SEGUNDA VUELTA de las ELECCIONES FRANCESAS

Los votantes de Fillon y Mélenchon deberían renunciar a sus ideales para que gane Le Pen

La segunda vuelta determinará quién es el próximo presidente de Francia: Macron o Le Pen. De acuerdo al perfil del votante del resto de candidatos, Macron está más cerca del Elíseo

Foto: La líder del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, ofrece un discurso durante un mitin en Villepinte en el norte de París (Francia).
La líder del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, ofrece un discurso durante un mitin en Villepinte en el norte de París (Francia).

Francia y Europa respiran aliviadas. Las opciones de victoria de Le Pen el próximo domingo en las elecciones francesas son remotas. Las encuestas ofrecen a Emmanuel Macron como vencedor con 20 puntos de ventaja sobre la líder de la ultraderecha francesa. A pesar de que se debate sobre las posibilidades de Le Pen para alcanzar el Elíseo, estas pasan por que buena parte de los electores voten en contra de sus filias, y apoyen sus fobias, ya que el Frente Nacional ha exprimido a su electorado y no le quedan muchos más fieles que reclutar de cara a la segunda vuelta.

Así lo demuestra el análisis de datos realizado por este diario, que cruza las características de los electores, como la edad, la nacionalidad o el desempleo, con los resultados en la primera vuelta. El perfil de los votantes de los candidatos ya eliminados, François Fillon, Jean Luc Mélenchon o el socialista Benoit Hamon, difiere de los rasgos que caracterizan al votante de Marine Le Pen.

El candidato republicano a la presidencia francesa, François Fillon, eliminado en la primera vuelta al acabar tercero en las votaciones, es, en ideología, el que más se asemeja a Le Pen. A pesar de ello, nada más conocer los resultados, ofreció su apoyo a Macron. Sus electores comparten un perfil similar al de Le Pen. El problema para la líder de ultraderecha es que estos franceses, que representaron cerca del 20% de los votos en la primera vuelta, tendrían que virar su voto en masa en dirección al Frente Nacional para que Le Pen fuese presidenta.

El frente en el que Le Pen obtiene sus mejores resultados es entre los franceses en paro. En esas franjas de población es donde la líde de ultraderecha obtiene un mejor resultado que el resto de candidatos. Prueba de ello es que en los departamentos, áreas administrativas francesas, que registran un mayor desempleo, Le Pen superó el 30% de voto en la primera vuelta de los comicios.

Por su parte, el líder de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, ha sometido el apoyo de su partido a la decisión de sus seguidores, que se han decantado por dar la espalda a Macron. El resultado de la consulta por internet, que atrajo a alrededor de 240.000 simpatizantes de Francia Insumisa, se saldó con un 36% de los participantes que se decidieron por el blanco o nulo, un 35% por Macron y el 29% restante por la abstención. A pesar de que la opción de Le Pen no se contemplaba, Mélenchon ha recibido fuertes críticas por no apoyar a Macron, ya que en 2002 sí apoyo a Jacques Chirac ante el padre de la actual candidata, Jean-Marie Le Pen.

Los votantes de Melénchon, a los que intenta atraer Le Pen, son un grupo de votos clave en esta segunda vuelta. ¿Cómo se explica que Le Pen busque su apoyo o su abstención a pesar de ser polos opuestos? El candidato de izquierdas fue el candidato más votado en cuatro de las 10 ciudades más pobladas: Montpellier (31,5%), Lille (30%), Toulouse (29%) y Marsella (25%). Además, el fondo de los votantes de ambos candidatos se caracteriza por el desapego y la decepción en el panorama político actual francés y en la globalización mundial.

En realidad, de acuerdo al perfil de los votantes, la huida de votantes de Mélenchon a Le Pen es mínima, comparada con las opciones de Macron de recabar estos apoyos. Le Pen y Mélenchon coinciden en que las bases fuertes de su electorado provienen de la clase trabajadora. La dependencia de Le Pen es mucho más acusada, por lo que su principal fuente de apoyos está muy exprimida. Por ello, el mayor enemigo de Macron, y por ende el principal aliado de la candidata de ultraderecha, es la abstención de los simpatizantes de Francia Insumisa.

La inmigración es otra de los factores que Le Pen ha utilizado para arañar votos a sus rivales. Aunque el comportamiento de los votantes del republicano Fillon es el que más se asemeja al de los simpatizantes del Frente Nacional en relación con peso de los extranjeros por departamento, estos se comportan de forma más estable en las administraciones analizadas. Por su parte, Le Pen obtiene sus peores resultados en los departamentos donde los extranjeros tienen un peso importante, como en París y en Seine-Saint.

Respecto a los simpatizantes del líder socialista, Benoît Hamon, que obtuvo el peor resultado de la izquierda francesa desde 1969, son los que más lejos están de una Francia liderada por Marine Le Pen. El voto natural para ellos, que representan el 6,30% de los votantes en la primera vuelta del pasado 23 de abril, es el partido liderado por Macron, ¡En Marcha!

Le Pen cuenta además con el beneplácito de un buen número de jóvenes que ven cómo su futuro será, si nadie lo remedia, peor que el de sus padres. La buena noticia para Macron, en este sentido, es que cuenta con un apoyo estable en todas las franjas de edad. En cambio, Le Pen ha conseguido convencer a un cuarto de los jóvenes que acudieron a las urnas el pasado 23 de abril. Por el contrario, duplicar ese caladero de votos parece harto complicado para el Frente Nacional.

El discurso del miedo, del rechazo a la inmigración, de una Francia patas arriba que proyecta Le Pen ha alcanzado su techo en Francia. Al menos, eso parece de acuerdo al perfil de los votantes. Salvo que los franceses digan lo contrario en las urnas el próximo domingo, y voten en contra de sus inclinaciones, o una abstención elevada juegue una mala pasada a Macron, Le Pen encabezará la oposición los próximos cuatro años en Francia.

Metodología

Para la elaboración de este artículo, se han cruzado los resultados de la primera vuelta de las elecciones francesas —el porcentaje de voto obtenido por cada candidato— con diferentes variables sociodemográficas como la edad, el paro o la inmigración.

El cruce de datos se ha hecho por departamento, una división administrativa francesa similar a las provincias españolas. De esta forma, se ha podido obtener un boceto del perfil de los votantes franceses según el departamento en el que residen.

Los datos han sido extraídos del Ministerio del Interior francés y de la Oficina Estadística francesa (INSEE).

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios