aventura sobre hielo

Viajar a Groenlandia: glaciares infinitos en el escenario de la película de 'Walter Mitty'

Animales primitivos, paseos por el hielo y el aeropuerto donde grabó el actor Ben Stiller son algunos de los atractivos de esta ruta

Foto: Uno de los helados paisajes de Groenlandia
Uno de los helados paisajes de Groenlandia

Los afortunados que pueden presumir de haber dado un paseo por el casquete polar son muy escasos. Lo exclusivo de este destino convierte a la costa oeste de Groenlandia en un lugar especialmente indicado para decir adiós a las ciudades atestadas de turistas. Una vez allí, bastará echar un vistazo al horizonte –2.000 kilómetros de hielo virgen cubren la región– para confirmar que la elección del Norte terráqueo para pasar unos días no ha podido ser más acertada.

Nada más llegar a la isla de Groenlandia, regida por el gobierno danés, los viajeros bajarán del avión en Kangerlussuaq, una antigua base militar utilizada por los estadounidenses durante la Guerra Fría para el control del Ártico que ahora es un tranquilo pueblo con un concurrido aeropuerto civil. Los secretos de esta región se conocerán de mano de un guía de habla anglosajona que también explicará las singularidades del popular buey almizclero. Este animal primitivo, que puede llegar a pesar 600 kilos y cuya contemplación está incluida en algunos planes de viaje, alcanza una gran velocidad de carrera y puede volverse muy agresivo en la época de celo –hacia mediados de agosto–.

Ejemplares de buey almizclero (iStock)
Ejemplares de buey almizclero (iStock)

En el mismo entorno donde viven estos peludos mamíferos –también hay osos polares, aunque no se acercan a la costa–, los turistas disfrutarán la experiencia única de caminar por la inmensa capa de hielo groenlandesa, un desierto blanco que se antoja infinito bajo los pies de quienes lo transitan. Por la noche, la observación del cielo resulta obligatoria: se suelen avistar auroras boreales que dejan con la boca abierta a todo el que las contempla. Verdes, rosados y tonos púrpuras bailarán al son que les marque la madre naturaleza mientras los turistas quedan embelesados por su danza.

Un paseo por un glaciar… de película

El sempiterno paisaje congelado de Groenlandia ofrece atracciones naturales tan impresionantes como el glaciar Russel. Con este nombre se conoce a la pared helada de 60 metros de altura que se alza imponente sobre el suelo a 25 kilómetros de la ciudad de Kangerlussuaq. El blanco de la nieve adquiere matices azulados en algunas zonas, por lo que las fotografías que se pueden tomar de este glaciar harán contrastar los tonos pardos de la tundra con estos intensísimos azules.

Los inuit no quieren ser llamados 'esquimales' porque la traducción literal de este término significa 'el que come carne cruda'

Antes de volver al aeropuerto de Kangerlussuaq para poner rumbo de vuelta a casa –haciendo parada de un día en Copenhague para conocer la capital de Dinamarca–, los viajeros tendrán la posibilidad de sentirse como auténticas estrellas de Hollywood en un escenario de película. Este aeródromo fue el elegido por el actor y director de cine Ben Stiller para el rodaje de 'La vida secreta de Walter Mitty', una opción nada desacertada teniendo en cuenta el increíble paraje natural donde está ubicado.

Aproveche para dar un homenaje a su paladar y probar las comidas típicas de la región. Entre ellas no faltan los guisos de reno y las recetas que incluyen buey almizclero en sus ingredientes, algunas de las cuales aún se cocinan en los fogones de los inuit que habitan Groenlandia. Sin duda, una auténtica aventura sobre hielo que no hay que dejar pasar.

Viajes

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios