en una semana

Costa este de EEUU: Nueva York, Filadelfia, Washington y cataratas del Niágara

El país de la libertad puede descubrirse en tan solo siete días... Al menos, su parte noreste, zona que se explora en rutas tan completas como esta

Foto: Algunos de los monumentos más representativos de Nueva York. (iStock)
Algunos de los monumentos más representativos de Nueva York. (iStock)

¿Es posible conocer cinco de las principales ciudades estadounidenses en tan solo una semana? La respuesta es afirmativa. A pesar de lo increíble que pueda parecer en un primer momento, recorrer el triángulo noreste de la costa americana es factible en solo siete días. Gracias a rutas programadas como esta, viajará en autobús por el ‘país de la libertad’ para conocer el día a día de sus gentes y sentir en primera persona el pulso que late al otro lado del charco.

Aunque el viaje está organizado con visitas fijadas de antemano, el pasajero disfrutará de gran cantidad de tiempo libre para explorar por su cuenta los grandes núcleos que se visitan durante el recorrido. Esta característica es fundamental en destinos como Nueva York, la primera metrópoli en este trayecto de una semana por Estados Unidos. La ciudad que nunca duerme le dará la bienvenida en cuanto pise el aeropuerto, y durante toda la tarde podrá conocer libremente los monumentos y enclaves que tantas ganas tenía de visitar.

Vista aérea de Central Park, en Nueva York. (iStock)
Vista aérea de Central Park, en Nueva York. (iStock)

Al día siguiente, una ruta panorámica guiada le permitirá conocer el Alto y Bajo Manhattan, siendo esta una excursión que le convertirá en privilegiado espectador del bullicio de la Gran Manzana mientras usted descansa cómodamente sentado en el autobús. Por la tarde, después de atender a las explicaciones que el guía le ha dado horas atrás, cuando pase por el Toro de Wall Street, la Catedral de San Patricio o la Zona Cero, le parecerá que Nueva York ya no tiene secretos para usted.

La ciudad de los rascacielos es tan grande que, para exprimirla al máximo, necesitará un día más recorriendo su callejero. Aproveche para coger el ferri gratuito que sale desde Battery Park con destino a Staten Island y así disfrutar de una vista increíble de la Estatua de la Libertad y el ‘skyline’ de la selva de asfalto; dé una vuelta por el barrio chino de Chinatown o siéntese en una de las verdes explanadas de Central Park.

Filadelfia y su Campana de la Libertad

Panorámica de Filadelfia. (iStock)
Panorámica de Filadelfia. (iStock)

Antes de llegar a la capital de Estados Unidos, esta ruta por el país hará parada en Filadelfia. Considerada como uno de los puntos más importantes en la historia de la nación, fue en esta ciudad donde 13 colonias declararon su independencia de Inglaterra en el siglo XVIII, y aún a día de hoy es posible respirar cierto ambiente cargado de solemnidad y patriotismo por sus calles.

Elfreth's Alley, la calle residencial más antigua de EEUU. (iStock)
Elfreth's Alley, la calle residencial más antigua de EEUU. (iStock)

Su monumento más visitado es la Campana de la Libertad, el símbolo más representativo de la Guerra de la Independencia americana y de la abolición de la esclavitud, por haber sido tañida el 8 de julio de 1776 para convocar a los ciudadanos de Filadelfia a la lectura de la Declaración de Independencia. Su recorrido guiado por esta localidad también le permitirá conocer la calle residencial más antigua del país —Elfreth’s Alley—, el barrio victoriano y el bulevar de Benjamin Franklin.

Washington, la capital

El quinto día de viaje se desarrolla en Washington, lugar de especial importancia política para Estados Unidos al ser la capital del país y la ciudad donde se encuentra tanto la morada de su presidente —la Casa Blanca— como sus dos Cámaras parlamentarias —acogidas por el Capitolio—. La ruta guiada por su callejero le acercará hasta estos destacadísimos monumentos, así como a otros como los memoriales de los dirigentes Lincoln y Jefferson o la avenida Pensilvania, que conecta la White House con el Congreso y el Senado.

También tendrá tiempo para visitar el Cementerio Nacional de Arlington, camposanto militar donde descansan los restos mortales de los hermanos Kennedy: tanto del expresidente John F. Kennedy —y su esposa Jacqueline— como de sus hermanos senadores Robert y Edward. En el recinto del cementerio se puede contemplar asimismo la Tumba al Soldado Desconocido, el homenaje a la tripulación del 'Challenger' fallecida en 1986 durante el lanzamiento del transbordador y el memorial de Iwo Jima, dedicado a los marines muertos en servicio. Esta escultura recrea la famosa fotografía de Joe Rosenthal donde varios soldados alzaban una bandera estadounidense en el monte Suribachi de la citada isla japonesa durante la Segunda Guerra Mundial.

Capitolio de Estados Unidos, en Washington. (iStock)
Capitolio de Estados Unidos, en Washington. (iStock)

Por la tarde, disfrutará de tiempo libre para conocer Washington a sus anchas. Resulta muy recomendable visitar los museos del Instituto Smithsonian, una especie de ‘isla’ de conocimiento en mitad de la ciudad donde se exhiben desde piezas naturales de incalculable valor hasta cohetes espaciales en los 19 museos que componen el conjunto.

Si lo prefiere, puede acercarse a conocer por dentro la Universidad de Georgetown —centro educativo donde el rey Felipe se graduó con honores en Relaciones Internacionales en 1995— o las famosísimas escaleras donde muere el padre Damien Karras en la película ‘El exorcista’. Sus 75 escalones cuentan con una placa en honor a la célebre cinta desde noviembre de 2015, y no hay quien visite el barrio de Georgetown que no se haga una foto emulando la mítica escena.

Cataratas del Niágara desde EEUU o Canadá

¿Verdad que un viaje no parece estar completo si no engloba cierta dosis natural? Para que no se quede con las ganas de conocer la parte más salvaje de la naturaleza americana, el autobús le llevará a través de los montes Apalaches hasta las cataratas del Niágara. El precio de la ruta incluye su visita desde la costa canadiense y, por ello, resulta fundamental estar en posesión del permiso ESTA —Electronic System for Travel Authorization— que le autoriza a cruzar la frontera.

Cataratas del Niágara. (iStock)
Cataratas del Niágara. (iStock)

Desde mayo hasta octubre, un paseo a bordo del barco ‘Maid of the Mist’ le transportará hasta el mismo borde de la catarata para que disfrute del salto del agua en su máximo esplendor. Procure llevar cámaras fotográficas resistentes al agua, pues a pesar de que le proporcionarán un chubasquero, es casi imposible que no termine calado en las zonas donde la protección no llega. En abril, este minicrucero se reemplaza por la visita a los túneles escénicos de detrás de las cataratas del Niágara.

El día siguiente, se realizará una visita panorámica al Parque de la Reina Victoria, uno de los lugares naturales más conocidos de la zona este de Canadá, que se ‘viste’ con flores diferentes en función de la estación del año: tulipanes, magnolias y narcisos son algunas de las especies que ‘alfombrarán’ este maravilloso enclave para respirar aire puro. Y es que las flores son uno de sus atractivos principales, algo que podrá comprobar usted mismo al conocer la Escuela de Horticultura y el reloj floral que marca las horas rodeado de tallos de colores desde 1950.

Su última parada será otra vez Nueva York, la ciudad que le dio la bienvenida y que ahora será la encargada de decirle ‘hasta pronto’ tras siete intensos días plagados de experiencias alrededor de la costa noreste de Estados Unidos.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios