diez noches en argentina

Argentina: Patagonia, glaciar Perito Moreno, cataratas de Iguazú y Buenos Aires

Este enorme país se presenta con un amplísimo abanico de ofertas para los turistas que quieren exprimir al máximo su visita

Foto: Cataratas de Iguazú, en Argentina
Cataratas de Iguazú, en Argentina

La enorme superficie de Argentina, calculada en casi 2,8 millones de kilómetros cuadrados, consiguen que bajo su bandera albiceleste se puedan refugiar paisajes de lo más variopinto. Recorrer su territorio por completo supondría una gran reserva de días para poder conocer cada uno de sus rincones pero, para los que disponen de un periodo de vacaciones más reducido, existen viajes con reserva de diez noches que exprimen el país empezando por la austral región de la Patagonia.

Los aventureros que se animen a vivir esta experiencia comenzarán su recorrido por Ushuaia, ciudad que está considerada como la localidad más al sur del planeta. Allí, a nada menos que 12.240 kilómetros de Madrid, tendrá la oportunidad de conocer el maravilloso Parque Nacional de Tierra de Fuego y sus contrastes repartidos a lo largo de 68.900 hectáreas. Fauna de lo más variada y flora endémica serán los encargados de darle la bienvenida en su primer día de viaje antes de continuar por el Cañadón del Toro, el mirador de la Isla Redonda o el Bosque de las Agujas –entre otros–. Esta zona también es conocida por los antiguos yacimientos arqueológicos –'concheros', en argentino– donde los aborígenes dejaron su huella hace 6.000 años.

Antes de poner rumbo a uno de los lugares más visitados de la región austral argentina, el turista tendrá la posibilidad de contratar un paseo en barco a través del canal de Beagle. Este estrecho, de unos 300 kilómetros de longitud, separa Argentina y Chile con una frontera 'de agua' que le acercará más que nunca al continente antártico. No es posible llegar a ver el polo sur desde la nave –para ello habría que navegar durante dos días–, pero sí sentirá muy próximo el frío y limpio aire que sopla por esa zona.

En ningún viaje por el sur de Argentina podía faltar una visita a Calafate, conocido por los expertos como el “icono de la Patagonia” al ser el lugar donde descansa el Perito Moreno. Este glaciar, frente al que el ser humano se siente minúsculo e impotente ante la grandiosidad de la naturaleza, se compone de una gruesa masa de hielo que llega a alcanzar hasta los 60 metros de altitud. Para conocer el Perito Moreno también desde 'dentro' se pueden hacer rutas de mini trekking de dos horas a través de su superficie helada acompañado en todo momento por un guía experto y con todo el material necesario para hacer segura su aventura. El recorrido es apto para personas de entre 10 y 65 años en una condición física saludable que, tras el paseo, disfrutarán de una bebida en cuyo vaso flotarán cubitos de hielo extraídos del propio glaciar.

Las impresionantes vistas del glaciar Perito Moreno (iStock)
Las impresionantes vistas del glaciar Perito Moreno (iStock)

Agua en forma de río, glaciar y… cataratas

Durante las jornadas anteriores a esta visita habrá tenido oportunidad de ver el agua en dos de sus formas: recorriendo el caudal de un río –en los Parques Naturales de Argentina– y en su versión helada en el glaciar Perito Moreno. Ahora aparece una nueva versión hasta ahora no contemplada: las cataratas. Y es que las de Iguazú, con sus 82 metros de altura, son un espectáculo natural que no hay que perderse al viajar por la Patagonia. Un total de 275 saltos de agua le harán sentirse rodeado por una especie de 'spa' gigantesco que provoca un ruido ensordecedor al dejar caer el líquido el elemento por la fuerza de la gravedad.

Cataratas de Iguazú (iStock)
Cataratas de Iguazú (iStock)

Consagradas entre las siete Maravillas Naturales del Mundo, las cataratas de Iguazú se pueden contemplar desde su lado brasileño o argentino, e incluso realizar una navegación hasta el centro de ellas que le empapará –literalmente– de emociones. Déjese aconsejar y lleve ropa seca de repuesto para cuando termine el recorrido entre los saltos, cuya máxima concentración de agua se deja ver en la conocida Garganta del Diablo. Desde el lado brasileño verá la catarata de arriba abajo; mientras que desde el lado argentino vislumbrará el lugar exacto donde el agua deja de correr en horizontal para hacerlo en vertical. Las dos experiencias son maravillosas, por lo que es recomendable hacer ambas visitas.

Buenos Aires, la ciudad del tango

Los que han tenido la suerte de conocer Buenos Aires dicen que la ciudad encierra cierto parecido con Madrid. Puede ser. La gran cantidad de inmigración que recibió Argentina durante muchísimos años –no solo española, sino también de otros países del mundo– ha dejado cierta esencia ibérica que los turistas identificarán a la perfección si conocen la capital. De hecho, antiguamente se decía de Buenos Aires que era la localidad más europea de Latinoamérica y, a día de hoy, aún mantiene ese halo cosmopolita tan especial.

Barrio de La Boca, en Buenos Aires, Argentina (iStock)
Barrio de La Boca, en Buenos Aires, Argentina (iStock)

Sin embargo, ese toque conocido se integra a la perfección con el más tradicional de sus encantos a través de barrios como el de Palermo o San Telmo –este último, 'lugar de nacimiento' del tango– o zonas tan frecuentadas y con tanta vida como Puerto Madero. El Buenos Aires antiguo se conoce gracias a una visita guiada de cuatro horas que le hará disfrutar de la ciudad que pondrá punto y seguido –no final, pues seguro que volver a viajar a la tierra de Maradona– a su viaje por Argentina.

[Nota: la mejor temporada para visitar Argentina es de septiembre a marzo al ser los meses con óptimas condiciones meteorológicas. El resto de meses son ideales para actividades como, por ejemplo, el avistamiento de ballenas en Porto Madryn]

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios