ELECCIONES EN FRANCIA

¿Es Macron un evasor fiscal? Los seguidores de Le Pen potencian el fango del debate

La virulencia que mostró Le Pen en el debate no es ajena a muchos de sus seguidores. "Macron, te vamos a joder" es la consigna. Ahora agitan el rumor de una evasión fiscal

Foto: Emmanuel Macron. (Ilustración: Raúl Arias)
Emmanuel Macron. (Ilustración: Raúl Arias)

En una pulla impropia de una candidata presidencial, Marine Le Pen respondía a Emmanuel Macron tras la enésima y ligeramente arrogante corrección a las imprecisiones de la ultraderechista: “No intente jugar al profesor y la alumna conmigo, porque eso claramente no me va”. La referencia a la esposa de Macron, Brigitte, que fue su profesora, fue uno de los golpes más bajos del debate presidencial, que no obstante estuvo salpicado por un estilo, sobre todo por parte de la líder del Frente Nacional, de insultos y medias verdades.

Los seguidores del FN, sin embargo, no se sorprenden ante el tono de Le Pen, porque ellos mismos buscan la confrontación personal con Macron. Hace apenas un mes, en un mitin en Niza, la audiencia de Le Pen gritó como una sola voz “Macron, te vamos a joder”. Marine Le Pen aseguró luego que, si lo hubiera escuchado, lo habría condenado, pero se guardó mucho de hacerlo en ese momento. Ojos que no ven...

Si Le Pen dice de Macron que es el candidato “de la globalización salvaje”, los frontistas de base comparten un 'meme' con una foto de dos jóvenes de pinta burguesa que parodian a los votantes de Macron. “Aún hay gente en Francia que tiene problemas para comprar el pan”, dice el texto. “Que compren bollería”, responde la supuesta votante, haciendo referencia a la frase de María Antonieta antes de que los revolucionarios llegaran a Versalles en 1789. “En 2016 han muerto 500 'sin techo' en las calles de Francia”, dice el texto en otra versión. “Hay que dar alojamiento a los inmigrantes urgentemente”, responde la chica.

Estos activistas del Frente Nacional, armados en internet con la rana Pepe, estandarte del trumpismo, compran el estilo bronco de su líder mientras extienden la sospecha, también lanzada por Le Pen, de que Macron podría tener una cuenta en un paraíso fiscal, en las Bahamas, por ejemplo. Poco parece importarles que la dirigente del Frente Nacional esté siendo investigada por malversación de fondos públicos. Incluso la antiestética saliva que apareció en diversos momentos en los labios de Macron durante el debate es objeto de burla, pues “la sonrisa estudiada se ha convertido en un rictus a medida de la reunión” (Le Pen 'dixit'). Hay que reírse del poderoso.

Algunos votantes de Le Pen no se muestran tan complacientes: expresan tímidamente su disgusto por ver a una líder sin argumentos que se dedicó a repetir consignas con la palabra 'oligarquía' como denominador común. Son los menos. Y, fuera de los apoyos incondicionales de la candidata del FN, escasean quienes se sienten cómodos con el estilo desplegado en el debate. Nadine Morano, política de Los Republicanos (conservadores) propensa a los patinazos y a las proclamas bordeando el racismo —como cuando declaró que Francia es un país de “raza blanca”—, declaraba que “en los primeros dos minutos”, cuando Le Pen hizo un discurso perfectamente hilado sobre lo que pensaba de su adversario, “ha mostrado lo que es el Frente Nacional: la invectiva y la falta de proyecto”.

Los de Macron y un debate que no les favorece

Desde el campo macronista reconocen, como mencionó el propio Macron en el debate, que Le Pen utiliza una rabia y una frustración que existen en el pueblo francés, y quieren salir de la confrontación para poder canalizarlas hacia su proyecto.

Los macronistas reconocen que Le Pen utiliza una rabia y una frustración que existen en el pueblo francés“Este enfado existe”, confirmaba en una entrevista después del debate Axelle Tessandier, emprendedora y estrecha colaboradora de Macron. “Está ligado al paro del 10%, a la ausencia de resultados… Hace falta, de nuevo, que esa Francia confíe en sí misma en el siglo XXI, no podemos negar la historia o la globalización. Hay que prepararse y defenderse”.

Para los seguidores del candidato socioliberal, que sigue liderando con holgura las encuestas, el debate estuvo dominado por Macron, pero hay que pasar página, porque permanecer en el enfrentamiento en el barro con Le Pen favorece a la estrategia del FN. “Nada más que mentiras, Le Pen es ridícula. La misma estrategia que Trump, esperamos que nuestra Francia sea más inteligente que los Estados Unidos”, escribió tras el debate Melchior, de 23 años, simpatizante del movimiento ¡En Marcha!, en Twitter.

Votantes de Marine Le Pen, durante un evento de campaña de la líder del FN en Villepinte, Francia. (Reuters)
Votantes de Marine Le Pen, durante un evento de campaña de la líder del FN en Villepinte, Francia. (Reuters)

Este joven trabajador de la comunicación declara a El Confidencial que había “grandes expectativas con respecto al debate”, ya que Le Pen “estaba subiendo rápidamente en las encuestas mientras que Macron descendía peligrosamente”. No obstante, Macron “supo defenderse” frente a una candidata “mediocre y mala”. “Macron estuvo muy bien, mientras que Marine Le Pen no supo explicar su programa ni defenderse”, opina Melchior.

“Creo que Le Pen ha demostrado que su programa está vacío y que solamente quiere una cosa: el poder”, afirma, al tiempo que confía que conoce a algunos votantes del Frente Nacional que se mostraban decepcionados con la actuación de la líder ultraderechista. Melchior acusa además a los presentadores de ser culpables del tono del debate, al no “haber conseguido imponerse a Le Pen, que fue muy virulenta”.

“Había un candidato que tenía muchas ganas de defender lo que somos, nuestro proyecto, y enfrente había una adversaria que estaba al ataque permanente”, afirmó Tessandier en la entrevista, “hubiéramos preferido un debate de fondo”.

A pesar de todo, la violencia verbal de Le Pen, así como sus inexactitudes al defender sus propuestas, pudo resultar, paradójicamente, positiva para Macron, que esquivó las partes más polémicas de su programa, como el despido de más de 100.000 funcionarios, su postura sobre las 35 horas de trabajo semanal o su querencia por los tratados de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, bastante impopulares en Francia.

¿Qué impacto real tuvo el debate?

El debate, que se retransmitió en seis cadenas diferentes además de por la radio, registró una modesta audiencia para tal despliegue, 16,4 millones de espectadores. Los expertos debaten desde hace mucho tiempo la verdadera influencia de tales eventos en las elecciones. Los que consideran que no influyen tanto se pueden apoyar en datos como los de ganador-perdedor del miércoles. Al final del cara a cara, aproximadamente un 60% de los espectadores consideró ganador a Macron por un 40% a Le Pen, un porcentaje similar a la intención de voto de ambos.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios