arriba, debes ceder el paso también a aquellos corredores que vienen descendiendo, van lanzados y también les costará girar más que a ti que subes.

5. Sé verde

Disfruta de tu salida al campo, es maravilloso poder correr entre veredas, zonas verdes y paisajes maravillosos, pero eso es así gracias a que ha habido otros que han disfrutado de ese mismo espacio sin dejar huella. Sé limpio y verde, no dejes residuos, no alteres el entorno.

6. Presta atención

En el campo siempre hay obstáculos en el terreno, no es como correr por el asfalto, si no quieres tropezar y caer debes clavar tu mirada en el suelo, dos metros delante de ti.

7. Controla el tiempo

Al ser terrenos más irregulares, es más difícil calcular el tiempo que vas a emplear en hacer tu entrenamiento; por eso debes ser precavido y salir con el tiempo suficiente para que no te caiga la noche encima. Ten siempre en cuenta que la misma distancia en el campo te puede llevar bastante más tiempo que el que sueles emplear en tus recorridos habituales por la ciudad. En todo caso avisa a alguien del recorrido que vas a hacer y el tiempo que vas a emplear.

8. Zapatillas adecuadas

Si vas al campo, es aconsejable usar zapatillas de trail, ad hoc, en lugar de las de carretera. Cada deporte tiene sus pequeñas particularidades. En este caso, las zapatillas de trail son de un perfil un poco más bajo, lo que te ayudará a reducir el riesgo de sufrir lesiones de tobillo porque este vaya más elevado.

9. Si no bebes, no corras 

Cuando salgas a entrenar, debes de llevar tu propio ‘repostaje’ líquido. Lo más probable es que no encuentres sitios donde puedas beber. No hay bares, tiendas, ni fuentes. Debes cargar con la suficiente cantidad de agua para poder hidratarte bien. Elige el soporte que más te guste: bidones, o camel bag. ¡No lo olvides! 

10. Compórtate como un camaleón

Debes adaptarte a cada tipo de terreno. Para subir emplea zancadas cortas y más rápidas. Ayúdate de tus brazos; para subir, bracea. Si el terreno es muy empinado, hasta los mejores corredores de montaña llegan a subir andando cuando la pendiente lo exige y corren las bajadas y las partes más llanas.

Pásalo bien y disfruta del campo con seguridad. Dicen que cuando lo pruebas ya nunca puedes dejarlo. 

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios