Los cohetes más potentes que han llevado (y llevarán) al hombre al espacio

  • Pantalla completa
Sputnik-PS (1957)
1 de 16
Comparte la fotografía

Sputnik-PS (1957)

Basado en el R-7 Semyorka, el cohete que puso en órbita el primer satélite artificial sólo voló dos veces, las dos con éxito. 58 años después, sigue siendo la base que utiliza la agencia Roscosmos para mandar astronautas a la Estación Espacial Internacional.

Redstone (1961)
2 de 16
Comparte la fotografía

Redstone (1961)

Dos Redstone fueron los encargados de completar los dos primeros vuelos suborbitales de la NASA. A bordo de cada uno de ellos, Alan Shepard y Gus Grissom que superaron los límites de la atmósfera para regresar, al momento, a la Tierra.
Atlas (1964)
3 de 16
Comparte la fotografía

Atlas (1964)

El primer vuelo tripulado de un Atlas, con la capsula Mercury, tuvo lugar en febrero de 1962. A bordo, John Glenn, el primer estadounidense en completar una órbita a la Tierra. Después de Glenn, otros cinco astronautas completaron el primer programa espacial americano, el Mercury, que puso al país rumbo a la Luna.
Titan (1962)
4 de 16
Comparte la fotografía

Titan (1962)

Una versión del misil balístico intercontinental Titan II, este cohete permitió a la NASA completar diez misiones en las que la agencia puso en práctica maniobras clave para poder acometer el alunizaje que Armstrong y Aldrin lograron en julio de 1969.
Saturno V (1968)
5 de 16
Comparte la fotografía

Saturno V (1968)

El primer vuelo tripulado de un Saturno V llevó a Frank Borman, Jim Lovell y Bill Anders hasta la Luna, donde dieron diez órbitas antes de regresar a la Tierra. El cohete, el más grande construido por la NASA, rivalizó en su momento con el N1 soviético. A diferencia de la agencia estadounidense, la Unión Soviética no fue capaz de poner en órbita un cohete N1, lo que acabó con cualquier esperanza de alunizar antes que Estados Unidos.
STS (1981)
6 de 16
Comparte la fotografía

STS (1981)

En activo durante treinta años, el legado del Transbordador Espacial pervivirá durante muchos más. Los motores de combustible sólido del futuro SLS son una evolución de los que aparecen en la imagen y los propulsores de la primera etapa del cuerpo central del cohete son una versión mejorada de los que montaba el Transbordador en su parte trasera.
Chang Zheng 3B (1996)
7 de 16
Comparte la fotografía

Chang Zheng 3B (1996)

El cohete más potente de la agencia espacial china cuenta con casi veinte años de vida y es el encargado de colocar satélites en órbita geoestacionaria.Además de las tres etapas que forman el cuerpo principal cuenta con otros cuatro tanques en la base con otros tantos motores que funcionan con combustible líquido.
Soyuz-FG (2001)
8 de 16
Comparte la fotografía

Soyuz-FG (2001)

El Soyuz-FG es una evolución de la familia R-7 de cohetes cuyo diseño se remonta a los tiempos del Sputnik. Sus diferentes versiones, a lo largo de los años, le han convertido en el vehículo más fiable a la hora de transportar astronautas al espacio con una tasa de efectividad del 100%.
Delta IV Heavy (2004)
9 de 16
Comparte la fotografía

Delta IV Heavy (2004)

En la actualidad es el cohete más potente del planeta gracias a los tres motores y los tres tanques de combustible con los que cuenta. En diciembre de 2014, la NASA escogió el Delta IV Heavy para lanzar la primera nave Orion, no tripulada, al espacio. Ese vuelo de prueba fue la primera piedra del camino que debería llevar al hombre a Marte.
Ariane 5
10 de 16
Comparte la fotografía

Ariane 5

El primer Ariane despegó desde la Guayana Francesa en 1979. Desde entonces, la Agencia Espacial Europea ha utilizado este vehículo para poner satélites en órbita. La última versión, el Ariane 5, puede cargar con hasta tres satélites. La próxima versión del cohete, Ariane 6, está prevista para 2020.
Falcon 9 (2011)
11 de 16
Comparte la fotografía

Falcon 9 (2011)

SpaceX ha entrado fuerte en la carrera privada por dominar el espacio. El Falcon 9 ha convencido a la NASA para llevar suministros a la Estación Espacial Internacional y es uno de los dos vehículos que volverán a transportar astronautas norteamericanos al espacio desde Cabo Cañaveral. Una versión más potente similar al Delta IV Heavy, llamada Falcon 9 Heavy, está prevista para la primera mitad de 2016. Ese nuevo vehículo convertirá a SpaceX en uno de los principales actores de la industria.
New Shepard (2015)
12 de 16
Comparte la fotografía

New Shepard (2015)

Toma su nombre del primer astronauta estadounidense que viajó al espacio, Alan Shepard, y es el cohete que la empresa del fundador de Amazon, Jeff Bezos, quiere utilizar para hacerse un hueco en la industria del turismo y la investigación espacial.El New Shepard no se puede comparar, en términos de potencia, con muchos de los vehículos de esta galería, pero ha logrado algo que sólo el Falcon 9 había conseguido con anterioridad: aterrizar de manera vertical segundos después de haber alcanzado el vacío espacial.
SLS (2018)
13 de 16
Comparte la fotografía

SLS (2018)

Cuando despegue por primera vez, en 2018, el SLS se convertirá en el cohete más potente jamás fabricado. El SLS es el vehículo escogido por la NASA para llevar al hombre a Marte. La primera versión es ligeramente más pequeña que el Saturno V aunque los vehículos proyectados de cara a la próxima década superan en tamaño a la antigua joya de la corona de la NASA.
Vulcan (2019)
14 de 16
Comparte la fotografía

Vulcan (2019)

El próximo vehículo de la United Launch Alliance, un consorcio entre Boeing y Lockheed Martin, pretende ser el sucesor del Falcon IV si la firma logra los fondos necesarios para desarrollarlo.De convertirse en realidad, será un cohete con dos etapas que hasta podría tener una versión Heavy con tres grandes tanques de combustible.

BFR, la madre de todos los cohetes (2022)
15 de 16
Comparte la fotografía

BFR, la madre de todos los cohetes (2022)

Tendrá nueve metros de diámetro y 48 de largo. Gran parte del interior del proyectil sirve para los motores y para almacenar el combustible, pero la parte habitable prevé unos 825 metros cúbicos de espacio (más que la cabina de un A380) para cobijar 40 camarotes, cada uno de ellos para 2 ó 3 personas. En total, unas 100 personas. 

Elon Musk ha anunciado esta semana más detalles sobre sus planes para ir a Marte con su descomunal Big Fucking Rocket. Se trata de un cohete más grande que el Saturno V, totalmente reutilizable y con, según Musk, el coste por lanzamiento más pequeño de toda la carrera espacial desde sus inicios.

Tendrá nueve metros de diámetro y 48 de largo. Gran parte del interior del proyectil sirve para los motores y para almacenar el combustible, pero la parte habitable prevé unos 825 metros cúbicos de espacio (más que la cabina de un A380) para cobijar 40 camarotes, cada uno de ellos para 2 ó 3 personas. "En total, unas cien personas en cada viaje a Marte", ha precisado. Es enorme, pero sus predecesores no tienen nada que envidiar. 

Desde el lanzamiento del Sputnik en 1957, el ser humano ha aprovechado los avances de la técnica para fabricar cohetes más altos y más potentes, capaces de poner cargas cada vez más pesadas en el espacio sin disparar los gastos.

Mucho ha llovido desde que el Saturno V hiciera temblar los sismómetros de todo Estados Unidos cada vez que sus cinco motores F1 rugían. En 2018 será el SLS el encargado de convertirse en el cohete más potente jamás fabricado. Si el Saturno se fabricó para llevar al hombre a la Luna (hecho que logró en julio de 1969), el SLS tiene un objetivo doblemente ambicioso: ser la plataforma que permita viajar a Marte. Y luego, en 2022, debería llegar Musk y su BFR. Antes de ese momento, repasamos los cohetes más potentes que nos han llevado al espacio (y los que lo harán). 

Tecnología
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios