La Comunidad

En Titania Compañía Editorial, S.L., como editora de los medios y canales de comunicación que pone a su disposición, creemos en la libertad de expresión y en la aportación de los lectores para crear y enriquecer los temas de actualidad que tratamos. Por ello, ponemos a su disposición La Comunidad, plataforma adicional y supletoria, a la cual podrá acceder, previo registro, para comentar u opinar sobre temas de actualidad, así como el canal de comunicación directo con el la entidad editora a través del foro interno. La Comunidad quiere ser punto de encuentro donde poder compartir información y opinión.

Titania Compañía Editorial es la propietaria y titular de la plataforma denominada La Comunidad ostentando sobre ella todos los derechos de propiedad industrial e intelectual. A través del acceso a La Comunidad, la entidad le confiere una licencia de uso no exclusiva, intransferible, no sublicenciable durante el plazo en que se encuentre operativa la cuenta, sobre toda la información y contenidos disponibles. Por tanto, en ningún caso, se entenderá que el hecho de permitirle el acceso a La Comunidad implica una renuncia, transmisión, licencia o cesión, total ni parcial, de dichos derechos, por parte de la entidad editorial.

Por su parte, como usuario registrado, confiere respecto de la información y contenidos que publique en La Comunidad, una licencia no exclusiva, transferible y sublicenciable, durante el plazo en que se encuentre operativa su cuenta de usuario. En todo caso, la eliminación de su cuenta personal como usuario, no llevará aparejada la eliminación de los contenidos e información relacionada en el presente, en el caso de que la misma se encuentre reproducida, salvo los contenidos que, siendo perjudiciales, bien para los medios y canales de comunicación titularidad de la entidad, bien para terceros, hayan producido un daño como consecuencia de un abuso o un acto no permitido.

Las presentes condiciones regulan el acceso, navegación y uso de La Comunidad accesible a través de los distintos medios y canales de comunicación. Del mismo modo, se regulan las responsabilidades derivadas de la utilización de sus contenidos así como la política que rige en materia de privacidad y seguridad de la información personal.

La Comunidad va dirigida exclusivamente a lectores mayores de catorce años, por lo que para solicitar el alta como usuario de la misma, debe además de cumplir con el requisito precedente, tener plena capacidad y ser consciente que, en el momento de la aceptación, declara haber leído las presentes condiciones, estando plenamente de acuerdo con todas y cada una de las mismas.

La entidad editora, una vez que complete, de forma veraz, los campos al efecto -siendo todos ellos obligatorios- y acepte expresamente las presentes condiciones, efectuará un filtrado de dicha información, remitiéndole correo electrónico confirmando su alta. En todo caso, Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de admisión y concesión de acceso a la misma.

Se entenderá que se encuentra aceptada la solicitud de acceso y, por tanto, el otorgamiento como usuario registrado de La Comunidad, una vez efectuado el filtro de admisión, junto con la activación de la cuenta de usuario a través del enlace inserto en comunicación electrónica -correo electrónico- remitido a la dirección electrónica suministrada como persona solicitante. Dicho acceso será activado y gestionado desde la constancia efectiva de la aceptación.

Titania Compañía Editorial se reserva el derecho de aceptar o rechazar cualquier solicitud de acceso a La Comunidad, en base a los siguientes extremos, a saber:

  • Compruebe que sus datos facilitados son contrarios a la verdad y/o inexactos.
  • Considere que la solicitud formulada, bien no se ajusta a los términos recogidos en las condiciones de registro, bien dañe o pueda dañar la imagen corporativa de la entidad o de los medios o canales de comunicación o fuese contraria a los propósitos perseguidos por la misma.
  • Aquellas circunstancias que sean contrarias a las presentes condiciones o la normativa legal aplicable en el momento en que se produce la solicitud y aceptación.
  • La comprobación de información de nuevas altas que pudieren tener relación o sospechas con usuarios cuyas cuentas han sido suspendidas al incumplir las normas de participación.
  • Cualesquiera otra circunstancia que, a criterio de la entidad editora, pueda suponer la no aceptación de la solicitud de registro y/o acceso.

Para promover y mantener ese ambiente de intercambio útil y libre de opiniones, hemos establecido un conjunto de normas sencillas que tienen como objetivo garantizar el desarrollo adecuado de esos debates. Su no cumplimiento supondrá la eliminación del comentario, o incluso la expulsión de La Comunidad en caso de actitudes reiteradas que desoigan avisos previos.

  1. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas del medio o canal de comunicación o protagonistas de los contenidos. Tampoco permitimos publicaciones que puedan contravenir la ley o falten gravemente a la verdad probada (o no) judicialmente, como calumnias, injurias o promuevan actitudes violentas, racistas o instiguen al odio contra alguna comunidad.
  2. No admitimos publicaciones reiteradas de enlaces a sitios concretos de forma interesada. Consideramos que no aportan nada al resto de los lectores y son prácticas que consideramos spam, ya que el espacio de los comentarios no puede servir como promoción de blogs personales u otros proyectos. Sí aceptamos cualquier clase de enlace que amplíe, puntualice o enriquezca la información sobre la que se debate, y que resulte por tanto útil para todos los lectores.
  3. No admitimos la publicación de datos personales (números de teléfono, direcciones postales, direcciones de correo u otros relacionados.) Entendemos que es información que puede provocar problemas a quien la publica o a terceros (no podemos saber a quién pertenecen esos datos).
  4. No admitimos que una misma persona tenga varias cuentas activas en esta comunidad. En caso de detectarlo, procederemos a deshabilitar todas.
  5. Nos reservamos el derecho de suspender la actividad de cualquier cuenta si consideramos que su actividad tiende a resultar molesta para el resto de usuarios y no permite el normal desarrollo de la conversación. Eso incluye el abuso de mayúsculas o comentarios ajenos al tema propuesto en cada contenido.

Por lo demás, pedimos a nuestros usuarios que se comporten con los demás con el mismo respeto con el que quieren ser tratados igualmente. De esa manera La Comunidad seguirá siendo un espacio interesante en el que debatir y aprender. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

En el caso que, como usuario y miembro La Comunidad, reproduzca a través de su perfil y de las secciones anexas al mismo, informaciones, personales o empresariales, opiniones y comentarios, propios o de terceros, es responsable de la veracidad de las mismas, siendo único responsable frente a terceros de las consecuencias que de aquellas puedan derivarse, en especial, en el ámbito personal -intimidad, honor, imagen, privacidad, confidencialidad, etc.- como en el ámbito empresarial -competencia, propiedad intelectual e industrial, etc.-

Como usuario registrado de La Comunidad, otorga a Titania Compañía Editorial la cesión de los derechos de explotación -reproducción, distribución, comunicación pública, transformación- sobre las informaciones u opiniones que suministre y autorización, en su caso, para la publicación y/o reproducción de sus datos personales vinculados a dicha información u opinión. Asimismo, la publicación de contenidos, información u opinión que sea visible a través de su cuenta, supone que otorga consentimiento para que aquella pueda ser reproducida por otros usuarios registrados de La Comunidad. Dicho consentimiento, no implica que terceros pudieren utilizar la información suministrada fuera de la propia comunidad y con fines comerciales o mercantiles, si bien la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida de la información, por parte de terceros. El usuario se compromete a ser respetuoso con la propiedad intelectual, intimidad, honor e imagen al publicar imágenes o documentos de terceros en La Comunidad.

La entidad editorial mantiene entre sus principios rectores la protección de la información personal de los usuarios, cumpliendo íntegramente la normativa española de protección de datos de carácter personal y disponiendo de las medidas de seguridad acordes con el tratamiento de la información -recopilación de información, acceso, conexiones, calidad, secreto, confidencialidad.- Puede obtener más información a través del enlace permanente Política de Privacidad, visible durante la navegación, tanto en la Web como en La Comunidad.

Con carácter general, Titania Compañía Editorial, S.L. es el responsable del fichero creado para gestionar las solicitudes de acceso y los contenidos que pudiere utilizar a través de la misma. Todos los servicios y contenidos que se encuentran disponibles en La Comunidad, para los cuales solicitamos sus datos de carácter personal, serán tratados única y exclusivamente para prestarles correctamente aquellos -información de interés para el usuario, actualización de perfil, comentarios, remisión de diferentes boletines y acceso/uso de La Comunidad.-

Se le informa que, en cualquier momento, puede ejercitar, tanto el derecho de revocación al consentimiento prestado para el acceso y utilización de La Comunidad, a través de petición al efecto. De igual forma, podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición, que les son reconocidos. A tal efecto, deberá remitirnos comunicación personal individualizada a la dirección de correo electrónico info [@] elconfidencial.com haciendo constar sus datos personales de nombre, apellidos y número del documento acreditativo de identidad; el derecho que desee ejercitar y el motivo de dicho ejercicio; aportando copia de documento acreditativo de identidad -DNI, pasaporte, y otros reconocidos legalmente.

Podrá utilizarse su dirección de correo electrónico para el envío de comunicaciones electrónicas, en base a la Directiva 2000/31/CE y, de conformidad con la Ley 34/2002 de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, referida a los distintos boletines electrónicos que se edita. Asimismo, se facilitan mecanismos, sencillos y gratuitos, para desistir del consentimiento otorgado para la finalidad del envío de comunicaciones electrónicas, cumpliendo íntegramente con la normativa europea y nacional sobre la materia referida. Dicho desistimiento podrá efectuarlo a través de su perfil.

La finalidad en el tratamiento de datos de carácter personal que se recogen a través de La Comunidad es gestionar el alta y acceso a la misma, así como la remisión de los diversos medios de edición digitales a los que pudiere tener acceso mediante su alta y consentimiento como usuario de La Comunidad. Así mismo, proporcionarle información sobre actividades de la entidad -eventos- o de aquellas entidades con las que se suscriba un acuerdo a tal fin a través de medios de comunicación a distancia, efectuando, de igual modo, actuaciones estadísticas y/o históricas.

De conformidad con el Real Decreto Ley 13/2012 y su afectación en el artículo 22.2 de la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y Comercio Electrónico, la presente Página Web recaba cookies de navegación -pequeños archivos que contienen una serie de caracteres que se envían a su explorador desde el servidor de un sitio web.- Acepta que se recaben cookies para el inicio de acceso de sesión en La Comunidad y para recordar la información relacionada al acceso. En caso que no consintiera el tratamiento de dicha información puede modificar la configuración de su explorador a tal efecto.

Los datos de carácter personal recabados y tratados forman parte del fichero denominado "USARIOS WEB DE TITANIA" dado de alta en la Agencia Española de Protección de Datos, bajo número de inscripción 2060040405. Dispone de más información acerca del tratamiento de datos personales e información en los enlaces Aviso Legal, Política de Privacidad y Política de Cookies.

Titania Compañía Editorial puede:

  • Eliminar sin previo aviso cualquier comentario que suponga una vulneración de las normas de La Comunidad.
  • Bloquear a cualquier usuario por considerar que ha incumplido de forma reiterada las normas de La Comunidad, sin haber atendido apercibimientos previos.
  • Conservar todos los comentarios realizados por cualquier usuario, aunque éste pida que se eliminen. En esos casos, podrá hacer invisibles dichos comentarios, de forma que se mantengan en su base de datos, pero no puedan ser vistos por otros usuarios.

El usuario puede

  • Reclamar a la entidad editora la revisión de la moderación de un comentario propio o ajeno, a través de un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com
  • Solicitar la reconsideración del bloqueo de su cuenta tras haber incumplido las normas de participación, mediante un correo a moderador[ @ ]elconfidencial.com. La entidad editora examinará el caso y dará una respuesta a la mayor brevedad.
  • Editar la información introducida en su perfil, salvo su nombre de usuario. Por motivos técnicos, esto resulta imposible.
  • Solicitar la suspensión de su cuenta. Sin embargo, eso no supondrá su borrado de base de datos, sino su ocultación al resto de usuarios.
  • Solicitar que sus comentarios queden invisibles al resto de usuarios. No serán borrados, pero de esa forma quedan inaccesibles a cualquier usuario.
  • Gestionar libremente sus suscripciones a los boletines enviados, incluida la dirección de correo en la que los recibe.

La entidad editorial excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización que de La Comunidad pudiere efectuar o que puedan deberse a la falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información que proporcione a otros usuarios acerca de sí mismo y, en particular, aunque no de forma exclusiva, por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudiere deberse a la suplantación de la personalidad de un tercero efectuada en su nombre en cualquier clase de comunicación realizada a través de La Comunidad.

Si se tuviere constancia, propia o de tercero, de la mala utilización de los contenidos puestos a su disposición, se reserva el derecho a cerrar su cuenta, previa comprobación de los hechos puestos en conocimiento, así como la posibilidad de informar a las autoridades competentes -administrativas y jurisdiccionales- en caso de que pudiere ser constitutivo de delito o ilícito en cualquier ámbito jurisdiccional.

Titania Compañía Editorial, a través de La Comunidad, no se hace responsable de las siguientes actuaciones:

  • El mal uso que pueda realizar.
  • La continuidad de los contenidos.
  • Los contenidos y servicios prestados por terceros a los que pudiere tener acceso desde las direcciones o contenidos insertos en La Comunidad.
  • Los daños o perjuicios que causare cualquier persona, bien a si misma o a terceras, que infringiera las condiciones, normas e instrucciones establecidas para el acceso y utilización de los contenidos insertos, principalmente, las derivadas de opiniones, comentarios y actuaciones tendentes a desacreditar y/o vulnerar derechos constitucionales.
  • Cualquier acción y/o actuación que pudiere realizar en relación con la vulneración de derechos de terceros, especialmente, en relación a la imagen, propiedad intelectual o industrial.
  • La custodia de las contraseñas que permitan el acceso a los diferentes contenidos que precisan de identificación y autenticación.

Se podrá acceder a contenidos suministrados por otros usuarios de La Comunidad, es decir, reproducidos en Páginas Web o webs externas. Por lo tanto, la entidad editora no se hará responsable de la utilización indebida y/o no permitida establecida por aquellos terceros en referencia a los contenidos sobre los que pueda tener acceso.

Titania Compañía Editorial pone a su disposición los siguientes medios de comunicación para inter-actuar con los medios o canales de comunicación o para realizar cualquier reclamación, sugerencia, duda o consulta: Foro interno o el mail moderador[ @ ]elconfidencial.com.

Titania Compañía Editorial puede suspender de forma temporal y/o definitiva en el caso de que incumpliere alguna de los términos y condiciones presentes y/o así se lo requiera la autoridad administrativa y/o judicial correspondiente. Así mismo, la entidad se reserva el derecho de suspender, sin necesidad de comunicación alguna, como titular de la cuenta de usuario, además de ponerlo en conocimiento de las autoridades administrativas y/o jurisdiccionales ante acontecimientos que pudieren ser constitutivos de delito o actuación ilícita.

Las presentes condiciones tienen la vigencia que dura su exposición. Se aconseja que, cada vez que acceda, lea con detenimiento las mismas. A tal efecto, dispondrá de un enlace con las mismas.

La entidad editora podrá optar por interrumpir, suspender o terminar unilateralmente el acceso, con independencia de lo dispuesto en las presentes condiciones. Dichas situaciones no alterarán la vigencia de las prohibiciones de uso de los contenidos expuestos a lo largo del presente clausulado.

En la medida que fuere posible, avisaremos de dichas circunstancias -suspensión, interrupción o término de acceso a los contenidos- mediante la inclusión de la información referida a través de los medios de comunicación que considere oportunos para su mayor difusión.

En el caso de que cualquier disposición o disposiciones contenidas en las presentes condiciones fueran consideradas nulas o inaplicables, en su totalidad o en parte, por cualquier Juzgado, Tribunal u órgano administrativo competente, dicha nulidad o inaplicación no afectará al resto de condiciones aplicables en virtud de los servicios y/o contenidos dispuestos en los canales o medios de comunicación a los que pudiere acceder.

Todas las condiciones insertadas se rigen por la normativa española. Todos los conflictos, controversias o situaciones derivadas de las presentes condiciones se someterán a los Juzgados y Tribunales de la Villa de Madrid, renunciando expresamente las partes a su fuero.

¿TRAMPOSOS O DESESPERADOS?

Cuando los padres se juegan la cárcel por meter a sus hijos en el colegio que quieren

Quizás no son conscientes pero hay quienes, sin saberlo, se están jugando ir a la cárcel por intentar que sus hijos estudien en el colegio que
Foto: Cuando los padres se juegan la cárcel por meter a sus hijos en el colegio que quieren
Cuando los padres se juegan la cárcel por meter a sus hijos en el colegio que quieren
Autor
Tiempo de lectura9 min

Quizás no son conscientes pero hay quienes, sin saberlo, se están jugando ir a la cárcel por intentar que sus hijos estudien en el colegio que desean. Son muchas las informaciones que hay sobre las trampas que hacen los padres para conseguir plaza en la escuela pero muy pocas sobre sus consecuencias. ¿Cuál es el precio que pagan si les sorprenden? ¿Qué sucede si la administración les coge con “las manos en la trampa”? ¿Sabía que algunos de esos fraudes pueden estar penados con hasta 3 años de cárcel? ¿O que los niños pueden ser expulsados del centro aún meses y hasta años después de haber comenzado el curso? Es más, ¿conoce que hay padres que llegan a contratar detectives para descubrir al tramposo?

 

La imaginación al poder. Los directores de algunos colegios ya ni se sorprenden con lo que están dispuestos a hacer algunos padres para conseguir plaza en sus centros. “Mire,  aunque éste es un tema muy serio a veces no tienes más remedio que reír  –apunta a El Confidencial una de las Jefas de Estudio de Enseñanza Primaria–. Hay niños que cuando se matriculan son celíacos y oye, en septiembre, cuando empieza el comedor ¡se han curado!”. Y es que por inventar que no quede, pero la argucia hay que demostrarla. Los padres tienen que acreditarla con documentación y es entonces cuando surge el fraude.

 

La trampa más frecuente es la de empadronar al niño/a con padres, familiares o amigos para conseguir los puntos por proximidad. Una vez conseguida la plaza, se acabó lo de vivir virtualmente con los abuelos o los primos. Vuelven a cambiar su domicilio en el Padrón Municipal y nunca más se supo. Otro de los trucos consiste en alquilar un piso durante meses junto al centro escolar y hacerlo constar como lugar habitual de domicilio.

 

Cuando lo que cuenta es la declaración de la renta (IRPF), hay quienes la falsifican aportando la de una persona que genera pocos ingresos pegando la etiqueta de identificación del padre o la madre del solicitante o interesado. En estos casos y según han confirmado a este diario, lo que más suelen utilizar es la declaración con la pensión del abuelo/a. Si la pareja o el matrimonio hacen declaraciones por separado, la que aportan es la que más les favorece para conseguir la ansiada plaza.   

 

Como las familias monoparentales suman más puntos, los hay que hasta se divorcian. Para tener la documentación que lo acredite presentan la demanda de divorcio -esta trampa es más habitual al conseguir plaza en las escuelas infantiles-. Milagrosamente, una vez conseguido el cometido, el matrimonio se “reconcilia”, “regresa el amor” y se retira la demanda en cuestión.

 

Hay también padres y madres que buscan cualquier leve malformación o problema físico o psíquico, intolerancias alimentarias, para argumentar problemas de salud y conseguir los puntos por minusvalía. Algunos recurren al mercado negro y llegan a pagar para conseguir falsos certificados médicos.

 

Hay artimañas, como ven, para todos los gustos y colores, pero ¿qué sucede cuando no salen bien?

 

Con trampa y sin catón

 

La repercusión menor que pueden sufrir los padres “tramposos o desesperados” es que el niño se quede sin plaza en el colegio donde se ha descubierto el engaño. En la mayor parte de España, si esto sucede, los padres están obligados a solicitar otra plaza en la convocatoria de septiembre, una convocatoria en la que ya sólo quedan huecos en aquellos centros que por unas u otras circunstancias o no se han cubierto las plazas o nadie las quiere.

 

Los responsables de los colegios reconocen que tienen muy limitada la capacidad para contrastar documentación y controlar los fraudes. Pero hay padres que tras ver cómo sus hijos se quedan sin plaza no dudan en denunciar a los “presuntos tramposos”. Existen hasta foros de Internet animando a dar este paso y organizando a quienes se proponen descubrir a los embusteros. “Todo lo hacen en secreto bajo absoluta confidencialidad  -nos confiesa la Directora de un colegio concertado de Madrid-. En nuestro centro, por ejemplo, hubo una madre que llegó a contratar detectives privados. Esto implica estar dispuesto a luchar hasta el final, gastarse dinero y pocos padres dan ese paso. Ya de por si muy pocos se animan a denunciar y meterse en el papeleo tras quedarse sin plaza, así que menos aún los que llegan a denunciar al tramposo”.

 

Detectives, policías, expulsiones…

 

Son pocos sí, pero organizados. Suelen formar un grupo y se produce sobre todo en colegios donde se han detectado varios casos sospechosos. Pagan a medias las tarifas de un detective privado -entre 60 y 80 euros por hora de trabajo-. Javier Iglesias, ex presidente de la Asociación Profesional de Detectives Privados de España, nos comenta que “en este tipo de denuncias el seguimiento es sencillo. Pepito vive en la calle “x” y se comprueba sin más si esto es así. Normalmente quienes nos contratan para este tipo de servicios suelen estar muy enfadados. Son ciudadanos que están hartos de ver cómo pagan sus impuestos y las plazas se las llevan los inmigrantes, o vecinos que no viven en su calle y sin embargo logran entrar. Claro que ver que su hijo se ha quedado en la calle les duele tanto que son capaces de ir hasta donde haga falta por demostrar la injusticia”.

 

El detective vigila a la familia denunciada y comprueba durante varios días y sin despertar sospechas si duermen o no realmente en el domicilio, saca fotografías, se fija en si desayunan, comen, salen o entran del inmueble a primera y última hora de la mañana, llega a enviar cartas o paquetes certificados para corroborar si le firman el “recibí” o si todo lo contrario, que el paquete jamás llega a su destino porque el piso está siempre vacío.

 

Al final de las pesquisas, de probarse y acreditarse la falsedad documental, los padres que modificaron el padrón con un domicilio falso o empadronaron a su hijo en una vivienda en la que jamás ha vivido pueden estar incurriendo en un delito que según artículo 392 del Código Penal “será castigado con las penas de prisión de seis meses a tres años y multa de seis a doce meses”.

 

Las sanciones llegan además de forma inesperada. Miren sino lo que le sucedió a Ángela, una niña sevillana de 11 años. Sus padres no daban crédito cuando la Delegación Provincial de Educación en Sevilla expulsó del colegio concertado Antonio Machado a su hija cuando sólo faltaban dos semanas para terminar el curso y con los  exámenes finales hechos. Fue el año pasado, en 2009, la pequeña llevaba cuatro años estudiando en el centro. El motivo de la expulsión fue la falsificación de los datos de su domicilio para conseguir plaza en el centro escolar.

           

Cada vez son más las comunidades y ayuntamientos que ponen medios para combatir este tipo de fraudes. En algunos municipios de España los policías tienen la potestad de comprobar el domicilio. Sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Reus ha conseguido reducir en más del 84% el número de engaños tras permitir que su Guardia Urbana, ante la más mínima sospecha, acude a corroborar los datos del alumno sobre su domicilio o residencia.

 

Este año, en la Comunidad de Madrid y como novedad, la Consejera de Educación, Lucía Figar, ha anunciado que “los padres no tendrán que presentar certificado de la declaración de la renta ya que será la propia administración educativa la que verificará los datos fiscales de las familias directamente con la Agencia Tributaria para evitar fraudes”.

 

Todo por mi hijo…

 

Pero ¿son los padres unos tahúres? No todos actúan así. Según los datos de Federación que agrupa a los colegios religiosos FERE, uno de cada dos padres que solicita la educación en colegios religiosos o concertados no lo consigue, esto es, el 50% de las solicitudes se quedan en el aire. No existe una estadística real al respecto porque cada comunidad hace sus propias cuentas.

 

La situación al final es tal que el presidente de la CONCAPA, Luis Carbonel, no lo justifica pero sí indica a El Confidencial que “partiendo de que la ilegalidad es incorrecta la haga quien la haga, hay que ir mucho más lejos. Si un Estado no provee a los padres de plazas, el ciudadano pierde gran parte de su libertad”. Para la CONCAPA, la solución pasaría por la puesta en marcha del cheque escolar, un sistema de financiación con el que el Estado entrega a los padres un bono o cheque canjeable por dinero para cada uno de los hijos en edad escolar. Con él se pagan los gatos del centro en el que deciden matricularlo y se acaba con la dependencia de la escuela pública.

 

Si miramos a nuestro alrededor, otros países de la Unión Europea como Francia, Alemania y Reino Unido sufren el mismo problema, el derecho a la libertad de elección reconocido tanto en la Declaración Universal de los Derechos Humanos como en nuestra Constitución queda, hoy por hoy, en papel mojado. La oferta pública de centros adaptados a criterios pedagógicos, morales o  religiosos es insuficiente, y la necesidad de ofrecer una escolaridad obligatoria se ha visto sustituida por un reto que va más allá, el de conseguir una educación libre y personal. Y en este sentido, ya lo dejó escrito el gran filósofo italiano del S.XX Norberto Bobbio, “la historia reciente nos ha ofrecido el dramático testimonio de un sistema social donde la persecución de la igualdad se ha conseguido en detrimento de la libertad”.

#41
38 ¿El Pilar de Reyes Magos? ¿En Madrid? Mire, sobre la lista de espera no sé, pero mi hija de 6 años no pudo entrar en su día con sus únicos 4 puntos por residencia [yo veo el patio de infantil desde mi salón] y juega a diario en el parque con varios niños de su edad que sí entraron y no son familia numerosa, sus padres distan de ser pobres, están felizmente casados y nadie de la familia tiene ningún problema médico. Creo que los colegios, por pura moral, deberían hacer una investigación de rutina o canonizar a los &034;santos&034; que como dice el artículo, se curan milagrosamente, recuperan el amor perdido o después de años sin ingresos pasan a ganar 60.000 anuales.
Ampliar comentario
#40
sigo
se hablaría de discriminación.
Ampliar comentario
#39
Pero como por ley los niños deben estar escolarizados obligatoriamente hasta los 16 años habrá colegios donde estén estas criaturas estabuladas esperando la edad legal e irse rápidamente, y lo malo es que están aburridos como ostras haciendo la vida imposible a los alumnos que quieren estudiar, y no se les puede discriminar, esto implica que a ese colegio solo irían ¿quiénes irían a un colegio que está lleno de individuos pequeños que no quieren hacer nada?, pues es el mismo colegio donde yo mando a mis hijos , y que sea lo que Dios quiera.
Pero mientras tanto los políticos de izquierda mucha enseñanza pública pero todos a privados, y luego a la hora de competir, mis hijos tendrán un master en vandalismo, mientras que su preparación será menor que un colegio dónde prima el estudio y las ganas de mejorar, que tengan un plan en la vida aparte del finde, y la piva.
Y encima despues de pagar impuestos, altísimos por nómina, dicen que el que quiera colegios privados que los paguen, como que regalan los colegios públicos, serán a los que no cotizan, porque el currito desgraciado lo hace.
En Alemania hay colegios para profesionales, y colegios para universitarios, pero aquí se hablarí
Ampliar comentario
#38
Lo que pone esto en evidencia es el absurdo sistema para la elección de colegio que hay en España. Parece como si ir al colegio fuese un lujo.
Dejen elegir a los padres el colegio que quieran y doten económicamente a los colegios en función del número de solicitudes. De esa forma los mejores colegios serían estimulados y crecerian y los peores a la larga se quedarían vacíos.
Sí, ya se que en España eso no se lleva, que lo que se lleva desde siempre es tratar a los ciudadanos como borregos.

Ampliar comentario
#37
Estimado forero,yo llevo a mis niños al Pilar, y no sé de ningún caso de niños que se hayan saltado la lista de espera. Es más, a principio de curso hay bastante vigilancia entre los propios padres para que nadie se cuele. No obstante,le agradecería que si tiene pruebas de lo que dice lo ponga en conocimiento de la junta de padres del colegio. Nosotros nos encargaremos del resto.Gracias.
Ampliar comentario
#36
29
apreciado forero tiene usted toda la razón, la solución el cheque escolar.

¿Porque Aznar con su mayoría absoluta no se atrevió con ello?

Aprecio mucho sus colaboraciones, tanto en este tema como en el inmobiliario y otros. Muchas gracias.

A otros foreros: además de los Jesuitas [señora del recuerdo] de Chamartín hay otros colegios concertados donde existen extraños que se saltan la lista como en el Pilar [bario Salamanca].
Sin embargo se de otros en Chamartin como el Sagrado Corazón donde son inflexibles. En fin, sería curioso hacer una lista de cahnchullos de los concertados.

Todo ello se reduciría y mucho con el famoso cheque.

Otros foreros hablan del caso holandes con educación mayoritaria privada, yo conozco el alemán con educación mayoritaria pública y funciona bastante bien.

El problema no es si publica o privada, el problema es que en esos países no se concibe la enseñanza como un medio de adoctrinamiento.
Ampliar comentario
#35
18 Perdón ¿qué ha dicho?

La tasa de natalidad ha caído sobre todo por la destrucción masiva de fetos, en eso que se llama ahora el derecho a abortar. Más de 100.000 en el último año y unos pocos menos en el anterior. Vamos, que desde que entró la ley del aborto de Felipe, más de un millón de abortos, ún millón menos de futuros cotizantes que permitan que cobremos en el futuro nuestra pensión.

Los últimos años la tasa de natalidad se mantuvo por los emigrantes. Pero la crisis paró su llegada masiva y los que ya están tienen algunos años más.

Los del país siguen esos vientos hedonistas donde es mejor vivir sin críos que no dejen dormir o condicionen la vida. Y si vienen y no apetecen, siempre habrá un médico corrupto que diga que hay caso para el aborto [ahora ya no hace falta,
Ampliar comentario
#34
31 Craso error.

A los responsables de educación les encantaría que solo hubiera privados y concertados. Sale baratísimo

En un colegio público cada plaza tiene un coste de unos 3.000,00 euros/año. Los colegios concertados no reciben ni 1.500,00 euros/año por cada niñ@. Menos de la mitad.

A eso añade que, con lo que paga la administración, los concertados terminarán quebrando. Para evitarlo, tienen que pedir dinero a los padres que, por estas fechas, se convierte en un certificado de donativo a desgravar en la renta.

Y tod@s quieren que sus criaturicas estudien en concertados, en especial los políticos, salvo cuando se decantan por los privados [independientemente de sus ideologías]. Por algo será.

Y habla el autor de los fraudes de los padres. Está mal, por supuesto, pero si los primeros que se niegan a llevar a sus hijos a los públicos son los políticos, ¿cómo echarles en cara que los demás quieran lo mismo?.

La gran estafa es de los políticos, que son responsables de que haya un sistema de enseñanza bueno y no lo que tenemos.

Ampliar comentario
#33
Este comentario ha sido eliminado por el moderador.
Ampliar comentario
#32
Yo voy a contar, mi caso. Hará unos 4 años. Tengo dos viviendas en dos pueblos diferentes, separados unos 30 Kms. Tuve que dejar mi vivienda habitual e irme a vivir a mi vivienda secundaria para podernos empadronar y que mi hijo de 3 años en aquel momento pudiera tener acceso al colegio. El 1er día que llevo a mi hijo al colegio se me acerca una colombiana a decirme que cómo había entrado mi hijo con la lista de niños
Ampliar comentario
#31
Quién puede decir que estamos en un estado intervenido, policial, donde le mayor de los negocios es el de la Justicia. No hay más que ver la legislación para darse cuenta que los mayores ingresos del estado, Comunidades y Ayuntamiento viene por la vía de la represión.
Salir a la calle se ha convertido en un gran peligro.

Desde la Constitución hasta los ultimos acuerdos tomados en esa reunión de dictadores-alcaldes,evidencian que la represión es real. Y esto acabará dando como resultado que aquí &034;se monte una buena&034;. Los usur-padores daltonianos del poder deberian ir pensando en abandonar España. Se les olvida que la historia está plagada de ejemplos en los que los aires cambian en un solo minuto.
La soberbia y prepotencia de sentirse protegidos y salvo los ciega.

http://ulpilex.es/Vitruvius/
Ampliar comentario
#30
lo que hay que hacer es eliminar los colegios concertados, y volvewr al modelo de toda la vida:

PUBLICO

PRIVADO

no nos engañemos, el colegio concertado es un colegio privado que subvencionamos todos .... y señores:

EL QUE QUIERA UN COLEGIO PRIVADO QUE SE LO PAGUE, miren vds.como en los colegios privados no hay fraude, y en el público hay poco.

Qué país! .... el problema es que como no hay pasta para hacer centros nuevos, se deja que los haga la iniciativa privada a cambio de que el estado les pague durante los próximos 25 años

Ampliar comentario
#29
27 Gran verdad la de Plauto, sí señor!

Pero entonces no nos quejemos del asalto de la manada que forman el político, el diputado y el senador. Sin ir más lejos.

O todos moros o todos cristianos. Y de lo de la regeración democrática, la limpieza de la vida pública y la beatitud ciudadana nos vamos olvidando.

Saludos
Ampliar comentario
#28
17

Perdone la corrección pero creo que está equivocado.

Los colegios concertados no reciben un 30% menos del coste de un alumno en la pública, sino casi un 70%, porque los costes se reparten entre distintas Administraciones, para que no se sepa realmente lo que vale.

Me explico:

Los centros son municipales, y el coste de amortización de la inversión, computado en la concertada, no cuenta al valorar el coste de la pública, igualmente el mantenimiento, las obras y algunos empleados. Los profesores cobran de la Comunidad, pero el Estado otorga algunas subvenciones a través del Ministerio de Educación, que tampoco se computan en el coste, como la infraestructura de la Inspección, formación del profesorado, y el propio Ministerio.

El coste hoy, de una plaza pública de educación [en sanidad pasa algo parecido], es muy superior a lo que valen los mejores Colegios privados, donde se rigen por un análisis de costes en que entra hasta la última pesetas, y por ello sus honorarios. Los concertados, para sobrevivir, especialmente los religiosos, pierden dinero, pero como va con cargo a las amortizaciones, se sacrifican.

Y eso debe saberse.

Ampliar comentario
#27
20

La solución es tan simple, como el Cheque Escolar.

Cada niño recibe una cantidad idéntica al coste real de la Educación Pública, en un cheque que solo pueden cobrar los Centros Escolares, con lo que, cada niño, puede elegir, pues el coste de la educación pública en España [como en la sanidad], supera con creces lo que se paga en el mejor colegio privado.

Pero ...... entonces se pierde el adoctrinamiento, porque como ya reconoció una famosa Sentencia del Tribunal Constitucional, la libertad de cátedra se pliega al ideario del centro, y el 90% de los Colegios públicos en España, de ciudades de mas de 500.000 habitantes tendrían que cerrar por falta de alumnos.

La solución es fácil, pero quita poder a la Aído de turno, y no serán, precisamente Sorayita&Cospedal quienes lo hagan si algún día, incierto y lejano, llegan a gobernar [ya vemos lo que hace la Condesa en Madrid].
Ampliar comentario