te contamos el abc del 'rooteo'

¿Harto del 'software' inútil en tu móvil? Cómo reinstalar Android para dejarlo limpio

Las posibilidades de un Android permiten acceder a la raíz del sistema operativo para eliminar todas las 'apps' y cambiar la versión del 'software'

Foto: (Paranoid Android)
(Paranoid Android)

Las aplicaciones instaladas de fábrica en los ‘smartphones’ son uno de los peores enemigos de los usuarios cuando estos se disponen a eliminar herramientas en aras de obtener algo más de espacio libre en sus dispositivos: generalmente son las menos útiles (o al menos se suele recurrir a ellas rara vez o, directamente, nunca) y, para colmo, no pueden ser desinstaladas.

Estas aplicaciones tienen nombres y apellidos, y son instaladas bien por el fabricante o por la propia operadora. Pueden ser el chat propio de una tecnológica (como el ChatON de Samsung), tiendas de aplicaciones alternativas (como Start de Vodafone) o alguna de las múltiples herramientas de Google que suelen ir incorporadas en cualquier Android y entre las que hay algunas útiles, como Maps o YouTube, y otras que quizá no lo son tanto, como Play Kiosco.

Sin embargo, no todo está perdido. Existen un par de alternativas para lograr que ese poco útil ‘software’ deje de estorbar, aunque la mejor opción requiere, eso sí, de algo de valentía por parte del usuario. Aunque no tiene por qué salir mal, ‘rootear’ tu dispositivo Android es mucho más que darle a un par de botones en la pantalla del móvil.

Marchando un ‘rooteo’

‘Rootear’ un Android consiste, básicamente, en conseguir permisos mucho mayores que los que se tienen habitualmente como usuario de un teléfono móvil. Hacerlo permite acceder a la raíz del sistema operativo y, con ello, tener mucho más poder sobre el propio terminal.

A partir del ‘rooteo’, las opciones se multiplican: es posible desactivar las aplicaciones instaladas de fábrica que no nos interesen o incluso cambiar algunas de las características del propio sistema operativo para tener una versión de Android personalizada a tu gusto, sin depender de la capa utilizada por el fabricante.

(samthor)
(samthor)

A la hora de llevar a cabo el proceso en sí, lo mejor es buscar en foros cuáles son exactamente los pasos a seguir, pues no todos los terminales se ‘rootean’ del mismo modo. De hecho, mientras existe ‘software’ como Kingroot que identifica automáticamente la mayoría de teléfonos inteligentes al conectarlos al ordenador y busca la mejor forma de ‘rootearlos’, algunas de estas herramientas no son compatibles con el cien por cien de los dispositivos y, además, no siempre son compatibles con las últimas versiones de Android.

Así, la mejor opción pasa por tener instalados en el ordenador los controladores oficiales del móvil en cuestión, cargar su batería al máximo antes de iniciar el proceso y conectarlo a través del USB para, posteriormente, seguir las instrucciones que se encuentran fácilmente en distintos rincones de la red (como, por ejemplo, HTCManía).

Antes de ‘rootear’ un Android es aconsejable hacer una copia de seguridad de todo lo que guardamos en el teléfono por si algo sale mal

En líneas generales, es necesario activar la Depuración USB desde las “Opciones de desarrollador” que se encuentran en el menú “Ajustes” para, acto seguido, conectar el móvil al ordenador. Con el ‘software’ necesario (generalmente, el programa Odin PC y el archivo disponible en la web CF-Auto-Root correspondiente al modelo concreto de móvil) y una combinación de botones del propio móvil se inicia un proceso que, a la hora de la verdad, no implica más que unos pocos clics.

Antes de ‘rootear’ un Android, lo más aconsejable es hacer una copia de seguridad de todo lo que guardamos en el teléfono por si algo sale mal. Además, es necesario ser consciente de que, en caso de que eso suceda, es probable que perdamos la posibilidad de reclamar la garantía del propio teléfono: si este empieza a fallar como consecuencia del ‘rooteo’, lo más habitual es que el servicio posventa no se haga responsable de lo sucedido.

Sin embargo, si lo que quieres es tener el máximo control posible sobre el sistema operativo de tu móvil, esta es tu mejor opción.

¿Y luego?

Una vez que se obtienen todos los permisos posibles dentro del ‘smartphone’, todavía faltan cosas por hacer. Resta, precisamente, abordar el objetivo inicial de esta pequeña aventura tecnológica: encontrar las aplicaciones instaladas por defecto en el dispositivo y acabar con ellas de una vez por todas para poder disfrutar de algo más de memoria en el dispositivo.

Para ello existen aplicaciones como X-plore File Manager o Root Uninstaler que, entre sus múltiples características, permiten navegar por los directorios del sistema del móvil para hallar las aplicaciones instaladas por defecto y, o bien congelarlas, o bien desinstalarlas por completo.

(X-Plore File Manager)
(X-Plore File Manager)

No obstante, en este proceso hay que andarse con pies de plomo. En ese directorio del sistema no solo están las aplicaciones que acostumbramos a usar, sino que también están presentes otras que no son visibles habitualmente y que llevan a cabo procesos internos de vital importancia para el dispositivo. Eliminar alguna de ellas por error puede hacer que el teléfono deje de funcionar correctamente.

La alternativa sencilla

Hay una alternativa mucho más sencilla (aunque algo menos efectiva) para aquellos que prefieran ir a lo fácil y, aun así, deseen tener algo más de espacio en el móvil. Todo pasa por acudir al “Administrador de aplicaciones” situado en el menú “Aplicaciones” dentro de “Ajustes.” Se trata, en realidad, de un listado de ‘apps’ al que se puede acceder sin haber ‘rooteado’ el dispositivo y que permite desinstalar las aplicaciones que hemos descargado de Google Play y de otras tiendas.

Desde ahí, si bien no es posible acabar con la presencia de las ‘apps’ instaladas por defecto, es viable deshabilitarlas, lo que elimina los datos almacenados y su memoria caché, haciendo algo de hueco (no mucho) en el mermado espacio de nuestro teléfono.

Los usuarios que opten por el 'rooteo' tienen la opción de cambiar el sistema operativo con el que funciona su dispositivo móvil modificando la ROM

Por su parte, los usuarios que sí hayan optado por el menos sencillo camino del ‘rooteo’, una vez se deshagan de las aplicaciones inútiles, tienen la opción de cambiar bastante el sistema operativo con el que funciona su dispositivo móvil. Es posible modificando la ROM, la memoria que aloja el sistema operativo del móvil y que, en realidad, es un archivo que puede ser sustituido en el caso de los Android por otros personalizados.

Entre la amplia gama de ROMs entre las que puede elegir un usuario para despedirse de la capa de Android instalada por el fabricante hay algunas muy populares, como CyanogenMod, y otras también interesantes como Paranoid Android u OmniRom. Ofrecen funcionalidades distintas (como aprovechar más el espacio de la pantalla, mostrar diseños inéditos o, simplemente, hacer que Android sea un sistema operativo más útil creando más posibilidades a la hora de lanzar ‘apps’) pero todas comparten un objetivo: dar al usuario la posibilidad de que decida cómo debe ser el Android que prefiere en su móvil.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios