elon musk pretende que vuele este año

63 toneladas en el aire: así fue la primera prueba del enorme cohete Falcon Heavy

El hermano mayor del Falcon 9 será el cohete más potente jamás lanzado... si algún día consigue despegar. Tras años de retrasos, la compañía ha completado la primera prueba

Foto: (SpaceX)
(SpaceX)

Un tanque central y dos laterales, veintisiete motores escupiendo el fuego ocasionado por la mezcla de keroseno y oxígeno líquido y el empuje necesario para levantar hasta 63 toneladas a la baja órbita terrestre. El Falcon Heavy promete ser el cohete más potente jamás construido aunque los constantes retrasos, debido a las dificultades ténicas que entraña, han levantado demasiadas sospechas entre la industria espacial. Ayer, SpaceX mostró un vídeo con la primer prueba con éxito del cuerpo central, previa a un supuesto vuelo inaugural para este verano.

En un primer momento, el cohete iba a haber volado en 2014. La fecha se retrasó a 2015. La explosión de un Falcon 9 en vuelo obligó a posponer hasta 2016 yt nuevos incidentes en la rampa de lanzamiento unidos a los problemas que ha afrontado la compañía han situado la fecha defintiva en 2017. Eso asegura SpaceX, que con la prueba que completó la semana pasada (y que no hizo pública hasta anoche), está cada vez más cerca de volar el cohete por vez primera.

Un lanzador que, de alzar el vuelo, callará muchas bocas dentro de la industria aeroespacial. SpaceX se ha visto obligada a rediseñar el cuerpo central así como otras piezas para dar con un diseño que permita al Falcon Heavy volar de manera segura. Y, pese a haber superado estos obstáculos, Elon Musk ya adelantó hace unas semanas que el vuelo inaugural se hará con dos primeras etapas reutilizadas de un Falcon 9 a ambos lados de ese cuerpo central para minimizar los costes.

Una de las críticas que se le hacen a SpaceX a la hora de denunciar el sinsentido que supone el Falcon Heavy es la gran cantidad de motores que tendrán que funcionar en armonía para que el vuelo sea satisfactorio. Hasta 27 propulsores se encenderán a la vez cuando el Falcon Heavy alce el vuelo, una cifra muy cercana a los 30 que que tenía el N1 soviético, el lanzador con el que la URSS pretendía colocar a un cosmonauta en la Luna, y que nunca llegó a volar después de cuatro vuelos de prueba que acabaron, todos ellos, en fracaso.

Viajes a la Luna

En comparación con el Delta IV Heavy, el cohete más potente que se utiliza en la actualidad en Estados Unidos, la diferencia en el número de propulsores es evidente. El lanzador de la ULA, el consorcio formado por Boeing y Lockheed Martin, sólo tiene tres motores y hasta la fecha cuenta con un historial impecable de nueve vuelos inmaculados en los que ha puesto en órbita satélites espía para el ejército de Estados Unidos así como el primer vuelo de prueba de la cápsula Orion, la misma que la NASA espera utilizar para regresar a la Luna y viajar hasta Marte.

Con el Falcon Heavy, SpaceX pretende cumplir tres objetivos. El primero pasa por la colocación de cargas más pesadas en órbita terrestre, algo que en la actualidad no puede conseguir con el Falcon 9. Además, el Falcon Heavy permitiría a la compañía cumplir con ese vuelo turístico a la Luna que anunció meses atrás y, por último, será el lanzador con el que la compañía envíe las primeras cápsulas Red Dragon a la superficie de Marte a partir de 2020.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios