ALEMANIA MUESTRA EL CAMINO

Guía para acoger a un refugiado en tu casa

Mientras Europa sigue sin emprender una acción coordinada ante la avalancha de solicitantes de asilo, algunos ciudadanos reaccionan. No son pocos quienes intentan acoger refugiados en sus casas

Foto: Refugiados sirios llegan a la isla griega de Lesbos, el 3 de septiembre de 2015 (Reuters).
Refugiados sirios llegan a la isla griega de Lesbos, el 3 de septiembre de 2015 (Reuters).

“¿Qué tal? He visto tu mensaje preguntando por gente dispuesta a recibir a refugiados en su casa. Mi madre está interesada, podría acoger a una persona. Sería en Jaén, pero necesita saber qué se necesita exactamente. Si no, está dispuesta a dar otros tipos de ayuda, ya sea dinero, comida o ropa. No sé, cualquier ayuda que necesiten”.

Esta es la respuesta de un joven a la iniciativa que lanzó en Facebook un periodista madrileño hace unos días: “¿Alguien está dispuesto a acoger refugiados?” La pregunta parte de un hombre que se puso en contacto con el comité español de la Agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR) para ofrecerse a acoger a una familia en su domicilio “durante el tiempo que haga falta”. Mientras los líderes europeos siguen sin emprender una acción coordinada ante la avalancha de solicitantes de asilo -muchas de estas personas huyen de Siria, Irak, Afganistán o Eritrea-, algunos ciudadanos reaccionan.

“El agua ha arrastrado a la playa de Turquía el cuerpecito de este niño sirio que huía del Estado Islámico. Podría llamarse Mateo, como mi hijo. Exijo al Gobierno español que se plantee una mayor acogida de refugiados. En mi familia estamos dispuestos a acoger refugiados en casa. No mires para otro lado. Haz algo. Y hazlo ya”, escribe José Antonio Méndez en Facebook. El niño al que se refiere es Aylan Kurdi, de tres años, quien se ahogó junto a su hermano y su madre cuando intentaban alcanzar la isla griega de Kos. La fotografía de su cadáver ha dado la vuelta al mundo.

Más de 300.000 personas han cruzado el Mediterráneo desde enero en pos de una nueva vida en el Viejo Continente. La ruta migratoria del Mare Nostrum, en la que se embarcan familia enteras en botes de plástico, lanchas o barcos destartalados, se ha convertido en una de las más letales. Más de 2.500 personas se han dejado la vida en el intento. Ante las imágenes de los muertos que inundan los medios, a muchos ciudadanos les asaltan dos preguntas: ¿cómo puedo ayudar, cuál es el procedimiento?; y, ¿es legal acoger a un refugiado en tu casa?

Las principales organizaciones humanitarias, como ACNUR o la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), están recibiendo un volumen importantes de solicitudes de personas que quieren socorrer a quienes escapan de la guerra acogiéndoles en su propia casa. Lo cierto es que, actualmente, no existe un programa para coordinar estas iniciativas privadas y distribuir a solicitantes de asilo en viviendas particulares. “Parece que no hay un procedimiento establecido”, opina José Antonio Méndez. Su versión coincide con la del periodista madrileño que se puso en contacto con ACNUR, quien recibió “una respuesta muy positiva y el agradecimiento” de la organización, que se ofreció a llamarle en unos días para tramitar su propuesta.

Parece que la acción más efectiva para ayudar es acercarse a uno de los centros de acogida existentes (CAR) -hay cuatro estatales, en Valencia, Alcobendas, Vallecas y Getafe- y ofrecerse para acoger refugiados cuando la demanda de cobijo supere la capacidad de estos centros. Existe otro en Getafe, dependiente de la ONG Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

En cuanto al aspecto legal, “si se trata de refugiados o solicitantes de asilo están autorizados a permanecer en España. Por lo tanto, ellos pueden escoger entre permanecer en los centros de acogida u optar por otro lugar de residencia. Desde que estas personas solicitan el asilo, acogerlos sería perfectamente legal, ya que desde que presentan la solicitud tienen autorizada la permanencia durante el estudio de su expediente”, indican a El Confidencial fuentes de CEAR. El Estado español garantiza seis meses de asistencia a cualquier persona cuya solicitud de asilo se haya aceptado a trámite. Un total de 384 personas obtuvieron en 2014 el estatus de refugiado en nuestro país. Desde enero, la cifra de solicitudes se ha disparado hasta superar las 6.000, tantas como en todo el año pasado. En comparación, Alemania recibió 202.000, un 60% más que en 2013.

Algunos líderes autonómicos parecen reaccionar ante esta especie de movimiento ciudadano. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha anunciado hoy la disposición de Galicia a acoger a 300 refugiados sirios si España "lo necesita", y ha avanzado que prestará también colaboración a las familias gallegas que quieran acoger a más personas. Si esos ciudadanos quieren colaborar podrán hacerlo, la Xunta les facilitaría contactos para que puedan acoger a estos refugiados, ha dicho el presidente gallego sin facilitar más detalles.

Policías húngaros detienen a una familia de refugiados sirios en Bicske (Reuters).
Policías húngaros detienen a una familia de refugiados sirios en Bicske (Reuters).

Alemanes e islandeses muestran el camino

Ante esta ola migratoria sin precedentes desde la II Guerra Mundial y la inacción de las autoridades europeas, cientos de alemanes están abriendo sus propias casas a una avalancha que desborda la capacidad de respuesta del país. Usando medios digitales, toman pasos prácticos para ofrecer un lugar en el que quedarse a algunos de los miles de refugiados que llegan a Alemania.

Una página web lleva meses coordinando las ofertas de acogida en casas privadas de todo el país -señala que lo ideal es en apartamentos en alquiler compartidos- para refugiados que no encuentren acomodo en otro lugar. La web -Refugees Welcome- ha logrado dar cobijo a docenas de personas que sin esta iniciativa estarían en centro de acogida ya saturados, en tiendas de campaña o durmiendo al raso.

Este diario contó hace meses el caso de Mareike Geiling y Jonas Kakoschke, dos jóvenes de Berlín, compañeros de piso, que decidieron acoger a un refugiado en una habitación de su casa que se quedaba libre. Para encontrar financiación a su iniciativa, pidieron ayuda a un puñado de familiares y amigos. En dos semanas tenían compromisos como para pagar el alquiler de todo un año. Poco después decidieron crear Refugees Welcome, dedicada a poner en contacto a ONG que atienden a refugiados con personas que ofrecen cobijo o quieren contribuir económicamente a la iniciativa. Desde su lanzamiento, el pasado noviembre, más de 350 personas han puesto una habitación a disposición de esta plataforma.

Mientras, en Islandia, una profesora, Bryndis Bjorgvinsdottir, creó hace días una página de Facebook para exigir al Gobierno que incremente el número de refugiados que pretende acoger, unos 50. La respuesta ha sido enorme: hasta 12.000 personas respaldaron la iniciativa. En una país de 300.000 habitantes, equivale a que 12 millones de estadounidenses pidan a Barack Obama un cambio en la política migratoria. En respuesta, el primer ministro, Sigmund David Gunnlaugsson, ha asegurado que un consejo especial formado por varios ministros evaluará los recursos para ver cuántos refugiados pueden ser acogidos y ha aclarado que, de momento, no hay ningún número fijado.

A Bjorgvinsdottir se le ocurrió la idea después de que un amigo se ofreciese en Facebook para acoger a cinco refugiados sirios en su propia casa. Con este gesto, pensó la profesora, la cifra de refugiados en Islandia ascendería a 55. Otras cinco vidas salvadas.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
95 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

ºC

ºC